Recursos Humanos

Todas las mentiras que nos han contado sobre el despido

Por

Recientemente me encontré un artículo que hablaba sobre los aspectos positivos que tenía un despido y cómo podíamos extraer un monton de aprendizajes positivos de ello.

Hace 11 años me despidieron y no estaba preparada para ello.

Sinceramente, no lo vi como una oportunidad ni como algo positivo.

Era mi «primera vez».

Mi primera vez en el desempleo.

La primera vez que no era yo la que decía dejar un trabajo sino que habían sido ellos los que habían tomado esa decisión para mi.

La primera vez que, en vez de ser yo la que despedía, me lo comunicaban a mi.

La verdad, no fue nada fácil para mi hacer frente a esa situación.

Mi despido: el día «cero» de mi nueva vida 

En cierta manera fue como si un tsunami me arrollase y no fuese capaz de hacer nada.

Es por eso que me molesta sobremanera que se trata de vender un despido con mensajes buenrollistas como si te hubiesen hecho el favor de tu vida.

Es cierto que, con el paso del tiempo, lo terminé viendo como algo positivo.

Pero la realidad es que me costó bastante tiempo poder llegar a ese punto de agradecerle a mi ex empresa que me despidiesen un viernes a las 14 horas (los que me conocéis sabéis que NUNCA aconsejo hacer despidos los viernes o comunicar descartes de procesos de selección ese día).

Un despido es algo que debemos asumir como parte de nuestra vida profesional pero tampoco se trata de una situación maravillosa, salvo para unos pocos.

De ahí que considere tan importante quitarle cualquier aura de oportunidad trascendental y reveladora en tu vida pero tampoco es el fin de esta.

Empecemos por ajustar expectativas.

Un despido es una enorme oportunidad

Me vais a permitir que discrepe con esta afirmación pero no lo creo en absoluto.

Un despido es una faena, y de las gordas.

Si bien es cierto que en ocasiones, el despido llega como una especie de alivio ante una situación insostenible, la mayor parte de las veces es cualquier cosa menos una oportunidad.

Lo cierto es que tenemos que empezar a acostumbrarnos a que nos van a despedir como mínimo una vez en nuestra vida profesional, si no son más.

Y no por ello es un trauma.

La clave, en el fondo está en cómo nos hemos preparado para esa «oportunidad» que nos dan algunas empresas (modo ironía ON).

Ahora bien, cada persona necesita su tiempo, tiene sus ritmos y aceptar la situación, sobre todo si es inesperado, lleva su tiempo con lo que empeñarnos en decirle a esa persona que lo vea como una enorme oportunidad es mostrar muy poca empatía.

Cuando una puerta se cierra, otra se abre

Esta es quizá una de las frases más dañinas que he escuchado en lo que a los despidos y la búsqueda de empleo se refiere.

Las puertas en el ámbito laboral no se abren por arte de magia.

Hay que empujar, y mucho, para conseguir que se abran.

Y en ocasiones, ni siquiera haciendo todos los esfuerzos del mundo conseguímos que se abran.

Sin embargo, tendemos a decir este tipo de frases bienintencionadas y buenrollistas para que la persona se sienta más reconfortada, aunque en el fondo le estamos pintando una situación muy poco ajustada la realidad.

Reconozco que pensar de esa manera me aliviaba en cierta manera porque era como creer que había algo para mi ahí fuera esperándome.

Lamentablemente, la realidad de la búsqueda de empleo no funciona así.

Solo conozco una manera de encontrar empleo: estrategia y constancia.

Con tu currículum, seguro que encuentras trabajo enseguida

Hace unos días me encontré con el siguiente tuit:

Pienso que, lamentablemente, es mucho más habitual de lo que nos pensamos.

Hoy en día, NINGUNO tenemos asegurado un puesto de trabajo o que nuestra travesía por el desierto del desempleo sea corta por el hecho de que nuestro curriculum esté cuajado de cursos, masters, postgrados y diferentes posiciones.

El mercado de trabajo es despiadado y a veces estos méritos caen en el olvido o no se tienen en cuenta.

 

Photo Credit: Freepik

Cuando el despido llega, los teléfonos se apagan 

Algo que me resultó muy doloroso en la época de mi despido fue darme cuenta cómo cuando pasas a esa situación de desempleo, parece como si perdieses una parte de tu solidez profesional.

Curiosamente, el teléfono deja de sonar.

Aquellas personas que tan interesadas se mostraban, dejan de hacerlo.

Te das cuentas que te evitan.

En cierta manera es como si hubieses descendido varios escalones en una especie de ranking invisible que muchas personas manejan cuando se relacionan con otras.

Lo más triste de esto es que son, precisamente, los profesionales de Recursos Humanos, los que suelen mirar con más recelo a aquell@s que están desemplead@s.

Desafortunadamente, algunos entrevistadores consideran que no es lo mismo un candidato que está desempleado a otro que no lo está.

Es como si tu talento se evaporase por el simple hecho de haber perdido un puesto de trabajo, que no tu profesión o tu identidad como profesional.

¿Qué hacer cuando el despido llega?

Lo primero de todo es asumir que te va a llegar esa situación.

La clave está cuándo sucederá y como de preparad@ te va a coger.

Hasta que me despidieron pensaba que «eso no me va a pasar a mi».

La crisis económica de  hace unos años puso en evidencia que «eso» nos puede pasar a cualquiera y que poco tiene que ver con tu valía profesional.

Cómo prepararse ante un despido 

Ten clara tu estrategia

Soy una gran fan de la estrategia en general y para estas situaciones, también viene bien tener un plan para saber cómo actuar.

Cuando me despidieron no tenía ni idea de lo que quería o cómo lo quería.

El tiempo que dedicas a averiguarlo puede ser precioso en la búsqueda de empleo.

Desafortunadamente este tipo de reflexiones no nos las hacemos cuando estamos trabajando.

Por eso muchas veces no tener clara una estrategia  es cómo empezar desde la casilla de salida.

Para mi la clave está en tratar de ir siempre un poco adelantado.

Olvídate de frases ultra mega positivas

Lo único que van a hacer es crearte una falsa sensación de tranquilidad pero pueden hacer que no te muevas en la dirección adecuada o que no tomes las decisiones que más te convienen a la espera de que las puertas se abran por arte de magia.

Tú y solo tú conseguirás esa oportunidad, esa llamada de teléfono o esa entrevista.

Y es precisamente en este punto donde hay que preparse para conseguir empleo.

Coge las riendas de tu búsqueda de empleo

A veces medimos los resultados en tiempo, sobre todo si las personas a nuestro alrededor nos dicen que con nuestro perfil conseguiremos trabajo en un abrir y cerrar de ojos.

He tenido ocasión de vivir  estos procesos con personas muy cercanas a mi y el tiempo suele ser un elemento de presión.

Al principio piensas que es porque se aproxima el verano, porque este ha acabado o porque las empresas están ocupadas con los presupuestos.

Cuando ves que el tiempo pasa y que no llegan los resultados, es cuando ha llegado el momento de replantearse que, hay algo de lo que estás haciendo que no funciona.

La inercia es muy mala compañera en la búsqueda de empleo.

Seguir haciendo lo mismo de siempre no hará sino alargar una situación en la que los resultados no terminan por llegar.

Isabel Iglesias

Ya tenemos fechas para las próximas formaciones en Reclutamiento en Redes Sociales para el 2020. Más info, pinchando en la imagen.

 

 

 

 

 

 

 

También podría interesarte

Comentarios (7)
  1. Patricia 7 meses atrás

    Este articulo es buenísimo (os digo que hay vida tras el despido, os lo dice una persona que ha pasado por esto 2 veces; el primero tras un acoso de varios años decidió que ya no le convenía (curiosamente el personal de HR decidió protegerle a el y eso que una de las generalistas le había pasado lo mismo con el años atrás, muy poca empatía y la otra porque el manager decidió que no le respetaba lo suficiente e inventó un informe y RRLL no se cuestionó que echase a 3 personas (de 7) en menos de dos años… Eso si, no veáis la fortaleza que tengo ahora… Mi trabajo es impecable y no me asusto por nada ya…

    Contestar
    • Isabel Iglesias 7 meses atrás

      Gracias Patricia por compartir tu experiencia y por tus palabras!!!
      Claro que hay vida tras un despido!
      Lo único es que hay que tener cuidado con los mensajes porque no todo el mundo lo va a vivir de una forma tan maravillosa.
      Un despido es una situación difícil y no podemos tratarlo de edulcarlo o de mostrar una realidad ficticia.
      Gracias por pasarte por el blog!
      Isabel

      Contestar
      • Patricia 7 meses atrás

        Tarde 2 años en levantar cabeza en el primer caso pero poco a poco aprendes a conocerte gracias a una situacion como esa que es tan extrema ☺

        Contestar
        • Isabel Iglesias 6 meses atrás

          Gracias Patricia por tu comentario!
          A mi también me costó bastante levantar cabeza desde mi despido.
          Importa poco que empieces a traajar relativamente pronto porque es como una especie de runrun que se queda dando vueltas durante bastante tiempo.
          Saludos
          Isabel

          Contestar
          • Patricia 6 meses atrás

            Es un duelo y hay que pasarlo… Eso no lo tuvieron en cuenta en la reforma laboral del 2012 (la gente que la hizo nunca estará en el paro y les da igual) se ha dado demasiado poder a los empresarios y por desgracia los sindicatos no presionaron lo que debieron. Me hice muchas preguntas y me dolió mucho que se protegiese al «malo» (por llamarlo de alguna manera) en vez de a la victima (dos veces). Al final sigues adelante porque no queda otra…

  2. Paloma 7 meses atrás

    Cómo me gusta la gente que habla contracorriente y cargaditos de razón! Un despido no es una oportunidad, como dicen, es una putada porque toda tu estructura social y profesional se cae junto a esa carta donde te indican que prescinden de tus servicios. Toca hacer malabares y descubrir nuevos caminos pero ni todos están preparados ni mucho menos saben cuales son los caminos adecuados.
    Es cierto que hay profesiones con más demanda de trabajadores pero suele ser por una mayor rotación, por salario y condiciones laborales, pero aun así cuesta y mucho y no se puede vender el buenrollismo a discreción cuando se juega con el pan de mucjas familias.
    Sigue formando y exponiendo con claridad para que los que pisamos la tierra sigamos creyendo en nuestras posibilidades si, pero no en trucos de magia imposibles de realizar.
    Un abrazo y gracias 😘

    Contestar
    • Isabel Iglesias 7 meses atrás

      Gracias de corazón Paloma por tus palabras!!!
      Ya sabes que me gusta ir contracorriente y decir las cosas claritas.
      Me duele mucho los mensajes que se han generado alrededor de las situaciones de despido, poniéndolo como lo mejor que te puede pasar.
      Seamos honestos con las personas y no les vendamos una situación falsa.

      Isabel

      Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.