mercado de trabajo
Recursos Humanos

Carta abierta al (despiadado) mercado de trabajo

Por

Estimado mercado de trabajo:

Desde hace un tiempo a esta parte, me he dado cuenta que ocupas una gran parte de las conversaciones, formaciones y artículos en los que se habla de temas de empleo.

Lo cierto es que tengo la sensación de que, en realidad, ninguno te conocemos a fondo: eres como una especie de ente que está ahí, al que nos referimos a diario pero no terminamos de entender algunas de las decisiones que vemos prácticamente a diario.

He de confesar que sales mucho en mis formaciones.

No solo te nombro yo sino que muchas personas me hacen preguntas sobre tí; preguntas que no siempre soy capaz de responder.

Es por ello que me he decidido a escribirte para plantearte mis dudas así como mis reflexiones.

¿Quién eres en realidad?

Como ya he comentado al principio, sales en muchos artículos, informes, conversaciones…

Ahora bien, ¿quién eres en realidad? ¿qué compone lo que todos llamamos mercado de trabajo?

Y esto es precisamente lo más llamativo de todo.

Porque en realidad, el mercado de trabajo lo formamos todos.

Todos los profesionales que tomamos decisiones con respecto a las personas que trabajan en las organizaciones, que incorporamos talento a estas o que decidimos lo que vale o lo que no.

En el fondo, el mercado de trabajo no deja de ser una serie de relaciones que se entablan entre las personas u organizaciones que ofrecen trabajo y los que buscan una oportunidad laboral.

Muchas veces nos referimos a ti como si fueses algo que está por encima de todos nosotros, gobernándonos con reglas absurdas e injustas.

Pero la realidad es que los mismos que hemos puestos esas reglas somos los que las sufrimos, algo que resulta difícil de entender.

¿Por qué te has vuelto tan despiadado?

Si hay algo que muchas empresas dicen por activa y pasiva, es que el talento es muy importante en los tiempos que corren.

Ahora bien, hay ciertos aspectos que resultan poco comprensibles para la mayor parte de profesionales y que hacen que pensemos que te has vuelto despiadado:

¿Por qué las personas mayores de 45 años ya no tienen cabida en una gran parte de las organizaciones y son expulsadas sin ningún tipo de remordimiento del mercado de trabajo?

Resulta muy difícil comprender por qué parece que hay una parte de los profesionales que son abandonados, ninguneados y arrinconados en el mecado de trabajo solo por el hecho de que ya han llegado a una determinada edad.

De hecho, debería ser todo lo contrario ya que es justo en esas edades cuando se ha alcanzado un nivel de conocimientos y experiencia que de otra manera no sería posible.

Por mucho que nos guste estar jóvenes y lozanos, la realidad es que solo cuando cumplimos cierta edad acumulamos la suficiente sabiduría laboral como para afrontar determinadas situaciones que se producen en las empresas.

Lo más triste de esto es que los mayores de 45 años, aquell@s que atesoran lo más precioso en las organizaciones, los conocimientos, van camino de convertirse en auténticos apestados en el mercado de trabajo.

¿Por qué no les damos una oportunidad a los que acaban de llegar al mercado de trabajo?

Curiosamente, los mayores de 45 años no son los únicos que lo están pasando mal.

Por algún extraño motivo que no alcanzo a comprender, los que se incorporan al mercado de trabajo, muchos de ellos tras bastantes años de formación, tampoco encuentran oportunidades laborales.

Les decimos que no tienen experiencia y que, por lo tanto, no son lo suficientemente válidos, pero tampoco les queremos dar esa oportunidad.

¿Cómo van a adquirir esa ansiada experiencia laboral si ni siquiera tienen la opción de demostrar y poner en práctica lo que han aprendido?

mercado de trabajo
Photo credit: Freepik

¿Por qué no te interesa el talento?

Lo cierto, es que teniendo en cuenta las pocas opciones que les ofreces a la gente joven y que los primeros que salen de las empresas son los mayores de 45 años por criterios absurdos, al final va a resultar que solo te parecen adecuados aquellas personas que tienen entre 30 y 45 años.

No puedo evitar pensar una y otra vez que, TODAS laas organizaciones, sin excepción, necesitan lo mismo: personas y su talento.

¿Acaso hay algún tipo de estudio que avale que l@s rubi@s, l@s moren@s, l@s alt@s o l@s baj@s son mejores o peores profesionales?

Es por ello que no termino de entender por qué ciertas grupos de personas son abandonadas a su suerte en el mercado de trabajo, sin importar su talento, por criterios puramente arbitrarios y subjetivos.

El mercado de trabajo solo quiere empleados buen@s, bonit@s y barat@s

Con todo esto que te he contado y del que no tengo muy claro si obtendré respuesta, llego a la siguiente conclusión:

Solo te interesan aquellos profesionales que consideres puedan ser buen@s, bonit@s y, sobre todo, barat@s.

Sin embargo, todos sabemos que eso no existe y que el talento, mal que te pese, tiene un precio.

Lo malo de todo esto es que entre todos estamos, en cierta forma, contribuyendo a crear un mercado de trabajo despiadado:

  • Las empresas por decidir que sean los seniors los que primero deberían de estas salir al considerar que poco o nada pueden aportar ya y que los jóvenes necesitan demasiada atención, inversión y esfuerzo para ver resultados a corto plazo.
  • Los profesionales que decidimos a quién contratar o a quién no, por seguir teniendo en cuenta criterios absurdos y que poco o nada tienen que ver con lo importante: el talento de la persona.

Empresas descapitalizadas de talento; empresas sin alma

Para acabar con esta carta, me gustaría dejarte la siguiente reflexión:

Resulta curioso que una gran parte de las organizaciones están inmersas en estrategias orientadas a mostrar a sus clientes cómo están siendo capaces de conectar con ellos de una forma mucho más cercana, amigable y humana.

En cambio, muchas empresas no son capaces de conectar con las personas que trabajan en estas.

Llegará un día donde muchas empresas quedarán vacías de talento y por lo tanto, sin alma.

Isabel Iglesias

 

Me gustaría compartir contigo que acabo de publicar mi segundo libro:

«Los procesos de selección en la era digital: estrategias para atraer y enamorar al talento»

Los procesos de selección en la era digital

También podría interesarte

Comentario (1)
  1. Mª Jose 4 semanas atrás

    Es toda una contradicción pensar en la edad para valorar el trabajo. Hasta llegar a los 30 has tenido que tener experiencias profesionales para poder continuar siendo empleable. Después de los 45 es cuando más abierto estás a nuevas experiencias porque ya tienes un bagage muy completo en tu trayectoria profesional y puedes aportar aún más valor. Entonces ¿por qué desechar todo ese talento?.
    Al hilo de este tipo de mercado laboral que tenemos, escribí el último post de mi blog. Te dejo enlace por si quieres pasarte https://mariajosearcusa.wordpress.com/2019/11/13/marketing-emocional-y-empresa-socialmente-responsable-la-responsabilidad-social-corporativa-tambien-innova/
    Gracias por tu aporte Isabel!

    Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.