marca personal
Marca personal

Cuando tu marca personal es una simple fotocopia

Por

Desde hace un tiempo vengo observando una tendencia en redes sociales un tanto llamativo: imitar o copiar de manera descarada la marca personal de otros profesionales, sus estrategias de visibilidad e incluso su manera de ser y/0 estar en las redes sociales.

Son auténticas fotocopias de las marcas personales de otros profesionales que, incluso en ocasiones, resulta difícil poder distinguir el original de la copia.

Lejos de ir a menos, cada vez que entro en ciertas redes sociales me encuentro con que el número de personas que han decidido imitar la marca personal de otros profesionales va a más, con lo que llega un momento en el que el muro de algunas redes sociales termina convirtiéndose en una aburrídisima sucesión de contenido muy similar entre sí.

Contenido, por otro lado, elaborado con el único objetivo de llamar la atención, ya sea con imágenes sugerentes, frases disruptivas o textos donde se nos invita a adivinar algo que será próximamente publicado.

El problema de todo ese tipo de contenido es que suele estar completamente desprovisto de valor y lo único que persigue es conseguir el click de forma sencilla para ganar visibilidad a toda costa, pero la realidad es que no está orientado a poder aportar algo relevante a los demás.

Es la búsqueda constante del click fácil; ese click que se queda olvidado en pocos minutos y que necesita de una constante repetición en forma de contenido banal.

La marca personal, ¿una moda más?

Soy consciente de que cada vez más hay profesionales que han descubierto las bondades de las redes sociales y empieza a ser complicado poder destacar nuestra marca personal entre tanta gente luchando por llamar la atención de diferentes empresas.

Desafortunadamente, el concepto de marca personal  se ha convertido en una de esas palabras de moda que, de tanto usarla de forma indiscriminada para todo y con todo ha terminado por devaluarse y por convertirse en una especie de mantra que muchos vendedores de humo usan para poder justificar una falta total y absoluta de profesionalidad.

Es por ello que no es extraño encontrarnos con artículos que de forma muy directa tratan a la marca personal como si fuese uno de los mayores engaños del los últimos años.

Hoy parece que sin marca personal un@ ya no es nadie y, por lo tanto, hay que tenerla a toda costa, aunque eso implique construirnos una identidad en la red que poco o nada se ajusta a la realidad, para que parezcamos que somos de los más “guay”.

Si hay algo que me molesta profundamente sobre la marca personal es el hecho de que parece que es un invento moderno y que ha sido algo que ha surgido al calor de las redes sociales pero que sin ellas, el concepto de marca personal no existiría porque no tendría razón de ser. O más bien, porque no tendríamos un canal tan sencillo como son las redes para poder darnos a conocer.

Sin embargo la realidad es bien diferente ya que la marca personal existe desde hace mucho tiempo, mucho antes de las redes sociales, de la televisión, de los periódicos…

Existe desde el mismo momento en el que los profesionales, con independencia de la época en la que vivieron, usaban la diferenciación, aquello que les permitía destacar de otras personas que hacían lo mismo que ellos, ya sea para para poder ser contratados, para vender sus productos, sus servicios o simplemente para poder ser tenidos en cuenta por el reyezuelo de turno.

5 ideas sobre lo que es y lo que NO es la marca personal

No pretendo sentar cátedra ni mucho menos sobre lo que es o lo que no es la marca personal.

De hecho, la marca personal es algo que he ido descubriendo por mi misma, desde que abrí este blog hace más de 5 años, a base de acertar y equivocarme y, sobre todo, observando mucho lo que funciona y lo que  no, tanto en mí misma como en los demás.

Es por ello que estas ideas están extraído únicamente de mi propia experiencia, de mis vivencias, de mi proceso de descubrimiento y gestión de mi marca personal:

Diferenciación

Marca personal es encontrar aquello que te hace diferente como profesional: desafortunadamente estamos muy habituados a no destacar, a ser muy similares a los demás, a no desentonar, a ser uno más. Y eso da lugar a que cuando tengamos que hacernos esta pregunta no sepamos la respuesta o nos cueste un horror dar con ello. Todavía recuerdo la primera vez que me preguntaron cuál era mi talento.

De dentro hacia afuera 

Marca personal es un proceso de dentro hacia fuera y no al revés, como suelo encontrarme en muchos posts en la red. La clave de una marca personal sólida es todo ese trabajo de autodescubrimiento que uno hace para conocer sus fortalezas y áreas de mejora. El principal problema que encuentro en algunas personas que se les ha vendido la idea de que la marca personal no va de dentro hacia afuera es que en el momento en el que empiezas a rascar un poco te das cuenta que lo único que hay es una fachada.

¿Autobombo, si o no?

Marca personal no es autobombo, no es hablar de uno mismo sin más, ni generar contenido vacío y trivial para conseguir clicks o para que se fijen en nosotros. Eso es como los fuegos artificiales: son bonitos cuando los vemos en el cielo pero efímeros en nuestra memoria y los olvidamos con facilidad. Esa puede ser una de las razones por las que algunas personas necesitan estar constantemente aportando contenido insustancial.

Carrera de fondo

La marca personal, al igual que sucede con las redes sociales, es una carrera de fondo. No puedes pretender pasar de ser un completo desconocido a no serlo en cuestión de unos pocos meses, por mucho que algunos te vendan de forma abierta que eso es posible. El problema de esas estrategias es que son efervescentes: suben muy rápido pero se quedan en nada en poco tiempo, pasando al mayor de los olvidos.

Aportación de valor

Cuando hablamos de marca personal, una de las palabras clave es aportar valor ya que es lo que puede hacer que nos elijan, que nos compren o que nos tengan en cuenta. Y precisamente esta es la parte más complicada de todo cuando hablamos de marca personal porque aportar valor de forma constante y sostenida en el tiempo requiere de un esfuerzo enorme por parte de la persona. Si a esto además le sumamos que los resultados no llegan de forma inmediata y que existe múltiple contenido en la red donde te dicen que si no lo consigues en poco tiempo es que no lo estas haciendo bien, corremos el riesgo de que nos convirtamos en una mala fotocopia.

Isabel Iglesias

 

También podría interesarte

Comentarios (6)
  1. Carlos Valenzuela B 5 meses atrás

    Estimada Isabel,

    Para mi eres una de la personas, más preparadas en lo que se refiere a Recursos Humanos y Relaciones, de habla hispana.
    Dado lo anterior, intento seguirte lo más estrictamente posible, reconozco que no he sido lo riguroso que me gustaría.
    Ahora bien, en relación al articulo precedente “Cuando tu marca personal es una simple fotocopia”, quisiera aventurarme a señalar mi punto de vista, al respecto.

    En primer lugar; debo señalar que no soy un seguidor ni menos un estudioso de las tendencias de las Redes Sociales, sin embargo, me parece que lo primero a diferenciar es a que tipo de red Social, nos referimos. A mi entender, cada una de alguna manera viene a cubrir un espacio de comunicación. Dado, lo vertiginoso que se ha transformado la vida, están las de índole absolutamente privada y solcial, por decir de alguna manera. Cosa que sabemos de sobra que no es así. Por otra parte, existen las especializadas, donde podrían caber, quizás conceptos como Marca Personal.

    Segundo lugar; la “marca personal”, es un concepto absolutamente dinámico. Hoy soy, mañana seré. Dado lo anterior, la importancia de este concepto, no me parece tan relevante, como para dedicar minutos de una pluma, tan valiosa como la suya. La interpretación o relevancia que se le de a cada una de estas suertes de huellas personales, depende a mi humilde entender, más del receptor que del emisor. El primero le dará o imprimirá el énfasis que le parece. Las cosas, no son definitivamente blanco o negro. No siempre recogen la motivación o interés del emisor.

    Tercer lugar; Cuando joven, creo que uno quisiera mostrar una marca lo mas amplia posible y por la otra parte el receptor ávido de encontrar, similares ideas, lo interpreta con sus énfasis. Al pasar, el tiempo van saliendo esos velos y dejan ver la verdadera naturaleza de las personas. La lectura, al pasar los años, va tomando un énfasis más analítico y no solo lee lo que esta redactado, sino lo que se trasunta de todo ello. Una serie de marcas personales, que hacen que seamos distintos y para algunos un conjunto de cualidades, forjadas a través de los años.

    Dado todo lo anterior, quisiera invitar a las personas, a usar las redes sociales según su objetivo natural y no pretender utilizarlas de plataforma para otros objetivos. Por otra parte, invitarlos a ser lo más naturales posible, a través del día, se reciben una serie de mensajes, link, imágenes, etc. que llegan de diferente manera y son o no considerados pertinentes compartir. Por ello, solo pueden o deben ser interpretados, como momentos y no tendencias. Son, tan solo eso.

    Ahora bien, invito a los expertos en Recursos Humanos a dedicar más de 6 segundos a la lectura del perfil de las personas, tamaña sorpresa se pueden encontrar. Las Empresas, delegan en ellos la búsqueda de perfiles predefinidos, pero si comprendieran, que ella esta basada en parámetros muy alejados a lo contratado, Ese a mi entender sería un negocio en decadencia.

    Carlos Valenzuela

    Contestar
    • Isabel Iglesias 5 meses atrás

      Hola Carlos:
      Muchísimas gracias por tu amplio y detallado comentario.
      Lo cierto es que el tema de la marca personal es algo que, como indico en el post, no veo que sea algo surgido como consecuencia de las redes sociales sino que es un aspecto que cada uno de nosotros como profesionales nos conviene cuidar y trabajar.
      Efectivamente, la marca personal es dinámica y cambiante, por eso necesitamos prestarle la atención que se merece.
      Soy de la opinión, y te agradezco enormemente tus halagos hacia mis posts, que una persona que se dedica a escribir sobre temas relacionados con su profesión como es mi caso, necesita poder tener la flexibilidad suficiente como para poder desarrollar temas que sean consustanciales y similares con un nivel de calidad aceptable. Es por ello que, independientemente de que este blog, pueda tener una línea de temas y contenido más o menos marcada, me gusta adentrarme y explorar cuestiones nuevas que me ayudan a poner a prueba mis habilidades de comunicación.
      Gracias por pasarte por el blog!
      Isabel

      Contestar
  2. MAGALI 5 meses atrás

    GENIAL ARTICULO ISA!!!!!!!! BESOSSSSSSSSSSSSS!!!!! DESDE ARGENTINA, HACIA MUCHO NO TE LEIA, JUSTO LO VI LO LEI Y ME GUSTO MUCHO

    Contestar
    • Isabel Iglesias 5 meses atrás

      Mil gracias Magali por tus palabras y por pasarte por el blog!
      Saludos
      Isabel

      Contestar
  3. David 5 meses atrás

    No té, conocia hasta ahora. Debo decir, que concuerdo contigo. La mayoria de personas que en teoria son parte de mi especialidad, debo decir que son vende humos. No enseñan nada, nuevo, repiten una y otra vez la constante y en marketing… tenemos acciones de dudosa reputación. Un saludo, y gracias por compartir esta reflexión.

    Contestar
    • Isabel Iglesias 4 meses atrás

      Gracias David por tus palabras!!!
      Desafortunadamente hoy en día hay muchos vendedores de humos y no es algo que sea solo propio de un determinado sector.Las redes sociales han alimentado la idea de que se puede vender algo que no existe o que es solo una buena campaña de marketing.
      Gracias por pasarte por el blog!
      Isabel

      Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.