Recursos Humanos

5 ideas básicas a las que Recursos Humanos necesita volver cuanto antes

Por

Este es el último post de este año y he querido hacer una especie de reflexión a nivel general de cómo veo la gestión de personas en estos momentos.
Diciembre es el mes por antonomasia para publicar artículos que hablen de tendencias, retos y demás propósitos de buenas intenciones y cambios en cada una de las áreas estratégicas de la organización.
Este año mi propuesta es bien diferente: no voy a hablaros de tendencias y de lo que pienso que es el futuro cercano de la función de Recursos Humanos o de cuáles van a ser los aspectos más destacados el próximo año.
Llevo varios meses observando con diferentes clientes cómo algunas empresas empiezan a dejarse llevar por algunas modas en lo que la gestión de personas se refiere. No es infrecuente encontrarme con empresas que nos piden que les ayudemos en un tema de captación de talento por las dificultades que están teniendo y la realidad que nos encontramos, cuando empezamos a trabajar con ellos con un cierto nivel de profundidad, es cuanto menos desoladora.
Resulta muy complicado poder elaborar una estrategia de captación de talento que resulte eficaz cuando tu nivel de rotación es pasmoso porque no te estás preocupando ni lo más mínimo en ver qué está pasando de puertas para adentro. Eso sí: de puertas para afuera todo es fantástico y maravilloso.
Me entristece ver cómo se está extendiendo la idea de que lo importante NO es lo que las empresas hacen a nivel interno con sus colaboradores, sino lo que venden a nivel externo de cara a la imagen que quiere proyectar.
Posiblemente si nuestro objetivo fuese solo facturar un proyecto y poco más, estaría encantada con esta situación pero la realidad es que cuando decidí emprender junto a Víctor Candel teníamos muy claro que la honestidad era algo crucial para nosotros y que no queríamos vender nuestra alma por un proyecto.
La principal consecuencia de esta “excesiva honestidad”, por llamarlo de alguna manera aunque es algo con lo que nos sentimos especialmente cómodos, es que hemos perdido algún proyecto que otro por el camino.
Al fin y al cabo no dejan de ser daños colaterales que asumimos dentro de nuestra propuesta de valor como profesionales y empresa.
Así pues este final de año mi propuesta de tendencias para el próximo año va a tener que ver más bien con una necesaria y urgente vuelta a lo básico en lo que a gestión de personas se refiere.

Y esta vuelta a lo básico pasa necesariamente por contemplar algunos de los siguientes aspectos:

  1. Tus colaboradores en el centro: está muy bien que cuentes a los cuatro vientos que tus empleados y/o colaboradores son lo más importante para ti pero, aparte de decirlo, necesitas poder demostrarlo de forma clara y evidente. Muchas de las estrategias tan aparentemente “brillantes” que me encuentro no serían capaces de pasar la prueba del algodón porque la realidad es que no están diseñadas ni desarrolladas para eso, sino para que quede muy bien en un documento corporativo, en una web o en un dossier para poder captar clientes. Si efectivamente quieres tener a tus colaboradores en el centro, esfuérzate por diseñar una experiencia del empleado que lo tenga en cuenta y, cuyo objetivo, sea precisamente las personas.
  2. Los profesionales de Recursos Humanos necesitamos ser capaces de estar alineados con el negocio: lamentablemente los años de crisis económica han puesto en evidencia que el área de Recursos Humanos no dejaba de ser un gigante con pies de barro. En cuanto se acabó el presupuesto que muchas empresas destinaban para nuestro área, nos hemos quedado para hacer nóminas, despidos y poco más. No nos engañemos: no hemos sido capaces de poner en valor el trabajo que llevábamos desarrollando durante los años de bonanza. Hemos quedado como un área de la que muchos directores generales presumían en la época buena pero que pocos han mantenido porque no éramos más que un gasto a eliminar. Tenemos, sí o sí, que empezar a hablar el mismo lenguaje que la empresa y conocer el negocio como si fuese nuestro. Solo de esa manera seremos capaces de poder aportar valor.
  3. Invierte esfuerzos en captar talento pero no te olvides de fidelizarlo: muchas veces en las formaciones comparo la estrategia de captación de talento de algunas empresas con la que siguen muchas empresas de telefonía: hacen un esfuerzo enorme para poder captarte y que seas su cliente para luego olvidarse de ti. Esta situación no es muy diferente de la que me encuentro en algunas empresas donde toda la estrategia está focalizada en la captación de talento pero una vez que ya lo hemos convencido, se olvidan de sus colaboradores para seguir centrándose en potenciales candidatos. Una adecuada estrategia de Employer Branding pasa necesariamente por trabajar inicialmente la parte de fidelización de tus colaboradores y, solo cuando esta parte está bien afianzada, es cuando conviene iniciar la parte de visibilidad externa. Desafortunadamente, las empresas suelen hacerlo al revés: se centran en esa parte externa pensado en que le darán más y mejores resultados pero se olvidan que tan importante es “vender” la empresa como que quienes se incorporan decidan quedarse en ella.
  4. Reconoce, anima, motiva, da feedback: algo tan sencillo y a la vez económico pero que produce unos resultados impresionantes tiene que ver con cómo hacemos sentir a nuestros empleados y/o colaboradores. En ocasiones las empresas nos preguntan por estrategias innovadoras a la hora de motivar o de mejorar el clima laboral. Y no hay nada más “innovador” como hacerle sentir a esa persona que te preocupas por ella, que tu interés es sincero y honesto. Es más que evidente que si no tratamos a nuestros equipos como se merecen no podemos esperar de ellos nada mas que lo mismo que reciben. Es un tema de reciprocidad.
  5.  Sé cercano, muéstrate accesible y, sobre todo, humano: me molesta mucho, muchísimo cuando los profesionales de Recursos Humanos se comportan como si fuesen dioses, decidiendo los destinos de los pobres candidatos desde sus atalayas inexpugnables, rodeados de procesos y de reuniones super importantes. Con eso lo único que vamos a conseguir es que todavía haya más animadversión de la que ya hay hacía nuestra función. Recuerda que en tu tarjeta suele aparecer la palabra “persona” o “humanos”.

Y a ti, ¿se te ocurren más ideas para volver a lo básico en Recursos Humanos?

¡Te deseo que pases unas muy felices fiestas!

Isabel Iglesias

También podría interesarte

Comentarios (6)
  1. Juan Toro 12 meses atrás

    Hola, buenos dias.
    Lo primero es desear felices fiestas tanto a los lectores como a ti.
    Todo lo que hablas es cierto, los RRHH de las empresas se han quedado como un departamento de personal.
    El resto de los empleados en las distintas compañias están exhaustos tras la crisis. No hay propuestas ni planificación a futuro tras los años de salvar el barco como fuera.
    La alta rotación es debida a que las nuevas oportunidades están creando nuevas empresas que necesitan de recursos. Se generan nuevos proyectos atractivos y distintos a los que tienen las empresas que han podido aguantar la crisis.
    Una apreciacion, no se si será mi navegador o mi resolución de pantalla, pero las textos en verde claro resaltado no se ven con claridad.

    Contestar
  2. Julio Díaz 12 meses atrás

    El punto 2 me parece el mas acertado, en ocasiones el personal de RRHH camina alejado del proceso de su empresa, parece que tiene un negocio virtual dentro de la misma, es necesario acercarse a la realidad para conocer las necesidades y los perfiles y luego mantener cercania para asegurar la mejora continua.

    Contestar
    • Isabel Iglesias 12 meses atrás

      Gracias Julio por pasarte por el blog y por tu comentario.
      Desde mi punto de vista, los que nos dedicamos a Recursos Humanos no somos especialmente buenos en ir alineados con el negocio. Como tú dices, parece como si viviéramos en una dimensión paralela.
      Felices Fiestas!
      Isabel

      Contestar
  3. Isabel Iglesias 12 meses atrás

    Gracias Juan por tu comentario y por pasarte por el blog una vez más.
    La alta rotación, no solo tiene que ver con los nuevos proyectos que se están generando, sino también por cómo han tratado las empresas a las personas en los años de crisis. La gente se cansa de que los maltraten y a la primera oportunidad, buscan nuevas opciones.
    Por cierto, ya he solucionado lo del color. Había puesto el que no era 🙁 gracias por avisarme.
    Felices Fiestas!
    Isabel

    Contestar
  4. Marcos Martínez 12 meses atrás

    ¡Gran reflexión Isabel! Siempre es un placer leerte.
    Ojalá se pongan en práctica esas ideas con más frecuencia.
    Feliz año 🙂

    Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.