Las 4 situaciones que más odian los candidatos en un proceso de selección

A lo largo de todos los años que llevo trabajando en Recursos Humanos, he tenido ocasión de hacer múltiples entrevistas.

Muchas de ellas como entrevistadora pero también he realizado unas cuantas como candidata.

Lo cierto que para mi hacer entrevistas como candidata tenía una doble función:

A veces era porque estaba en búsqueda activa de empleo y mi interés era, obviamente, conseguir el puesto. Pero había otras ocasiones en las que aplicaba a determinadas posiciones por el simple hecho de no quedarme oxidada y verificar qué estaban haciendo otros profesionales de Recursos Humanos.

Es decir, mi objetivo al hacer estas entrevistas era practicar mi habilidad para pasar una entrevista así como ver sobre el terreno cómo se desenvolvían otras personas actuando como entrevistadores.

Todavía me sigue llamando la atención cómo es posible que haya profesionales de Recursos Humanos que siguen malratando a los candidatos de la manera que lo hacen. Más de un@ merecería tener que pasar por un proceso de selección donde vea cómo la persona que está al otro lado actúa con el mismo nivel de indiferencia y escaso tacto con el que él/ella ha podido tratar en ciertos momentos a sus candidatos.

Gracias a mis “ejercicios de prácticas”, he podido sufrir en mis propias carnes todo tipo de situaciones cuando he ido a una entrevista. Situaciones que he aprovechado para no repetir cuando yo he sido la entrevistadora ya que no hay nada como verse en algunas de ellas para darse cuenta de la escasa capacidad de ponernos en el lugar de los candidatos que tenemos los entrevistadores, salvo cuando nos toca a nosotros ¡claro!.

A pesar de que ya hace bastante tiempo que no hago esos ejercicios de entrenamiento, tengo la suerte de que muchas personas a mi alredededor me cuentan sus experiencias. Curiosamente, las situaciones por las que pasan los candidatos en los procesos de selección en estos momentos no han cambiado tanto en estos años. Y eso es lo más triste de todo: seguimos anclados a la mismos errores una y otra vez con el consiguiente deterioro de nuestra imagen a nivel profesional. No me extraña que haya muchos candidatos que nos consideren un mal necesario para poder acceder a un puesto de trabajo.

selección

Es por ello que he querido reunir en este post las cuatro situaciones más habituales en los procesos de selección y que la mayoría de los candidatos odian.

  • Hacer esperar al candidato innecesariamente (o por la absurda razón de ver cómo es su tolerancia a la presión): no me explico qué sentido tiene hacer esperar al candidato sin motivo alguno. Si hemos quedado con él a una hora concreta es porque te has organizado la agenda y sabes que tienes disponibilidad para poder atenderle. Todo lo demás me parece una falta de respeto total y absoluta ya que muchos candidatos tienen que pedir permiso en su empresa para hacer una entrevista con lo que no es que se vaya muy sobrado de tiempo. Cuestión distinta es que te pueda surgir algo en el último momento y te retrases. En esos casos me parece una norma mínima de cortesía poder avisar al candidato, que ya está esperando, que la entrevista se va a retrasar. En más de una ocasión me he visto en una situación así y los candidatos agradecen mucho esa información. Desde ese mismo momento ya estás mostrando respeto por la otra persona que ha decidido dedicarte unas hora de su tiempo. Me resulta inconcebible la manera en la que algunas personas disponen del tiempo de otras por el simple motivo de que están buscando trabajo. Recuerdo cómo en una entrevista en la que me tuvieron esperando bastante tiempo me levanté y me marché avisando al entrevistador de que si no tenía tiempo para mi, yo tampoco lo tenía para él. A veces es preferible no trabajar en determinados sitios donde, ya desde la entrevista, muestran tan poco respeto por la persona.
  • Hacer entrevistas de 5 minutos: hace varios años una persona me preguntó en un curso si era posible poder conocer a un candidato en una entrevista de 5 minutos. Evidentemente NO. Y el que diga que sí es posible le animo a que haga una revisión de sus ideas preconcebidas sobre las personas porque en 5 minutos lo único que podemos hacer es formarnos una brevísima y subjetiva opinión de otra persona ya que no ha habido tiempo a más. Todavía recuerdo cómo el Director de una empresa me decía con toda la convicción del mundo que él ya sabía si el candidato le íba a encajar o no por la manera en la que daba la mano. En fin, sin comentarios.
  • Hacer perder el tiempo al candidato llamándole a una entrevista para la que luego no encaja porque no tiene un determinado curso, banda salarial…: hace poco una amiga me contaba cómo le habían llamado para hacer una entrevista para un puesto para el que había aplicado. Parece ser que el tema económico era clave para la empresa con lo que se lo preguntaron prácticamente al inicio de la entrevista cuando todavía no habían profundizado en su perfil profesional. Para sorpresa de mi amiga, el entrevistador dio por terminada la entrevista al conocer sus expectativas salariales ya que estaban muy por encima de lo previsto para el puesto. Ni siquiera se interesaron en conocer su perfil. ¿Tan complicado era haberlo preguntado en una entrevista telefónica? Para mi es una muestra más de la falta de consideración hacia los candidatos. O quizá una total falta de profesionalidad si tenemos en cuenta que era una cuestión que se podría haber conocido de forma previa sin necesidad de generar expectativas en el candidato.
  • “Te llamaremos para decirte algo”: reconozco que de todas, esta es la que me más me enerva. Si en algún momento le he dicho a un candidato que le voy a llamar, lo hecho. Sé que en ocasiones es difícil coger el teléfono y decirle a un candidato que no sigue adelante o que está descartado pero os aseguro que los candidatos reaccionan muy bien ante ello. E incluso algunos se sorprenden cuando los llamas y se lo dices ya que por lo general no se suele hacer. Algunos incluso me han pedido feedback sobre la entrevista y considero que es lo mínimo que se puede hacer cuando le acabas de decir que no continúa. ¿Tanto cuesta poder decirle al candidato si hemos detectado algo que podría mejorar en su perfil? Sinceramente, a veces pienso que para algunos reclutadores los candidatos molestan por encima de todo, sobre todo si no es la persona que necesitan en esos momentos.

Y tú, ¿añadirías alguna situación más?

Isabel Iglesias

curso técnicas de entrevistas

Anuncios

55 thoughts on “Las 4 situaciones que más odian los candidatos en un proceso de selección

  1. Y te faltó Isabel el clásico de los clásico, el que, quizás, sea el punto que más odiemos los candidatos y relacionado con el punto 2): la tendencia de muchos reclutadores a hacer de sus prejuicios y/o presunciones “dogmas de fe”.

    Al respecto, no dudo que durante su formación el reclutador sea instruido con poderosas herramientas, o que bien, producto de la práctica profesional, aquél adquiera determinadas habilidades. Todo ello en orden a extraer información del candidato. Ahora bien, como toda ejecución, y dependiendo de las características del caso particular, no es ajena a sus posibles limitaciones. Ya sea porque el concreto método/técnica utilizado es per se insuficiente para extraer dicha información, o bien aun siendo idóneo requiere de otros medios y recursos complementarios.

    Hete aquí un ejemplo, la “estrella” de los dogmas de fe: el salario. Cuando preguntas por este aspecto, las más de las veces, la entrevista se paraliza en este punto, cuando no termina. Pues, cual táctica de manual, muchos reclutadores piensan (o te dicen “entre líneas” – o a veces, directamente-) “el salario es lo más importante para ti y nosotros queremos a gente comprometida que valore algo más que este aspecto, por lo tanto, no encajas con nuestra filosofía”.

    Sin embargo, algunos señores de RRHH obvian varias cosas.

    La primera que postulas para una empresa privada, no para una ONG. Segundo, es lógico y legítimo que las dos partes del contrato deban estar recíprocamente informadas en lo que respecta a los elementos esenciales del mismo. En este sentido, ¿qué pretenden cuando en algunas ofertas se omite dicha información esencial, revelándola solo cuando el proceso de selección está a un nivel avanzado? ¿qué el candidato diga la cantidad X y se le excluya, o bien que sea la empresa la que diga dicha cantidad X y, de lo irrisoria que es, sea el propio candidato el que abandone? pérdida de tiempo y posible coste de oportunidad. Que bien podría haberse evitado de haber informado desde un buen principio. ¿Alguien se imagina al Real Madrid, cuando querían fichar a Cristiano Ronaldo, que a éste se le hubiera hecho venir a la capital para asistir a reuniones, entrevistas, etc., y sin decirle “ni pío” del salario? ¿cómo hubiera reaccionado el futbolista? ¿cómo reaccionarían ustedes si, en el supermercado, quieren comprar un champú o alimentos, no se expresa el “precio” y aquél solo es revelado cuando la cajera pasa el producto por el escaner (cuando ya ha hecho toda la cola)?.

    En tercer y último lugar, interesarse por el sueldo es una forma de valorar tu propio trabajo y ello no necesariamente tiene que estar reñido con el compromiso y la lealtad. Que el salario sea importante no quiere decir que sea “exclusivamente” lo más importante, ya que pueden valorarse otras cosas como la conciliación. Asimismo, el hecho de que percibir X o Z salario no equivale a que como profesional que eres dejarás de cumplir con tus obligaciones o serás menos eficiente. Porque, es perfectamente posible ganar 3.000 euros en un ambiente tóxico y por ello rendir menos, y, por contra, ganar 1.000 euros pero tener conciliación y buen ambiente de trabajo y ser más eficiente y productivo que en el primer caso. Lo anterior no es una mera hipótesis: muchos trabajadores de grandes firmas y consultorías internacionales (horas maratonianas, alto coste personal, falta de conciliación,etétera), a la que han adquirido cierto bagaje y tienen luego la oportunidad, emigran a otras empresas o entidades donde, quizás no ganen lo mismo ni tengan el prestigio de las primeras, pero se les ofrece ese bien preciado llamado “conciliación”.

    En suma, tras ese “mantra de manual” (si preguntas por el salario, es que es lo más importante para ti, luego no encajas en la filosofía de la empresa) se esconde una realidad mucho más compleja.

    Y como éste, hay otros tantos.

    Lástima que por ello, es posible que se dejen escapar a excelentes profesionales.

    Me gusta

    1. Gracias Omar por tu opinión.
      No soy partidaria de preguntar el salario en la primera entrevista. Es como si en la primera cita le preguntases a la chica cuál es su talla de ropa interior. Soy un poco clásica en ese sentido y me gusta que haya un cierto cortejo en el proceso de selección, tanto por parte del entrevistador como del candidato.
      La realidad es que los entrevistadores no saben en muchas ocasiones vender el puesto en condiciones o lo adornan tanto que al final termina quedando como una caricatura porque se ve al pelo que te están vendiendo una moto.
      Y los candidatos tampoco saben venderse, ni posicionar, por decirlo de alguna manera, su producto.
      Saludos

      Me gusta

      1. Hola Isabel, gracias por tus respuesta.

        Tiene razón en lo que respecta del último párrafo “los candidatos tampoco saben venderse”. Pues, como muy bien dices, una entrevista de trabajo bien podría equipararse a una cita.

        Ahora bien, un servidor siempre ha tenido un terrible dilema a propósito de aquello de “saber venderse”. ¿Qué es saber venderse? ¿En qué % es importante saber venderse? y asimismo ¿De qué manera a fin de que no parezca “artificial” mancillando con ello un proceso concebido, precisamente, para que tanto el candidato como el potencial empleador lleguen a conocerse en un marco de transparencia y sinceridad?

        A título personal (reconozco que soy particular en este sentido) siempre he pensado que esto de las entrevistas hay que prepararlas, mas en su justa medida (como, v.gr., saber cómo es la empresa respecto a la cual quieres trabajar; cuál es su filosofía, etcétera.). Por cuanto, en humilde opinión, si dicha preparación es excesiva, cabría pensar que el candidato podría estar incurriendo en el riesgo de convertirse en un “actor”. En tales condiciones, entiendo que ese profesional deja de ser él mismo y, por tanto, es probable que transmita una información viciada (algo símil a las parejas que, en un primer momento, muestran su mejor cara, ocultando deliberadamente lo más negativo, floreciendo este último aspecto en etapas más avanzadas de la relación).

        Cuestión no baladí,dependiendo de qué valor se le quiera otorgar al “saber venderse” y la mayor o menor pericia del reclutador para deslindar lo esencial de lo accesorio. Porque, créeme, Isabel, existen personas que son auténticos “encantadores de serpientes”, y la cuelan donde quieren (y luego, en no pocas ocasiones, suelen ser unos elementos -profesionalmente hablando, con los consiguientes costes para la empresa-).

        En cualquier caso, y volviendo a traer a colación el ejemplo de la “cita romántica”, me gustaría creer que el saber venderse debe fluir de manera natural. O dicho de otro modo: ser producto del “feeling” entre el candidato y el reclutador, esto es, de la retroalimentación resultante entre la escucha activa e interesada de este último y aquel primero, quien al sentirse objeto de valoración, puede hablar “desde su interior” de quién es realmente y qué podría aportar a la organización. Con independencia de que, finalmente, el perfil sea apto (o no) para el puesto en concreto.

        Me gusta

      2. Hola Omar:
        Lo de saber venderse no puede ser algo antinatural o artificial porque al final se nota y se puede producir el efecto contrario.
        Es más bien un baile, por decirlo de alguna manera.Se trata de poder conocer cuáles son nuestras habilidades y destacarlas porque si no lo haces tú, otro vendrá que sí lo hará. Y ese será el que se lleve el gato al agua finalmente.
        Gracias de nuevo por pasarte por el blog.
        Isabel

        Me gusta

  2. Pues… cada día más habitual este tipo de comportamientos. !Lamentable! Puedo añadir aquellos casos en el que la cara del entrevistador, cuando te ve entrar y nota que ya no tienes 30 años, directamente te traslada que ¡ya estás descartado. Quizás, los nuevos métodos de entrevista, no contemplan la empatía y el acercamiento hacia el candidato. Hace 20 años pasé por un período similar en el que tuve que pasar por algunas entrevistas. Te aseguro que no eran igual que en la actualidad. El candidato se sentía más valorado y comprendido ante una situación de búsqueda de empleo.
    Gracias por poner este tema “encima de la mesa” Los nuevos entrevistadores deberían leerlo y… ¿aprender modales?

    Me gusta

    1. Gracias Trafalgar por tus palabras. Estoy contigo con que hay una completa deshumanización de nuestra función, qué curioso, ¿no?.
      Por eso me enerva tanto encontrtarme situaciones como las que tú y otras tantas personas describís. Necesitamos poder recuperar de nuevo la esencia de nuestro trabajo y poner el foco en lo que de verdad importa: las personas.

      Me gusta

  3. Hola Isabel, excelente artículo. Otra circunstancias que se dan en el ámbito de los reclutadores son aquellos que desconocen el perfil que están buscando y los que no se leen el CV, lo hacen en la entrevista sobre la marcha. Aparte de su escasa profesionalidad, me parece una falta de respecto hacia el candidato. Un saludo.

    Me gusta

    1. Hola Penélope: lo que comentas es algo que desafortunadamente sucede con muchas frecuencia. Me parece una falta de profesionalidad total. Una entrevista es para conocer al candidato en profundidad, no para leerte el CV delante de él.

      Saludos
      Isabel

      Me gusta

  4. Un gusto comprobar que todavía hay humanidad dentro de los seleccionadores.
    Estoy en búsqueda de empleo y dejando en un puesto bastante elevado en el podium la entrevista de 5 minutos, para mí resulta muy humillantes las pruebas grupales, he leído sobre ellas y suelen utilizarse cuando se buscan perfiles comerciales y/o a líderes, pero cuando es para trabajos como administrativa o centralitas de entradas de llamadas sigo sin verle el sentido.
    Es muy violento interactuar delante de aquellos que desean ese puesto al igual que tú.

    Gracias por esta entrada!

    Me gusta

    1. Gracias Laura por compartir con nosotros tu experiencia.
      Yo sí que soy partidaria de las entrevistas grupales o de los llamados assesmente center. Lo que ocurre es que hay que ser muy cuidadoso con la forma en la que se llevan a cabo para que ningún candidato se sienta incómodo.
      Saludos
      Isabel

      Me gusta

  5. Muy acertado el artículo. A mí desde luego la situación que más me enerva es la que te digan que te van a llamar y no lo hacen, es una falta de formalidad enorme.
    En una ocasión me preguntaron si padecía alguna enfermedad o tomaba alguna medicación que la empresa debiera saber (fue por un formulario estándar con una infinidad de chorradas más) junto con ataques indirectos a mi valía, ya en la propia entrevista. Sin duda eso no sólo dice de la persona entrevistadora, sino del tipo de empresa en la que estamos aplicando.

    De todas las entrevistas que he hecho, en sólo una ocasión me llamaron para decirme que no había sido seleccionado, pero fue tan políticamente correcto que no aprendí nada de ello.

    En mi humilde opinión, los seleccionadores deberían reinventarse un poco, porque sin duda, las personas que saben mentir están en clara ventaja.

    Me gusta

    1. Hola Juan:
      Hay muchas empresas donde el tema de la privacidad no lo tienen muy claro la verdad. No se puede solicitar determinada información porque atenta claramente a la protección de datos o incluso vulnera derechos fundamentales. Cuando era candidata y como estaba en edad fértil, imagínate la preguntita de marras que me caía en todas las enttrevistas. Al final acabé haciendo lo que tú dices: mentía sobre si iba a tener hijos.
      Muy triste que se tenga que recurrir a ese tipo de cosas.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  6. Muy interesante su Articulo me identifico con todo, A las entrevistas que he aplicado me han tocado mujeres más jóvenes que yo casi estoy segura que apenas saliendo de la carrera y como comenta usted esa manera de ser indiferente en la entrevista a y también la realizan a prisa y el después te marcamos me molesta , dejas pasar unos días considerables les marcas para saber si estas dentro de las candidatas para un segundo filtro y resulta que no te contestan o están ocupadas , siento que es como si fuese uno a pedirles limosna .

    Me gusta

    1. Efectivamente Jessica, esa sensación que me comentas es muy habitual. Parece que los candidatos molestan y que mendigan trabajo cuando lo único que quieren es un poco de información.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  7. Buenas noches! Isabel,
    He de decir que me ha parecido muy acertado e interesante tu artículo, basado en tus propias experiencias y la de algun@s otr@s. Creo que aplicando el respeto y sentido común, podrían obviarse dichos comportamientos y actuaciones, a mi parecer fuera de lugar, y también vividos en más de una entrevista.
    Me alegro de que haya personas como tú, que capten eso, y lo puedan aplicar para mejorar esos procesos de selección.
    Por otro lado, tu artículo me llevó a la conclusión de no responder a preguntas que considere invadan mi intimidad y sean irrelevantes para el puesto. Ya en la última entrevista que tuve, lo dejé claro, al responder que a cuento de qué venía si estaba o no casado o tenía hijos a cargo. Seamos claros, esa información no se pregunta por que sea relevante para el desempeño del puesto, sino para ver tu posición de fuerza en cualquier toma de decisiones o negociacioón. Hablando más en plata, para ver hasta dónde pueden gestionar tu miedo, por saber que puedas tener más o menos responsabilidades. Es asqueroso esa postura, de aquellos que usan eso para sacar ventaja y beneficiarse de alguna forma.
    Lo dicho, un placer leerte y una interesantísima aportación.
    Gracias.

    Me gusta

    1. Miedo, muy interesante. Yo a esos que manipulan el miedo en el trabajo o a los que se refiere este articulo a la propia entrevista les llamo y no se alarmen ” terroristas “. No se alarmen porque no me refiero al terrorismo que todos conocemos, me refiero a todas esas personas que manipulan a la gente para ver o detectar el miedo que cada uno tiene a algo en el trabajo. Provocar situaciones para detectar la implicación que adopte una persona ante una situación o simplemente no hacer nada por ” miedo “. Terroristas puros y duros, consentidos en los lugares laborales. Este tipo de gente hacen el agosto si son directivos, jefecillos o gente de RR.HH como describe tu comentario.
      Yo ya no me pongo nervioso en las entrevistas, espero de verdad que no me provoquen miedo como tu dices o me moleste algo. Soy bastante paciente y no quiero dar una cara hostil, no es mi caso, pero no voy a dudar en contestar duramente a cualquier ataque o provocación de un reclutador. Me da igual que no me elijan porque se que si me cogen luego sera peor cuando este trabajando.

      Me gusta

    2. Muchísimas gracias David por tus palabras.
      Yo tampoco entiendo muy bien cómo afecta al desempeño de un puesto de trabajo el que estés, o no casado. Me sigo sorprendiendo que haya empresas y entrevistadores que se dejen guiar por las conclusiones obtenidas por las respuestas a esas preguntas.En más de una empresas en la que he trabajado me han dicho abiertamente que las personas que están casadas suelen tener mejor estabilidad ya que se supone que al estar casado estás un poco más comprometido. En fin, ¿llegará el día en que nos olvidemos de esas cuestiones?
      Saludos
      Isabel

      Me gusta

  8. En esta época de migraciones, será importante tener en cuenta la situación o estatus migratorio del candidato y estar claros en ello. En 2014 teníamos un trato con el reclutador en España, quien me contactó desde LinkedIn para una transnacional con operaciones en México. Cubrimos todas las etapas y el día de inicio de trabajo, al pedirles la carta de aceptación para entregar en el Instituto Nacional de Migración de México, siendo ciudadano peruano, residente legal desde hacía 20 años, la empresa española consideró que no había sido verz, cuando según los procedimientos de trámite migratorio local uno debe dar aviso a la Autoridad cuando se comienza en un nuevo empleo, los reclutadores on-line y por Skype deben tener en cuenta este punto. En este caso perdimos una oportunidad interesante ya que éramos anillo al dedo, conocimiento, experiencia, perfil. Gracias Isabel por tu acertada nota.

    Me gusta

    1. Vaya Carlos, qué situación más incómoda.
      Está claro que más de un entrevistador necesita aclarar sus ideas y ser más profesional. No se puede jugar de esa manera con las expectativas de las personas.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  9. Gran artículo Isabel, como siempre. Considero que a los candidatos habría que valorarlos por su perfil profesional, y lo que puedan aportar de valor a la organización para la que postulan, independientemente de, sexo, edad, si tienen o no hijos, o como ha dicho mariselaboral, de qué trabajan sus padres y que estudia su hermano, en fin … malas prácticas, por desgracia, sigue habiendo. Y como bien has dicho, y comparto contigo, lo que más me enerva, es la falta de respeto hacia el candidato. Un saludo a todos

    Me gusta

  10. Otra cosa que se puede agregar, es cuando el proceso de selección se extiende demasiado, me ha tocado estar en unos que se demoran meses en avanzar, se supone que cuando ya tienes candidatos entrevistados ya es cuestión de seguir adelante en la selección, en lugar de eso, vuelven a publicar la vacante (esperando mas candidatos a entrevistar??) y demorando a los que ya entrevistaste. Esta parte es la que los buscadores de empleo consideran una burla y al mismo tiempo ven que la empresa es poco seria.

    Me gusta

    1. Hola Amelia:
      Toda la razón. Yo también he estado en algún proceso de esos interminables y al final tanto esperar para que te digan que no.
      Yo tampoco lo entiendo y me parece que es una falta de respeto. Si tienes candidatos y los has entrevistado, ¿a qué se supone que estás esperando para darlo por finalizado?
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  11. Buenas noches, quiero aportar una vivencia propia de una entrevista a la que asistí hace unos meses.
    El entrevistador tras hacer un pequeño repaso de la información que aparecía en mi CV me preguntó en qué trabajaban mis padres y sus estudios, y si tenía hermanos qué tenían pensado estudiar o qué estudiaban.
    Opino que ninguna de esas respuestas tenía relación con el puesto al que optaba.
    Me parecieron groseras pues además el entrevistador anotó las respuestas en el CV que se quedaron.
    Un saludo, me gustó mucho tu artículo.

    Me gusta

  12. Hacer una entrevista en Denia, viniendo de Valencia… telefónica y presencial de casi una hora, además sin saber que quien te entrevista fue tutor de un curso de Call Center… hacerte contrato de un año y al mes y 7 días decirte que no casas con los valores de la empresa, viniendo del mundo de la solidaridad y las ongs, para acudir a un CEE. Esto me ha pasado habiendo sido muy sincero por la distancia en entrevista y sabiendo que para poder trasladarse sin ayudas del Gobierno agotadas por el paro extenso tuve que pedir 1000€ a una persona solidaria para empezar una vida. Alquilar un piso.No solo me despiden en fase de prueba, sino que lo hacen un lunes yendo a trabajar y con malos modos, es decir como cabreados. La humillación fue fatal. Mi error dar feedback a un coordinador poco profesional. Saludos

    Me gusta

    1. Lo que cuentas es terrible, me parece muy grosero por su parte tratar a una persona ya no digamos trabajador de esa manera.
      A mi me gustaría trabajar fuera pero sin dinero…los que no nos vamos es porque no podemos, no por falta de ganas y los que se van luego se encuentran con una mano delante y otra detrás.
      Un saludo.

      Me gusta

  13. Quería darte las gracias por el articulo Isabel, Ademas, a los puntos que has indicado yo añadiría que sería importante que antes de cada entreviste se estudien un poco el curriculum, ya que me parece de muy mal gusto que te pregunten lo que ya esta escrito, o que te hagan repetirlo porque uno de los entrevistadores no llego a tiempo al comienzo de la entrevista.

    Le gusta a 1 persona

      1. A ver si alguien me puede responder a una cuestión que me ha surgido después de una entrevista.
        Me llamaron hace días de una consultoría de selección especializada por una vacante como gerente para una empresa, Me describieron que es lo que hace esta consultoría y los pasos que llevan hasta poner en contacto al candidato con su cliente para formalizar la contratación.
        Bien, me dijeron que les contara desde el principio todos los trabajos que había realizado respecto al perfil de la oferta, yo siempre me llevo mi curriculum y lo saco para tomarlo como una guía ( me se de memoria mi cv ),
        Me hacen preguntas sobre algún aspecto de un trabajo a otro y finalmente acabo de resumir mi perfil profesional.
        Aquí viene lo bueno, me dice el entrevistador que me va a dar un consejo y que tengo que mejorar mi actitud al describir mi cv y que no saque el documento y lo eche un vistado porque despisto al entrevistador manejando el curriculum que tiene varias paginas.
        Mi pregunta es, es verdad que esto que hago debería no hacerlo como me aconseja el reclutador o es que hay algo que particularmente a el le molesta ???
        Me comento que lo hace mucha gente y me pregunto finalmente que si hacia eso como guía particular.
        Saludos
        Luis

        Me gusta

      2. Luis, desde mi experiencia cada entrevistador hace y dice lo que mejor le viene. ¿Es lo habitual esto que te ha pasado? no lo sé. Aquí hay tantas opciones como entrevistadores. No sé si es un consejo que te puede valer de cara a otras entrevistas o solo para esa persona. Eso es lo malo de los entrevistadores y de los supuestos consejos: hay tantos como personas que hacen entrevistas.
        Lamento no poder ayudarte más.
        Isabel

        Me gusta

  14. Bueno este articulo entra muy de lleno en aspectos como se comentan del trato a los candidatos, las malas formas, el poco interés sobre estos, etc.
    Yo sinceramente creo que la gente de RR.HH no tiene ni idea del calvario que pasa un candidato en una entrevista y en su búsqueda de empleo. Ni idea. Por eso como dice Isabel te toman el pelo haciéndote esperar, preguntas ridículas, etc.
    Pongo como anécdota un caso que me hizo mucho de pensar. Tuve una entrevista hace 2 semanas con una empresa del sector, no me hizo esperar la persona que entrevistaba, por cierto ni era de RR.HH, me lo confirmo, era del departamento donde se solicitaba el puesto de trabajo.
    Nos sentamos, nos intercambiamos algunas frases para rebajar la tensión y me pregunto lo siguiente:
    ” Piensas en un futuro muy próximo realizar algún viaje ” ? Osti, todavía estoy pensando para que narices me pregunto eso. Al principio pensé, bueno , les interesa el perfil y están pensando en contratarme y tienen prisa para ocupar el puesto. Pues todavía estoy esperando a eso de ” ya te decimos algo pronto “. Ni flores ni nada. Aquí sigo esperando.

    Buen articulo Isabel, has dado en el clavo. Se pasan un huevo, jajajajjajja.
    Hubo hasta un reclutador que me descarto en la propia entrevista, inédito.

    Saludos
    Luis

    Me gusta

  15. Tienes toda la razón del mundo. Desgraciadamente en lo procesos de selección actuales, pasa lo mismo que con el mercado, si hay mucha oferta de un producto, su precio y valor disminuyen. Hay mucha gente que opta a los escasos puestos vacantes y por eso se maltrata a los candidatos.
    Desgraciadamente los procesos de selección queman a profesionales con talento y dañan incluso su autoestima, hasta el punto de renunciar a presentarse a más ofertas de trabajo.
    La falta de educación, respeto y ética (valores cada vez más ausentes entre nuestros jóvenes profesionales) en empresas y reclutadores aumenta y no tiene aspecto de que estanque.

    Me gusta

  16. Y eso, hablando sólo de la fase de entrevista personal. Sólo una parte del proceso. Si nos ponemos en la “ciberbúsqueda” de trabajo (sobre todo Infojobs, pero no exclusivamente) añadiría el apuntarte a un proceso de selección del cual sólo sabes los pasos , y sin motivos ni razones. Esto, en el mejor de los casos ya que algunas veces ni siquiera cierran el proceso en más de un año.

    Me gusta

    1. No me tires de la lengua con los portales de empleo que entonces ya me enciendo del todo.
      Eso sí que no tiene nombre pero las empresas lo usan para poder parapetarse detrás de un perfil y poder continuaar con esa tarea de cribado de forma anónima sin tener que dar explicaciones a nadie.
      En fin, es una lástima porque los portales de empleo funcionaron muy bien hace unos años pero en estos momentos están completamenate pervertidos.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  17. Muy buena entrada Isabel! comparto tus 4 puntos descritos, y añadiría uno más si me permites, pedirte que envíes tu curriculum,porque les resulta interesante y no saber nada más, ni de la empresa ni del proceso de selección.Gracias por compartirlo, un saludo

    Me gusta

  18. Hola Isabel,

    genial tu artículo. No puedo estar más de acuerdo con lo que dices. Aunque me gustaría añadir algo a lo que tu dices.

    Sobre lo de hacer esperar al candidato, se corre otro riesgo. Cuando uno espera en Recepción, puede ver cómo es el ambiente en la empresa (pej empleados que pasan por allí haciendo malos comentarios sobre jefes, otros empleados, la empresa en general, etc) Cuanto más tiempo espere, más posibilidades hay de que se lleve una mala impresión (si la empresa no es un jardín de rosas) y que se plantee si ese es el lugar donde quiere trabajar. Puede que el candidato se vaya porque no quiere/puede esperar o también porque no le haya “asustado” la empresa.

    Sobre lo del “ya te llamaremos”, escribí un post en mi blog hace unos meses hablando de ello para explicar que no cuesta nada llamar o escribir un email para decirle al candidato que está descartado. No hacerlo hacerlo tiene un impacto muy negativo en la reputación de la empresa: desde malos comentarios sobre la experiencia en las redes sociales hasta incluso afectar a las ventas de la empresa.

    Gracias y saludos

    Me gusta

    1. Toda la razón del mundo. Si hay algo que quieres esconder, no dejes al candidato mucho tiempo observando en recepción porque igual se levanta y se va. De todos modos yo no sé si es porque tengo ya muy afinada la observación o qué, que a veces solo con abrir la puerta ya me llega el tufillo.
      Gracias por pasarte por el blog!
      Isabel

      Le gusta a 1 persona

  19. Mi pregunta es la siguiente. Casi todos los puestos ofrecidos a los que me he postulado por diversos medios solicitan a menores de 40 años, pero eso si, con experiencia como si tuvieran 50. Yo tengo 51 años con mas de 26 años de experiencia y da coraje que contraten o prefieran a uno de 35 con la mitad de mi experiencia, pero con menos años. No lo entiendo, ¡qué traen contra los mayores de 40 años?

    Me gusta

    1. Jose Luis, como alguien que a comentado sobre el articulo, la gente de mas de 50 estamos muertos. No vamos a conseguir un trabajo ni harto vino. Yo también me cuestiono porque nos miran mal si tenemos la experiencia necesaria para seguir en el mundo laboral. No lo entiendo.
      Yo personalmente me paso el concepto de la que alardean las empresas de ” la experiencia es un valor incalculable ” por la narices. Eso es mentira.
      Yo me he pasado mas de 20 años en entornos corporativos transitarios o transportes trabajando para las mejores empresas de este mundo y no me ha valido para absolutamente nada.
      Es bueno venir de una super empresa y reflejarlo en el CV para dar mayor envergadura a tu nivel profesional ?? No, no vale para nada. A los reclutadores les toca el pie por no decir otra cosa mas fea.

      Me gusta

    2. Sobre ese tema escribí un post hace poco donde hablaba del ageism o la discriminación por edad.
      Es uno de los males de nuestro tiempo. Se ve que hay muchas empresas que van sobradas de talento 😦
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  20. Yo no soy profesional de los RRHH pero me ha tocado varias veces contratar gente, sobre todo, comerciales. Seguro que habré metido la pata con alguna persona, pero el simple hecho de enviar un correo personal si el proceso se retrasa es muy, muy agradecido. Luego lógicamente tienes el buen rato de comunicar al elegido la buena noticia, pero hay que llamar también a los que te han dedicado su tiempo y no han sido contratados. A mí me han preguntado alguna vez las razones y lo mejor es decir la verdad sin herir. Después de estas experiencias he llegado a mantener contacto con gente que no encajaba en un proyecto en un momento dado, pero sí para otro o para recomendarla a otra empresa, porque muchas veces, con tanta gente en el paro en el sector de la visita médica al que pertenezco, descartas gente sabiendo que podría encajar también.

    Lo más raro que me ha pasado siendo yo el candidato entrevistado ha sido tener que decirle a la empresa que el puesto que buscan no existe porque el negocio funciona de otra manera. Al día siguiente habían suprimido la oferta y ni siquiera me contactaron para decirme algo sobre el proceso.

    En fin, suerte y buenos trabajos para todos.

    Me gusta

  21. Sra. Isabel como siempre sus artículos son buenisimos! La otra pregunta que a mi parecer es odiosa es la siguiente: ¿Cual es su peor defecto?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s