Employer branding

Busca, compara y si encuentras una empresa mejor, vete

Por

Corría el año 85 cuando España se quedó estupefacta ante uno de los mejores eslóganes que se han podido generar en mucho tiempo y que más se han recordado a lo largo de  varios años: busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo“.
Los que sois muy jóvenes igual no recordáis este anuncio mítico donde podíamos ver al Director General de la empresa Camp invitándonos a buscar productos para la limpieza, compararlos y comprar el que considerásemos que era mejor, aunque no fuese el suyo.
Una estrategia arriesgada el tratar de vender tu producto invitándote a comparar y conocer los productos de la competencia para elegir el que tú como cliente más te gustaba.
El resultado fue impresionante: consiguió reflotar una compañía que se encontraba en una situación delicadísima gracias a una potente campaña de televisión con el consiguiente eslogan que será recordado por varias generaciones por su disruptivo mensaje (aunque no lo parezca en esa época habían profesionales que eran capaces de ser disruptivos sin usar la tecnología ;-).
¿Os imagináis que esta misma estrategia la hiciesen las empresas? de lo que estoy hablando es de que las empresas inviten a sus empleados a explorar oportunidades laborales fuera de la organización, que estos puedan entrevistarse con otras empresas de forma abierta y pública precisamente para poder conocer nuevas opciones profesionales.
Pues no hace falta imaginar mucho ya que Netflix ha decidido apostar por este tipo de estrategias en su política de gestión de personas.

Cuando mirar fuera de los límites de la empresa está mal visto

Desafortunadamente este tipo de estrategias son una rara avis en el mundo empresarial y todavía más si hablamos de políticas de gestión de personas donde la relación entre la empresa y el colaborador, en muchas ocasiones, sigue siendo desigualitaria para el empleado que no le queda otra que acatar políticas y formas de trabajar que están más ancladas en el siglo pasado que en el actual, pese a que muchas tratan de mostrar una faceta muy diferente en su vertiente pública.
Hoy en día resulta implanteable poder siquiera comentar con nuestro jefe o responsable que nos vamos a hacer una entrevista en otra empresa porque no nos sentimos cómodos donde estamos o simplemente porque el proyecto no nos satisface ya.
Cuando buscamos un cambio desde nuestra empresa lo hacemos a hurtadillas, como si fuésemos un delincuente, tratando de encontrar excusas que no le chirríen a nadie y que el jefe de turno no pueda siquiera sospechar de nuestra intención porque pobre del que, por el motivo que sea, se vea descubierto en su intención de cambiar de empresa. En ese caso será tildado de traidor o de escaso compromiso para con la empresa con el riesgo de que el tiempo que le quede en la organización sea cuanto menos complicado.
Hace unos años trabajé en una empresa en la que, cuando comuniqué mi decisión de marcharme porque me habían ofrecido una oportunidad mejor, me hicieron una contraoferta para que me quedase. Hasta ahí podría sentirme en cierto modo halagada dado que podría entender que la empresa me valoraba como profesional y que no querían que me marchase. Por supuesto no acepté y con el tiempo me enteré de que el único objetivo de esa contraoferta era que posteriormente me pudiesen despedir dado que habría tenido que renunciar a la oferta que me hicieron. Sin palabras.

El compromiso y la fidelidad en las empresas es un camino de doble dirección

Si hay algo que me llama mucho la atención es la idea de que solo una de las partes debe mostrar compromiso y fidelidad. Y como no, esa parte son los colaboradores.
Se ve mal que los empleados se marchen, que busquen nuevos proyectos o empresas que mejor se ajusten a sus expectativas.
En cambio, no pasa nada si la empresa decide despedirte sin más, incluso sin darte explicaciones. Eso es lo normal porque las empresas no tienen que dar explicaciones de lo que hacen pero los empleados sí.
Resulta cuanto menos llamativo que las empresas no sean capaces de dar algo que sí piden a sus colaboradores por encima de todo e incluso algunas terminan por generar un clima de animadversión hacia aquellos que deciden irse. Todos contra el que decide bajarse del barco.
Igual ya ha llegado el momento de que empecemos a pensar los motivos por los que los colaboradores deciden marcharse y que además lo hagan a escondidas como si fuesen furtivos.

3 razones por las que te interesa animar a tus colaboradores a que se entrevisten con otras empresas

¿Y por qué una empresa podría animar a sus colaboradores a entrevistarse con otras empresas, aún a riesgo de que lo le pueden ofrecer sea mejor que lo tiene en estos momentos y que decida irse? visto así parece una práctica un tanto arriesgada para la supervivencia de tu empresa o por lo menos para la estabilidad de tu plantilla.
La idea básica es que cuando una persona no está a gusto en la organización tarde o temprano se terminará yendo.
¿Por qué no animar a que eso se normalice y sea visto como algo natural en la organización? al fin y al cabo todos sabemos que los proyectos en las empresas nacen, tienen su momento de esplendor y terminan por “morir”.
Quizá ha llegado el momento de normalizar el que las personas puedan entrar y salir de la organización en función de sus propios objetivos y expectativas profesionales y no tanto en base a una fidelidad mal entendida, sobre todo si pensamos que esta solo funciona en un único sentido.
3 ideas por las que me parece interesante poder incentivar este tipo de prácticas:

  • Las empresas que fomentan este tipo de prácticas suelen destacar por la transparencia en lo que a su política de gestión de personas se refiere: se parte de la idea de que las personas, los empleados no son propiedad de nadie y se asume el hecho de que los colaboradores tienen un ciclo dentro de la organización. Si quieres compromiso no hay nada mejor que poder desarrollar prácticas que muestran que respetas que tus colaboradores quieran no seguir contigo. Y todo ello sin rasgarte las vestiduras ni hacer sentir a los empleados que estás traicionando tu organización.
  • Es una oportunidad para los colaboradores para poder descubrir las ventajas que tiene trabajar en tu empresa, o no. No deja de ser una manera de poder abrir puertas y de que las personas puedan comparar hasta qué punto quiero seguir en la empresa. Si pensamos en que el talento elige donde quiere trabajar, parece que este tipo de acciones no son más que un paso lógico para que los colaboradores decidan seguir con nosotros.
  • Te permite poder posicionarte como empresa atractiva de cara a la atracción de talento ya que para haber tomado esa decisión y salvo que te quieras arriesgar a quedarte solo porque la gente se vaya en tropel, es más que evidente que como empresa tienes muy claro cómo de potente es tu propuesta de valor al empleado así como tu estrategia de Employer Branding. En definitiva, los que se quedan son porque quieren quedarse. Y además son los que tú empresa quiere que se quede.

Quiero agradecer a Carlos Penalva la sugerencia que me hizo en el debate de Linkedin sobre el título que me ha inspirado para poder escribir este post. Ya sabes Carlos que eres un buscador nato de eslóganes 🙂

Isabel Iglesias

Los próximos 25 y 26 de mayo estaré en Madrid impartiendo el curso “Nuevas técnicas en entrevistas de selección. Si quieres más info, pincha en la foto.

También podría interesarte

Comentarios (10)
  1. Juan Carlos de los Santos Belén 5 meses atrás

    Excelente Isabel. Tremenda reflexión. Ojalá las empresas tomen eso en consideración. Un abrazo desde la República Dominicana.

    Contestar
    • Isabel Iglesias 4 meses atrás

      Muchísimas gracias Juan Carlos por pasarte por el blog y por tus palabras.
      Todavía hay pocas empresa que lo tomen en serio pero esto es solo una cuestión de tiempo.
      Saludos
      Isabel

      Contestar
  2. Andres 5 meses atrás

    Qué bueno Isabel!! Me acuerdo perfectamente de ese anuncio, fíjate me acuerdo hasta del nombre del tipo: Manuel Luque (si la memoria no me falla).

    Por cierto, me has dejado flipando con lo que comentas de tu experiencia en esa antigua empresa. Hay que ser mezquino y hijo de p……..y yo que creía que había tenido malos jefes!!

    Un saludo,
    Andrés

    Contestar
    • Isabel Iglesias 4 meses atrás

      Hola Andrés:
      Gracias por pasarte por el blog una vez más.
      Yo creo que los que tenemos ya una cierta edad recordamos ese mítico anuncio.
      La verdad que sí que eran mezquinos. Yo me enteré meses después de marcharme porque una compañera me lo contó.
      No sabes qué alegría me dio la decisión que tomé de no dejarme encandilar por sus cantos de sirena porque fueron muy insistentes.
      Saludos
      Isabel

      Contestar
  3. Juan Toro 4 meses atrás

    Hola, buenas tardes.
    Excelente post.
    Los vericuetos de la vida profesional me ha llevado a pensar y adoptar que el compromiso laboral debe ser por las dos partes. Si una parte no cumple ya sabe lo que le espera, o bien el despido o bien la marcha, a cual peor.
    De sobra son conocidos los compromisos del trabajador, pero el empleador desconoce los suyos, salvo los del beneficio propio y no los del trabajador para lograr ese fin.
    Por parte del trabajador, lo uhico que le queda es lo que hace con la compañia telefonica que le presta servicio, que si no le satisface se va a otra
    Ahora eso esi, tiene que tener un conocimiento del mercado e ir adquiriendo competencias para crecer y progresar como persona.
    Un saludo
    Juan Toro.
    https://www.linkedin.com/in/juantororebollo/

    Contestar
    • Isabel Iglesias 4 meses atrás

      Así es Juan! Llevamos mucho tiempo escuchando a las empresas pedir compromiso y ¿qué hay del que las organizaciones están dispuestos a dar? una relación laboral no puede basarse solo en una de las partes, de lo contrario la falta de resultados está asegurada.
      Gracias por pasarte por el blog una vez más.
      Isabel

      Contestar
  4. Fernando Hidalgo 4 meses atrás

    Guau, me ha encantado, la verdad, nunca había pensado en la búsqueda de ofertas fuera de la empresa así, reciéntemente estamos haciendo algunas cosas en la organización de la que formo parte, pero reconozco que con mucho miedo.

    Me encantaría hablar contigo más sobre todo esto, Isabel, pero no te logro encontrar en redes, twitter, linkedin, parece que hay muchas Isabel Iglesias! 😛

    Un saludo, gracias por tu post!

    Contestar
    • Isabel Iglesias 4 meses atrás

      Muchas gracias Fernando por tus palabras. La verdad que resulta sorprendente la ventaja que nos llevan los americanos en temas de innovación de Recursos Humanos.
      Isabel

      Contestar
  5. Manfred Camero 3 meses atrás

    Hola Isabel, me ha encantado tu post y reflexión sobre como bien citas las empresas abusan de sus empleados
    Del post me quedo con la siguiente idea que has citado: “la idea de que solo una de las partes debe mostrar compromiso y fidelidad”.
    Casi siempre lo exigen del lado del empleado, pero que hay del lado de la empresa… es NULA.
    En fin, todo en la vida tanto las personas como las empresas cosechan lo que sembraron, nadie se va con si cesta en la vida.
    Saludos desde México.

    Contestar
    • Isabel Iglesias 3 meses atrás

      Muchísimas gracias Manfred por tu comentario y tus palabras.
      Saludos
      Isabel

      Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.