Elsa Rodríguez en ” El Rincón del Blogger”: Un país de falsos emprendedores

Por fin nos hemos convertido en un país de emprendedores. Sí, señor, tantos años mirando con admiración al pueblo americano, donde nadie quiere ser funcionario ni aspira a empleo fijo sino que se arriesgan en emprender nuevos retos y a luchar por sus sueños y ya lo hemos conseguido: ya somos un país de « emprendedores ». Y es que en tiempos de crisis nuestras cifras de « emprendimiento » suman cifras y cifras a la derecha. Son los nuevos y, en la mayoría de casos, los « falsos emprendedores ».

¿Y quiénes son estos nuevos « emprendedores »?

En el mercado de trabajo neoliberal, la apuesta por los « emprendedores » es un intento de maquillar la precaria condición de los falsos autónomos.

Y en esta escena, los nuevos « emprendedores » son aquéllos que no tienen un plan de emprendimiento serio y viable, ni un proyecto innovador, ni un objetivo a largo plazo, aquéllos que no crean más empleo que el suyo, con el objetivo muy digno de la supervivencia y que no van a generar nuevas oportunidades sino que se limitan a aprovechar las pocas que el nuevo sistema les ofrece.

Autonomo-_-Forges

No son para nada la clave de la salida de la crisis  como se jacta en decir el Gobierno -yo diría más bien que son el producto y consecuencia de ésta-. Ya decía Aristóteles « no hay que hacer de la necesidad virtud ». Son los despedidos tras años de dedicación y compromiso con « su empresa », son los jóvenes sobrecualificados que buscan una primera oportunidad laboral que no llega, son los que se ven forzados a emprender a golpe de ERE,… Todos ellos obligados por un sistema donde ya no tienen cabida.

Falsos emprendedores porque no hay otro remedio. Falsos autónomos, porque así lo impone la empresa contratante. Sin proyectos, sin creación de nueva riqueza, sin innovación… una consecuencia de esta crisis que impone nuevos modelos de empleo.

Entre todos estos modelos destacan los TRADE o Trabajadores Autónomos Dependientes Económicamente. Quien crea que el término es un contrasentido en sí mismo se equivoca. Se trata de una figura laboral totalmente legal, relativamente nueva (se creó en junio de 2007) y que es cada vez más común en el mercado de trabajo de nuestro país.

El Nuevo Estatuto del Trabajo Autónomo incorporó la figura del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente  en su Título II, Capítulo III, Artículo 11.1 donde encontramos la definición de TRADE:

« …Aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales… »

Por si no ha quedado claro: imagínese que usted está en su empresa trabajando dignamente desde hace diez años y un día le dicen que le despiden pero que siguen contando con sus servicios, con los mismos, ni más ni menos pero… de forma diferente. Y ahí entra en juego el término TRADE. Usted sigue trabajando para la misma empresa que le despidió, pero ya sin nómina ni derechos, pagándose usted mismo el seguro de autónomo, cotizando al RETA y quedando a merced de las necesidades productivas de la empresa, sin compromiso ni estabilidad alguna, sino a golpe de factura/nómina mensual. En el fondo, poco cambia, sus jefes serán los mismos y sus funciones también, lo que cambia es la propiedad de los medios de producción (a partir de ahora los pondrá usted) o sea: se acabaron dietas, kilometrajes, ordenador, impresora o móvil de trabajo. Y por supuesto, cambian sobre todo sus derechos, hasta el punto de diluirse completamente. No es nada nuevo, es lo que antes se llamaba Outsourcing o externalización de servicios pero claro, se utilizaba exclusivamente para relaciones puntuales en departamentos que no eran clave en el núcleo de negocio de las empresas, no para la realización de funciones habituales.

Éstas son las condiciones que impone el Estatuto del Trabajo Autónomo para que un autónomo sea considerado un TRADE:

  1. Que sea un trabajador por cuenta propia que realiza una actividad económica o profesional de forma habitual, personal y directa para un cliente, del que depende económicamente por percibir por lo menos el 75% de sus ingresos por rendimientos del trabajo y de actividades económicas o profesionales.
  2. Que no tenga trabajadores contratados ni externalice toda o parte de su actividad.
  3. Que no ejecute sus servicios de forma indiferenciada de los trabajadores por cuenta ajena contratados por el cliente principal.
  4. Que disponga de una infraestructura y material propia: sea un vehículo o un ordenador portátil.
  5. Que organice su trabajo en función de su propio criterio, sin perjuicio de seguir las indicaciones técnicas del cliente.
  6. Que perciba una retribución variable en función de los resultados de su actividad.
  7. Que no sean titulares de locales comerciales o industriales ni de oficinas o despachos abiertos al público.
  8. Que no ejerzan la profesión conjuntamente con otros mediante sociedades u otra forma jurídica.

Otra de las consecuencias de una crisis que no sólo destruye empleo, sino que además está a punto de hacer desaparecer un modelo de relaciones laborales que costó muchos años de lucha construir.

Una crisis que nos ha llevado a tener casi un tercio de la población activa en paro, pero con un considerable aumento de los trabajadores autónomos, más de 53.000 en el último año, que se buscan la vida como pueden: algunos autoempleadores sin asalariados, unos pocos, (muy pocos) emprendedores y no nos engañemos, muchos TRADE.

Así que ya lo sabes, cuando vayas a una oferta de trabajo y te ofrezcan contar contigo pero reconvertido en autónomo, como colaborador, no te asustes, es legal. Harás lo mismo pero costarás mucho menos y la empresa no se arriesgará a que te pongas enfermo o tengas un accidente. Eres autónomo, « emprendedor » y ya no tienes una relación laboral, sino mercantil: te pagan por trabajo hecho, así que si estás enfermo y no puedes hacer tu trabajo no te pagan. Eso es legal, lo que no lo sería es que te fijaran horarios y restringieran tu autonomía para organizar tu propio trabajo, en ese caso estarían actuando en fraude de ley y podría denunciarse. Recuerda que ahora eres libre, eres un « emprendedor », a la fuerza pero emprendedor al fin y al cabo, uno de tantos en este país de falsos emprendedores y muchos supervivientes.

ELSA  Elsa es Licenciada en Derecho y tiene un Executive MBA por la Universidad de Oviedo. Tiene un Master     en Derecho Comunitario por la Universidad de Estraburgo. Así mismo tiene diversos cursos relacionados con el Derecho comunitario y los RRHH.

Tiene una amplia experiencia laboral en Derecho Comunitario, habiendo trabajado en La Corte Europea de Derechos Humanos y en la Comisión Europea.

Actualmente trabaja como técnico de Comercio Exterior para Asturex.

Elsa abrió un blog dedicado a los RRHH llamado Nuevas Empresas y Nuevos Trabajadores para Nuevos Tiempos.

Si quereis conocerla un poco más, podéis vsitar su perfil de Linkedin y su cuenta de twitter: @duquelsa19


18 thoughts on “Elsa Rodríguez en ” El Rincón del Blogger”: Un país de falsos emprendedores

  1. Hola Elsa. Buen artículo. Yo soy de ese club de emprendedores, y me he sentido fotografiado…

    Para mi, ser emprendedor es una actitud, y se diferencia de ser autónomo en que nace como una reacción a algo rancio, como es nuestro modelo productivo. Ojalá este movimiento así llamado sea la semilla de un nuevo tejido empresarial en España.

    Estoy de acuerdo en que muchos entrarán en este club para beneficiarse de financiaciones o para dar pelotazos, como bien han comentado antes. Pero ser emprendedor lleva en el ADN que es una carrera de largo plazo, con fracasos intermedios y con zancadillas en los arranques.

    Sólo nos queda esperar a que bajen las aguas de una vez y podamos volver a sembrar en lo que nos quede de campo, antes de que se agoten nuestros recursos y tengamos que volver en brazos de la rueda que nos ha llevado a esta situación.

    Me gusta

  2. ¡¡Hola!! Entre mis actividades deportivas, dos días a la semana me gusta dar largos paseos por las calles de mi pueblo y suelo detenerme en los negocios de algunos amigos, para charlar con ellos y que me cuenten; ayer hable un buen rato con uno que por esa sensación de: “tengo que hacer algo” puso una tienda de Bicis en Noviembre/12 y tristemente ya se está planteando cerrarla, se da de margen hasta Junio/14 ¿Y ahora qué? ¿Donde están esos a los que se le llena la boca con acusarnos de ser unos mantas por no emprender? No sigo que me cabreo. Gracias Isabel.

    Me gusta

    1. Hola Gustavo:
      Justamente por eso el post de Elsa tiene tanta coherencia. No es lo mismo emprender que ser autónomo. Y no todos los autónomos son emprendedores. Los hay que lo son por pura necesidad pero eso no quiere decir que su verdadera vocación sea emprender.
      Es más que conveniente que empecemos a distinguir lo emprendedores que de verdad así lo sienten los que lo son por pura supervivencia, o simplemente buscan una manera de poder seguir desempeñando una profesión.

      Gracias por pasarte

      Me gusta

      1. Hola Isabel y Gustavo:
        Estoy plenamente de acuerdo con vuestros comentarios sobre la diferencia entre emprendedores y autónomos. El problema, creo yo, es que la legislación y la fiscalidad trata a todos los autónomos como si fueran futuros cracks. Quizá ya sería hora de exigir a la administración que no nos líe con falsos mensajes.

        Un saludo,

        Àfrica Rubiés Mirabet

        Me gusta

      2. Hola Africa:
        Claramenate existe un mensaje tendencioso para favorece la figura del emprendedor.
        Evidentemente sería más que deseable que desde las instituciones se creyese más en el emprendimiento y no se utilizase como un asidero del que agarrarnos en estos momentos.

        Gracias por pasarte y por dejar tu comentario

        Me gusta

  3. Gracias Isa por invitarme a tu casa. Es un tema delicado que por desgracia está de actualidad y toca la fibra sensible de la gente. Ojalá hubiera tantos emprendedores como dicen. Aunque me conformaría con unos pocos pero buenos, con apoyos financieros (que los que hay son insuficientes) para que puedan sacar adelante su proyecto y contratar a mucha gente. Mientras tanto, los demás, sobrevivirán como puedan.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Gracias a tí Elsa por esta magnífica colaboración. Como habrás podido ver es un tema que levanta ampollas y pasiones a partes iguales. Es una gran realidad y como comenta Nacho Cambralla, estamos metidos en una nueva burbuja. Ahora es la burnuja emprendedora y más adelante será otra.
      Está claro que ser autónomo no es ser emprendedor y hoy en día ser autónomo es un deporte de riesgo.
      Gracias de corazón por tu acertadísimo post.

      Me gusta

  4. ¡Sí señora!

    Y, lo peor. Aquellos que orgullosamente se autodenominan “emprendedores” son, en muchos casos, gente que aspira a dar un pelotazo vendiendo su proyecto a quien esté dispuesto a pagar una morterada.

    Me gusta

    1. Hola asidecar:
      Tienes razón. En España se ha confundido emprendimiento con dar un pelotazo. No es de extrañar teniendo en cuenta la época de la que venimos y que nos costará olvidar.
      Los mal llamados”emprendedores” son aquellas personas que han sido durante mucho tiempo modelos de una época donde había de todo menos espíritu emprendedor.
      Como tu bien dices, es necesario que nos replantemaos que son en realidad los emprendedores y quienes son simplemente especuladores.

      Gracias por dejar tu comentario.

      Me gusta

  5. Gracias, Elsa, por el artículo. Y gracias a Isabel por compartirlo. ¡Por fin un soplo de aire fresco en el ambiente con olor a incienso pasado por Starbucks del fabuloso mundo de los emprendedores!

    Me gusta

  6. Hola Elsa, que alegría verte por casa de Isabel.

    Muy certero tu artículo. Sin duda, en el país de las burbujas, llevamos ya un tiempo con la burbuja del emprendimiento, donde los políticos la alientan con su estrategia de “echar balones fuera” tratando de eximirse de sus responsabilidades.

    Recuerdo haber utilizado la fórmula TRADE hace 3 o 4 años, cuando estaba en RH, para incorporar agentes comerciales en la compañía. No funcionó. Ni para la empresa ni para el trabajador. Buscando flexibilidad y costes variables nos encontramos con una baja implicación y pobres resultados.
    “If you pay peanuts, you get monkeys”.

    Un saludo a las dos.

    Me gusta

    1. Gracias Nacho por pasarte y sobre todo por dejar tu experiencia con los TRADE.
      A veces creemos que lo que es mejor para los costes es lo más adecuado para la empresa y con tu experiencia estamos viendo que no es así.
      Creo que en ocasiones en las empresas nos cegamos con los costes sin valorar que a la larga estamos en realidad reduciendo otros aspectos importantes, como es la calidad de los servicios prestados, el compromiso e incluso los resultados.

      Me gusta

  7. Mi sincera felicitación para Elsa por este gran artículo sobre el emprendimiento en España y a ti Isabel, por contar con ella en esta sección de tu blog. Enhorabuena a ambas.
    Un fuerte abrazo.
    Julio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s