En redes sociales NO hay atajos

Hace unos unos meses descubrí que una persona de mi red, a la que conozco hace bastante tiempo, había comprado unos cuantos miles de followers en Twitter.

Me sigue llamando la atención que todavía haya personas que piensen que esto es una buena opción cuando las posibilidades de poder descubrir el engaño hoy en día son tan elevadas debido a la gran cantidad de herramientas que existen para poder auditar una cuenta y descubrir si los seguidores que tienes son reales o más bien fruto de una compra.

Y para muestra un ejemplo real de compra de seguidores en twitter:

Yo no sé vosotros pero yo soy incapaz de sumar más de 2.ooo seguidores en Twitter en ¡SOLO dos días! de forma natural por mucha interacción y contenido que aporte.

He tratado de adivinar los motivos que pueden llevar a una persona a sucumbir a este tipo de prácticas muy poco lícitas y que, por otro lado, no hablan muy bien de su honestidad como profesional porque, desde mi punto de vista, TODO lo que hacemos habla de nosotros. Y si uno considera que no pasa nada por falsear un dato como su número de seguidores, que al fin y al cabo no nos va a generar a priori más ingresos o que vaya a generar algún tipo de daño de una forma directa a nadie, me quedo con la duda de si no será esa su manera habitual de estar y de ser como profesional. Al fin y al cabo, esto no deja de ser marca personal

Ya sabemos que lo de la compra de followers en la mayor parte de las redes sociales es algo que está a la orden del día, pero me pregunto si de verdad es tan importante el número de seguidores.

Algunas de las cuestiones por las que pienso que una persona puede sentir la tentación de engordar de manera artificial su número de seguidores:

  • La apariencia lo es todo: es posible que pienses que el número lo es todo y que nadie más se fijará si en realidad los perfiles que te siguen son falsos, o que sus bios están en idiomas incomprensibles e indescifrables o que por alguna extraña razón no tuitean nunca nada o que las cuentas son privadas para que no sea posible ver el contenido que no es otro que el que se genera a través de robots.

  • Desconocimiento profundo de cómo funcionan las redes sociales: cuando llevas un tiempo en redes sociales te das cuenta de que NO existen los atajos, y los que hay terminan por volverse en tu contra. Tratar de hacer crecer tus seguidores a golpe de talonario no deja de ser un reflejo de que no tienes ni idea de qué significa estar en las redes, de que no sabes que aportar contenido y compartir es la base para que tu comunidad crezca.
  • Cantidad frente a calidad: existe la idea de que la cantidad vale por encima de todo. Cuanto más grande sea tu red mejor. Da igual cómo sea esta; lo que importa es que sea muy extensa, aunque sea falsa, porque eso es en lo que se fijarán los demás.  Como dice el refranero popular: “burro grande, ande o no ande”.

Algunos datos que nos pueden hacer pensar que una cuenta de twitter, por ejemplo, tiene un elevado número de seguidores falsos: muy pocos tuits publicados, número de personas seguidas bajo y un elevado número de seguidores. No nos engañemos, a todos nos gusta ver cómo el número de seguidores crece pero si no ofrecemos nada de valor o publicamos muy poco, ¿por qué habrían de seguirnos?

NO existen fórmulas mágicas en redes sociales y sí mucho esfuerzo

Los que llevamos  un tiempo en esto de las redes sociales sabemos de sobra que conseguir una red de un tamaño más o menos importante lleva su tiempo y, sobre todo, mucho esfuerzo.

En muchas ocasiones me han preguntado cuál es la “clave del éxito” para poder conseguir seguidores en redes sociales y que estos sean de calidad.

Si te soy sincera te diré que NO hay fórmulas mágicas y que comprar seguidores me parece una de las opciones más desafortunadas que uno puede hacer.

Ahora bien, si quieres que tu comunidad crezca y que tú también puedas crecer como profesional con ella, hay varias cosas que sí puedes hacer:

  • Márcate una estrategia: define cómo quieres que sea tu red, tu comunidad, qué tipo de perfiles quieres que estén y cuáles no quieres que formen parte. Decide en qué redes quieres estar y en cuáles no. Es preferible estar en pocas redes y bien a estar en muchas y no poder atenderlas de forma adecuada.
  • Elabora tu plan de contenido: par mi una de las claves de mi red es la de poder aportar contenido de valor sobre mi área profesional. Esta es una de las cuestiones que más valoran tus seguidores: que puedan leer contenido interesante, nuevo, fresco. Para ello es fundamental poder tener una base de webs, blogs, enlaces, suscripciones a artículos relacionadas con tu área profesional del que puedes “beber” de forma diaria y compartir con tu comunidad. Esta es una labor ardua pero que tus seguidores valoran de forma muy positiva ya que no dejas de ser un curador de contenidos; es decir, lees, analizas, seleccionar y filtras contenido de valor para que otros puedan leer sin necesidad de hacer ese mismo trabajo.
  • Interactúa con tu red: muéstrate cercano, accesible y, sobre todo, contesta. No nos olvidemos que detrás de una foto de perfil de cualquier red social hay una persona y que a TODOS nos gusta que nos traten como tal. Si te empeñas en ignorar constantemente a tu red, no das las gracias, solo hablas de ti y de lo maravilloso que eres tú o tu empresa, al final se cansarán porque no estás aportando nada de valor. Piénsalo de esta manera: hay tantas personas en las redes que ¿por qué habrían de seguirte a ti si no te diferencias de los demás?
  • Ten paciencia, mucha paciencia: que tu red crezca hasta un determinado tamaño no es flor de un día. Puedes tardar varios años en que tu cuenta de twitter crezca en varios miles de seguidores.
  • Sé constante: cuando empecé en Twitter una persona me dijo que los primeros 1.000 seguidores eran los más difíciles de conseguir ¡y qué razón tenía!. Tarde casi 1 año en poder llegar a esa cifra pero no era algo me preocupaba porque mi objetivo era otro completamente diferente. La constancia es fundamental porque, como ya he comentado, los resultados conseguidos a golpe de esfuerzo son los más gratificantes y los que, por otro lado, perdurarán. Cuando compras seguidores puedes encontrarte con que un día te descienden de golpe en varios cientos porque twitter ha descubierto que has comprado y claro está, elimina los perfiles.
  • Recuerda que TODO lo que hagas hablará de ti: tanto lo que haces como lo que no, habla de ti. Es tu marca personal. Si decides optar por coger un atajo, estás dando información sobre ti. Si decides que la calidad de tu comunidad es más importante que poder utilizar este tipo de malas prácticas, habrás apostado por la honestidad y la profesionalidad.

¿Crees que merece la pena el daño que pude hacer a tu marca personal este tipo de actuaciones?

Isabel Iglesias

 


6 thoughts on “En redes sociales NO hay atajos

  1. Muy buen artículo, Isabel (como de costumbre).

    Interesante tema. Debo decir, a título anecdótico, que el tema de los “followers” fue objeto de debate con unos colegas y amigos. En aquella ocasión acuñamos el término “Ego-cuentas”, cuya definición, en esencia, has descrito muy bien en el post. El tema de los “Ego-cuentas” merece dos reflexiones se paradas. Por un lado, el porqué de su razón de ser, y por otro lado, su efectividad real. Con relación a este particular, realizaré unas modestas reflexiones, producto de la experiencia vital de quien esto escribe.

    Por lo que se refiere a la primera cuestión, muchos coleccionan followers cual cromos al objeto de que éstos, a su vez, traigan más followers, y una vez realizado dicho objetivo pueda cumplirse el fin: conseguir algún contrato publicitario o bien crear una “apariencia de alta (falsa, en muchas ocasiones) profesionalidad” a fin de que esos mismos followers decidan traer sus asuntos o negocios al Ego-cuentas. Y a muchos les funciona, habida cuenta de que, en la mentalidad colectiva, está muy arraigada la idea de que “más es menor” y las “apariencias”. Ello es hábilmente explotado por los Ego-cuentas.

    De hecho, valga el ejemplo que traeré a colación, me viene en mente el caso de una mujer abogada. Una auténtica reina de las Ego-cuentas. Su estrategia es sencilla: la táctica de la Coca-Cola. Hacerse presente en RRSS, de modo que sus followers la tengan hasta “en la sopa”, e ir haciendo más followers. Y cuando ha conseguido un número de followers suficiente, añadir “méritos” a su perfil profesional. Y claro, la gente pensará “teniendo tantos followers, sus méritos quedan corroborados y, en consecuencia, es una buena profesional”. La táctica le sirvió: consiguió atraer negocio, hacer entrevistas, ser invitada en conferencias de prestigio, etc.

    Sin embargo, como profesional, según palabras de otros colegas, es bastante mediocre. Dentro de ese “envoltorio”, nada de valor había. “Sus análisis parecen lo más propio de un alumno de 3º de carrera…ha copiado partes de sus artículos”, decía un compañero.

    Pero nada de eso importaba. Esa Ego-cuentas supo jugar bien sus cartas, y consiguió su objetivo propuesto.

    Finalmente, y entrando de lleno a la segunda de las cuestiones, ¿es efectiva esta estrategia de las Ego-cuentas? En humilde opinión, su efectividad es relativa. Primeramente, uno tendría que ser hábil como la protagonista de la historia antes descrita, y segundo, con todo, el engañó tendría un alcance parcial.

    A este respecto, y en contraposición a la Ego-cuentas, pongamos el caso de otros auténticos profesionales, y cuyos indicios de credibilidad son los que siguen:

    (1) Son profesionales que se han fraguado una marca lenta y constantemente.
    (2) Son profesionales que no priorizan la “forma” (esto es, el envoltorio) sobre el “contenido”, sino más bien al revés, esto es, que sus intervenciones en RRSS son de calidad y valor añadido (contenido), y el marketing es un medio complementario y sirve a aquélla (forma).
    (3) Sus contactos suelen tener un perfil medio-alto y alto, lo cual da mayor veracidad a su perfil, puesto que esta suerte de perfiles son mucho más difíciles de engañar a través de las apariencias.

    Recapitulando, en humilde opinión, si se quiere ser un profesional con una marca potente es mejor dar pasos cortos pero firmes (como dicen los chinos) y que sea el trabajo el que hable por ti. Todo ello valiéndose de los recursos de RRSS y marketing digital, pero, como he dicho, sin que en ningún caso jamás sustituyan el valor añadido y una buena intervención de calidad en RRSS.

    Como una vez dijo Víctor Candel con ocasión de un certero artículo suyo sobre las mentiras en el CV “la mentira tiene las patas muy cortas”.

    En este sentido, un Ego-cuenta podrá, todo lo más, engañar a algunos (pero no a todos).

    Me gusta

    1. Gracias Omar por tus siempre extensos y tan completos comentarios.
      A mi con el ejemplo me surge una duda: ¿realmente las personas con las que trabajan no se dan cuenta que fuera del envoltorio no haya nada o lo que hay no cumple con lo esperado? es que me resulta tan llamativo que algunos se queden solo con la parte superficial.
      Isabel

      Me gusta

  2. Hola Isabel, he denunciado a una empresa que me contrato por medio de una ETT no puedo decir el nombre para trabajar en una maldita empresa de franquicias de transportes de paqueteria nacional ASM y que me discriminaron por tener experiencia y se rieron de mi y lamentablemente me mandaron a la calle el mismo dia, creo que por mi experiencia y seguro que se vio amenazada por mi CV una tia..Me ha causado un gran dolor mental..no puedo pensar … esto me ha jodido mas de lo que pensaba. Hay gente que hace daño. En serio.

    Me gusta

    1. Entiendo, Luis que conoces aquella dicha castellana que reza “lo que mal empieza, mal acaba”. Una empresa que trata así a sus potenciales empleados, es fácil inferir cómo trata o tratará a sus ya empleados. Con lo cual, nada bueno auguraba ello. Pero es que, ya no solo por el trato: además, que una empresa “se mofe” de la amplia experiencia que puede aportar un profesional a su negocio, ello nos da una pista a propósito de su gestión, su “capacidad” para detectar talento, valorar a sus empleados, etc. En suma, creo que implícitamente te han hecho un favor. Sí, si se me permite la expresión, fastidia. Fastidia perder una potencial oportunidad de trabajo. Sin embargo, desde la humilde experiencia de un servidor, no merece la pena hacerse mala sangre por “lo que pudo ser”, cuando, en realidad, como en las relaciones humanas, dicha relación profesional estaba sentenciada desde el inicio.

      Me gusta

      1. Desde luego me han hecho un favor porque como dices estaba sentenciado desde el principio. La experiencia que me aporta ? Pues sencillamente no me gusta perder el tiempo ni mi dinero en gastar mis esfuerzos en esa y sin duda ” mierda ” de trabajo y menos que me pongan en una situación tan desagradable.
        La verdad es que cuando me metió la señora en el despacho y me confirmo que lo habian pensado mejor y creia que no tenían tanto trabajo y menos para que siguiera mi contestación fue ” muy bien ” ni pregunte porque.
        Ciertamente me sentí liberado cogi mis cosas personales y me fui sin mas.
        Por mi parte a la empresa de ETT les expedí una denuncia por discriminación, trato denigrante e intentar demostrar mi inexperiencia en el sector. La ETT acepto de buen grado el escrito y me dieron las gracias por mi iniciativa. Desde luego toda la culpa me la hecho yo por intentar trabajar con estas empresas que creen que lo hacen muy bien y son unos chapuzas. Todo por intentar conseguir un trabajo. Es increible.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s