Preguntas estúpidas que pueden hacerte en una entrevista de trabajo

A lo largo de los años que llevo trabajando he tenido la oportunidad de asistir a unos cuantos procesos de selección como candidata con la perspectiva de reclutadora, lo cual me ha facilitado poder tener una visión crítica de la función de RRHH.

Cada entrevista de trabajo que hacía como candidata me lo tomaba, no sólo como una oportunidad de poder acceder a un puesto de trabajo diferente, sino como una forma de ver qué hacían otros profesionales del gremio.

Es como una especie de benchmarking para poder integrar nuevas prácticas en los proceso de selección.

Durante este tiempo he podido verificar cómo hay ciertas preguntas que se repiten de manera incesante en las entrevistas de trabajo sin que tenga muy claro para qué sirven. Creo que, como en otras cosas, los reclutadores nos dejamos llevar por modas y si ahora se estila preguntar ¿cuál es tu punto débil?”, te encuentras con que es la pregunta que no puede faltar en cualquier proceso de selección que se precie.

Reconozco que hacer una buena entrevista de trabajo requiere de esfuerzo y, sobre todo, de interés por conocer al candidato, lo cual implica salirse de las preguntas rutinarias y utilizar el poder de las éstas para obtener la máxima información posible.

Está muy extendida la idea de que cualquiera puede hacer una entrevista. Y es cierto, en parte.

Cualquiera puede hacer preguntas pero eso no quiere decir que se vaya a realizar una buena entrevista, o que, por lo menos se cumpla con el objetivo de poder detectar qué talento o habilidades tiene el candidato.

Resulta complicado poder llegar a conocer las verdaderas habilidades de un candidato si nos empeñamos en lanzarles una batería de preguntas estándar que, además, difícilmente tiene correlación con el desempeño de éste.

Reconozco que tras unos cuantos años dedicándome a hacer entrevistas no he sido capaz de sacar información fiable ni válida de una serie de preguntas que se han vuelto imprescindibles en todos los proceso de selección.

Es por ello que he querido reunir en este post las 3 preguntas estrella de los proceso de selección y que considero que aportan poca información o que ésta está sujeta a la interpretación del reclutador, pese a que siguen formando parte del repertorio de muchos entrevistadores:

  1. ¿Cuál es tu punto débil? Esta es una de las preguntas que más me han hecho desde que empecé a trabajar a finales de los 90. Para mi sorpresa, en pleno siglo XXI se sigue repitiendo como si fuese a tener un efecto predictor de la capacidad del candidato. Si, ya sé que alguno me diréis que lo que se quiere es detectar el grado de autoconocimiento del candidato, y posiblemente así fuese cuando se empezó a usar. Sin embargo, y tras haber visto en centenares de artículos, posts y manuales que hablan sobre cómo contestar esta pregunta en una entrevista de trabajo, tengo mis dudas de que realmente sirva para algo. De hecho, en alguna entrevista he tenido la sensación de que el candidato se sentía un poco decepcionada por no habérsela hecho. Al fin y al cabo era una de esas preguntas que los candidatos suelen llevar preparadas y cuya respuesta sueltan de carrerilla cuando la escuchan. A veces tengo la sensación de que están deseando que la hagamos porque se la saben como quien lleva la lección aprendida en un examen.file5001245785573
  2. ¿Por qué crees que deberíamos contratarte a ti? sinceramente nunca he sabido qué esperan los reclutadores de esta pregunta. Cuando estás en un proceso de selección sólo conoces una parte de la información: la que la empresa ha querido facilitarte, con lo que resulta muy complicado poder dar una respuesta que encaje. No conoces a los otros candidatos ni es probable que los conozcas a lo largo del proceso de selección, ¿qué se espera de esta pregunta? ¿Acaso una declaración de todas tus habilidades y capacidades? ¿Y por el hecho de que digas que sabes hacerlo mejor que los otros, es suficiente como para que el reclutador se lo crea?
  3. ¿Dónde te ves trabajando en x años? esta es otra de las preguntas que siempre me he preguntado por qué se hace. ¿Acaso tenemos una bola de cristal para poder verlo? Y aún así, no deja de ser un deseo o algo que quieres hacer. Sé que hay gente que pensará que esta pregunta se hace para ver la ambición del candidato o hasta dónde quiere llegar. Yo no sé qué pensar sobre esta pregunta si tenemos en cuenta que nunca me plantee tener mi propia empresa hasta hace 1 año, con lo que no he podido decirlo en ninguna entrevista. ¿Significa eso que no sería una candidata válida por haber descubierto en tan sólo 1 año que quería emprender?. ¿Todavía hacéis planes a tan largo plazo? porque a la velocidad que se está moviendo todo a mi me cuesta trabajo pensar qué va a pasar a la vuelta de dos años siquiera.

Si esperas respuestas adecuadas a estas preguntas lamento decirte que no las tengo ya que como candidata no tenía muy claro qué contestar y como reclutadora opté por no usarlas por la poca utilidad que me aportaban.

Si te las hacen en algún proceso de selección, mi única recomendación es que huyas de las respuestas aprendidas y preestablecidas y que seas tu mismo en la respuesta. Por lo menos el reclutador escuchará una respuesta original, para variar.

Isabel Iglesias

_______________________________________________________________________________________________

El próximo 13 de febrero, el equipo de Etrania Human Resources & Training iniciamos en la Universidad de Alicante, el curso Reclutamiento 2.0, detección de talento y nuevas tendencias en Recursos Humanos. Una acción formativa de 12 horas donde trabajaremos en la identificación de las últimas tendencias en Recursos Humanos, surgidas por los cambios estructurales y nuevas formas de relación entre las empresas y sus trabajadores. Si estás interesado en inscribirte puedes hacerlo aquí.

25 thoughts on “Preguntas estúpidas que pueden hacerte en una entrevista de trabajo

  1. La ultima pregunta, es para saber si tiene sentido logico del futuro; al entrevistador le importa un pito lo que respondas, lo unico importante es que sea razonablemente logico. Es para detectar algunos “desequilibrios” psicologicos, que muchos hay…

    Me gusta

    1. Gracias XDuende. Lo único es que si con una única pregunta una persona es capaz de detectar desequilibrios psicológicos……
      En fin, esa podría ser una posible razón aunque me parece que haría falta alguna más para poder detectarlo.

      Gracias por pasarte.

      Isabel

      Me gusta

  2. Lo mejor es dejar que el candidato hable todo lo que quiera sobre su carrera profesional, y porque no nos permita conocer un poco mas de EL mismo desde un ambito personal, sin invadir su privacidad, y sin entrar en estereotipos del marco de una entrevista,,, eso resulta y facilita el ambiente amigable en la entrevista… a medida el candidato se desenvuelve y comenta sus experiencias, podemos darnos cuenta de sus habilidades de liderazgo, adaptacion y confrontacion a situaciones inesperadas o dificiles en su larga experiencia., en lo personal me ha resultado y he logrado obtener lo que buscaba.

    Me gusta

  3. Buenas tardes a todos,

    Muy interesante y divertidas vuestras experiencias, aunque algunas de ellas no deberían de serlo y no lo fueron en su día pero a la larga, creo que somos capaces de reírnos de estas experiencias gracias a la perspectiva que nos da el paso de los años, en mi caso también la edad. Me acaba de venir a la cabeza una de mis entrevistas en las que el reclutador me animaba a decir que no era tan importante en ese momento pensar en hacerme un contrato que primero estuviera un tiempo trabajando y que después ya veríamos. En ese momento, me quedé mirándole con una sonrisa y le pregunté ¿tiene usted contrato? A lo que me respondió que no era relevante, contestándole yo que para mi sí puesto que quería saber si realmente se estaba poniendo en mi lugar. En fin……como suelo decir, ya os imagináis lo que pasó pero sinceramente me sentí fenomenal a pesar de las ganas que tenía de encontrar un trabajo. Las mismas que siento ahora pero………..no decaigo estoy segura de que antes de jubilarme encontraré un sitio en el que valga la pena trabajar y os deseo a todos lo mismo.
    Un saludo,
    Núria Parralejo

    Me gusta

    1. Lo cierto Nuria es que hay reclutadores que tratan de vendernos una moto que sabemos que no vamos a comprar, como tu caso.
      En esos casos me molesta que me tomen por tonta y que insulten mi inteligencia con este tipo de ofrecimientos, por llamarlo de alguna manera.
      Yo me levanté de una entrevista hace muchos años al escuchar algunas de las cosas que me estaba diciendo el reclutador.
      No me gusta hacer perder el tiempo ni que me lo hagan perder.

      Gracias por pasarte por el blog.

      Me gusta

  4. Las preguntas que planteas no es que sean estúpidas, yo diría más bien que están manidas y que son típicas en la mayoría de las entrevistas. Pero es que la originalidad no es precisamente un punto fuerte en la selección de personal. He formado a muchas personas en orientación laboral y en entrevistas de trabajo y desde hace mucho tiempo las preguntas son las mismas. Tal vez lo importante es como decís varios de vosotros, la respuesta a esa pregunta y eso implica tener claro los objetivos profesionales y conocer bien la empresa.

    Me gusta

    1. Totalmente cierto Esther. Hay reclutadores que son muy poco originales porque hacer lo contrario supondría un esfuerzo que no todos están dispuestos a hacer. Así pasa, que pagamos justos por pecadores.
      Necesitamos empezar a poner en valor nuestra profesión y para ello necesitamos poder mejorar nuestro nivel de profesionalidad.

      Gracias por pasarte por el blog.

      Me gusta

  5. ¡¡Hola Isabel!! Me ha encantado leer tu post.

    Siempre que me han hecho esas preguntas, por la cara que ambos poníamos, ni siquiera quien me entrevistaba creía que fuesen necesarias hacerlas y sinceramente, por mucho que he intentado crear una respuesta adecuada para cada una de ellas, siempre tenía la sensación de que debía contar una película que no tenía nada que ver con la realidad.

    Espero que lo hayan leídos muchos profesionales del tema y tomen nota.

    Saludos.

    Me gusta

  6. Hola a todos.
    He participado de las dos formas en algunos procesos, como candidato y como entrevistador y coincido con dos puntos comentados por Eva Martinez, el primero es que efectivamente no hay preguntas buenas ni malas y por ello considero que no siempre en las entrevistas las preguntas que se hacen (algunas de cajón como las descritas antes) buscan una respuesta “diferente”, sino evaluar la actitud de quien la responde, si es el robot que tiene predefinida la respuesta o la espontaneidad de la persona que esta en la entrevista y justamente el segundo punto que traigo a colación en el comentario de Eva Martinez, es lo sucedido en la película de Morgan Freeman, quien durante muchos años responde como robot y no pasa nada, pero cuando lo hace con su yo interior, es cuando entonces se nota y por eso consigue la libertad, es decir, las preguntas pueden ser las mismas para todos pero considero que las respuestas son las que dicen mucho del candidato en la entrevista.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Hola Jorge:
      Comparto vuestra opinión.
      Lo único es que la mayor parte de veces, los reclutadores usan esas preguntas esperando ya una respuesta predeterminada con lo que ya están de alguna manera cercenando la espontaneidad de los candidatos.
      Como candidata nunca he sabido qué contestar en esas preguntas porque tengo la sensación de que esperan una respuesta predefinida.
      Y como reclutadora dejé de usarlas porque a mí personalmente no me aportaban nada.
      Los candidatos traen las respuestas aprendidas y rara vez encuentras a alguno que sea él mismo en esas respuestas. Como comento en el post, hay muchas webs y posts que hablan de cómo prepararse esas preguntas y no resulta nada espontáneo.

      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.

      Isabel

      Me gusta

  7. Hola Isabel,

    La verdad es que muchas veces he pensado de qué le valen al entrevistador este tipo de preguntas. Y pienso como tu que se deja guiar por las modas y no por conocer las habilidades y competencias que pueda tener el candidato para saber si encaja en el perfil. Sin embargo, muchos profesionales de RR.HH las siguen haciendo. A mi me han hecho las tres preguntas en varias ocasiones.

    Un saludo,

    Lidia Vega

    Me gusta

  8. Buen día Isabel, es muy cierto sobre las preguntas y a veces sientes prepotencia del reclutador, te hacen esperar mucho tiempo y te atienden en 5 minutos. He tenido la desgracia de tener entrevistas malas como candidato, pero también hubo muy buenas. Te platico de una que sucedió como lo comenta Federico, describe lo mejor de ti en 30 segundos, por qué otros 30 segundos; gracias por venir nosotros le avisamos… y sigo esperando que me avisen desde 1994, jajaja. La otra fue muy frustante, tuve que cambiar de empleo a otra ciudad, mi familia se quedó debido al periodo escolar de los hijos y recién que me fui (15 días aproximadamente) me llaman para una entrevista de una nueva empresa que se instalaría, fueron inflexibles con la hora de la cita y para acudir a ella no tuve remedio que faltar después de la hora de comida, manejar 2 horas en carretera, llegar a casa y cambiarte de ropa adecuada para la entrevista, me hicieron esperar más de una hora, me pasa la reclutadora, revisa delante de mi la información, me voltea a ver y me dice: discúlpeme Sr. Rosales, no es lo que andamos buscando, gracias por venir. Te imaginas todo lo que puse en riesgo por acudir a la entrevista y que te digan lo que me dijeron. Es una de las pocas veces en mi vida que me he enojado tanto que… es mejor olvidarlo y tomar la parte positiva, esta situación me hizo comprender que mi futuro estaba en la otra ciudad en la empresa que acababa de ingresar días atrás, ese fue el detonador para dejar de pensar cómo regresarme con mi familia. Concluyo comentando que mi perspectiva cambió en ese momento, me dediqué al 100% en la nueva empresa, mudé a mi familia posteriormente conmigo y que fueron unos maravillosos años laboralmente y familiarmente; y todo por una pésima entrevista. Gracias Isabel por compartir, saludos.

    Me gusta

    1. Gracias Luis por volver a mi casa ya que valoro mucho los comentarios de otros colegas.
      Resulta curioso los casos que comentas. Yo creo que muchos de nosotros tenemos situaciones similares.
      A mí me pasó no hace mucho que, gracias a una entrevista que hice, decidí que quería emprender.
      A veces, merece la pena pasar por esas situaciones sólo para que nos ayude a situarnos y a darnos cuenta de lo que tenemos.
      Gracias por pasarte .
      Un placer leer tus experiencias.

      Isabel

      Me gusta

  9. Hola Isabel, según te estaba leyendo se me venía a la cabeza la escena de la película Cadena Perpetua en la que a Morgan Freeman le hacían pasar una entrevista para evaluar si concederle o no la libertad condicional. Evidentemente el contexto ni el fin es el mismo, pero si habéis visto la película él pasaba por ese trance de que una especie de tribunal le evaluara todos los años y él acudía siempre llevando las respuestas preparadas (y siempre se la denegaban). Un año, ya aburrido, decidió contestar sinceramente, vino a decir algo así como que después de toda la vida pasando por aquello ya le daba igual lo que decidieran y que sinceramente ya ni sabía si estaba o no preparado para salir de la cárcel… y esa vez le concedieron la libertad. Al final yo creo que lo importante de las entrevistas no es saber cuál es el mejor tipo de respuesta (entre otras cosas porque no existen respuestas buenas o malas) sino ser tu mismo y que el que está al otro lado haga su trabajo para evaluar y prever si vas a encajar o no en lo que se busca. De poco vale pretender aparentar lo que no eres si luego tienes que aterrizar en un puesto y un entorno en el que no hay guión. Por eso estoy plenamente de acuerdo en que hay preguntas absurdas y que es igualmente absurdo pretender llevar preparada la respuesta. Un gusto leerte, como siempre.

    Me gusta

    1. Hola Eva:
      Es verdad lo que comentas de la película cadena perpetua!!! Qué buen ejemplo. Gracias por traerlo.
      El problema de todo esto Eva es que aunque pretendamos ser nosotros mismos, hay reclutadores que se empeñan en que seamos todos igualitos, cortaditos por el mismo patrón y dando las mismas respuestas. Y claro, eso hace que atinar se convierta en algo harto difícil.
      En fin, nos queda mucho trabajo por delante.
      Gracias amiga. Ya sabes que me encanta leerte 🙂
      Isabel

      Me gusta

  10. Hola Isabel
    Yo lo primero que le digo a un candidato cuando le entrevisto es «No te preocupes que no te voy a hacer preguntas raras de esas que salen por internet». No veas cómo se relaja la gente.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. Jajajajja qué bueno Antonio. La verdad es que si ya de entrada le dices eso, seguro que se sienten mucho más cómodo porque parece que están esperando esas dichosas preguntas en cualquier momento.

      Gracias Antonio por pasarte 🙂

      Isabel

      Me gusta

  11. Hola Fede y bienvenido a mi blog:
    Lo que comentas es muy cierto. Las preguntas son estúpidas porque hay reclutadores que no se toman muy en serio lo que supone hacer una entrevista. Igual es que un día de estos leyó o escuchó en algún sitió esas preguntas y las replicó como un papagayo sin saber muy bien qué podía obtener.
    Me parecen unas preguntas completamente absurdas y fuera de lugar, aparte de que no aportan nada.
    Yo también me he visto en alguna de esas y al final he optado por contestar lo que me ha parecido. El resultado te lo puedes imaginar: descartada por no entrar dentro del patrón esperado del reclutador.
    En fin, nos queda mucho por mejorar Fede.
    Gracias por pasarte.
    Isabel

    Me gusta

  12. Entiendo que después de filtrar 300 CV y pasar a la fase de filtro telefónico, no puedes dedicar 20 minutos a cada llamada si te has quedado con 30 candidatos, pero una dos de las que considero más estúpidas me las hicieron hace poco:

    1- Descríbete con 3 palabras.
    2- Ahora, descríbete con 2.

    Debería haber contestado distinto a cómo lo hice, porque fui descartado con un mensaje a las 2 horas, ¿pero que quieren?, yo ya me aburro de dar las típicas respuestas, fui sincero, un poquito “sobrado” y… descartado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s