Sin categoría

#Chispazos de formación 8: Responsabilidad vs Culpabilidad

Por

Message Stones

Uno de mis mayores decubrimientos cuando estaba realizando mi formación en PNL(programación neurolingüística) fue descubrir lo que suponía para mí la palabra “culpabilidad”.

Resultaba curioso como cuando la palabra culpabilidad aparecía en mi comunicación, algo dentro de mí cambiaba. Podía estar en un estado positivo que en el momento que la pronunciaba, todo cambiaba.

Mi pensamiento se volvía oscuro, mis emociones eran negativas y sentía como si me hubiesen llenado la mochila con piedras.

Gracias a la PNL y a mi formadora descubrí que podía vivir sin usar esa palabra y el mundo seguía funcionando.

No solo eso, sino que funcionaba mejor si no la pronunciaba. De hecho aprendí a sustituirla por otra que me resultaba mucho mas amable: responsabilidad. Especialmente cuando aprendí una forma de entender la palabra responsabilidad desde la perspectiva de la etimologia: habilidad para responder.

Lo cierto es que en coaching es habitual encontrarme con que las personas usan en exceso la palabra culpabilidad para describir algunos de sus estados de ánimo negativos. Y más curioso resultar ver como su estado físico cambia cada vez que la pronuncian.

De hecho, una de las cuestiones que primero les planteo es cambiar “culpabilidad” por “responsabilidad”.

La primera vez que se lo plantee a una de las personas con las que estaba trabajando en un proceso de coaching me sorprendió su respuesta: “Por fin”, me dijo.

Por fin había conseguido liberarse de esa carga que le suponía pronunciar la palabra culpabilidad. Por fin había encontrado una forma más acertada de expresar sus pensamientos sin que al hacerlo le supusiese un pellizco en el estómago.

¿Por qué este cambio tan importante de algo tan sencillo como es usar una palabra en vez de otra?

Fundamentalmente porque algunas palabras están llenas de connotaciones negativas que el lenguaje ha ido incorporando y las personas las hemos integrado a nivel inconsciente como algo habitual.

No nos planteamos lo que significa la palabra en si sino lo que representa para nosotros. Y son justamente esas representaciones de las palabras lo que hacen que algunas vengan cargadas de connotaciones poco deseables.

¿Se puede cambiar el significado de las palabras?

Podemos cambiar lo que representan para nosotros.

Algunas pautas útiles para ello:

  • Analiza qué representa esa palabra en concreto para tí. ¿Es posible que difiera de lo que significa para los demás?.
  • Explora qué emociones están asociadas a esa palabra. ¿Son positivas, negativas?
  • Investiga si podrías cambiarla por otra que implique lo misno y qué efecto tiene el cambio

Las palabras no dejan de ser representaciones de nuestra realidad y podemos cambiar nuestra realidad cambiando nuestras palabras.
¿Te atreves? yo ya lo he hecho

También podría interesarte

Comentarios (4)
  1. Myriam Sánchez 5 años atrás

    Muy bueno e interesante. Hoy mismo, desayunando con unos compañeros, hemos estado hablando del valor no semántico de las palabras.

    Contestar
  2. […] vía #Chispazos de formación 8: Responsalidad vs Culpabilidad. […]

    Contestar
  3. […] Uno de mis mayores decubrimientos cuando estaba realizando mi formación en PNL(programación neurolingüística) fue descubrir lo que suponía para mí la palabra "culpabilidad". Resultaba curioso como …  […]

    Contestar
  4. descubriendo talento 5 años atrás

    Gracias Myriam. Si todos fuesemos conscientes de lo que nos influyen algunas palabras, seguramente las usaríamos de manera diferente.

    Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.