Sin categoría

Cuentos para reflexionar: el mendigo que no quiso dejar de serlo

Por
Os presento el segundo cuento de la sección “Cuentos para reflexionar” dedicado a la humildad.
En una pequeña aldea vivía un mendigo muy conocido por todos sus habitantes, por sus asombrosa capacidad para dar consejos y ayudar a las personas. El mendigo, sólo pedía la voluntad por ofrecer sus sabias palabras a los habitantes del pueblo. Tal llegó a ser su fama que el Rey, sorprendido por lo que le contaban, decidió visitarlo y pedirle consejo.Tras visitarle, el Rey quedó muy satisfecho con los consejos del mendigo y le pidió que le acompañase al palacio para que pudiese ayudarle en las tareas del día a día. El mendigo accedió y se marchó a vivir a un suntuoso palacio. 

Cada día que pasaba, el Rey se mostraba más satisfecho con la ayuda del mendigo hasta que decidió prescindir de todos sus consejeros.

Uno de estos consejeros, resentido por la decisión del Rey, decidió espiar al mendigo para descubrir de donde venía su capacidad para aconsejar tan sabiamente. Para su sopresa descubrió que el mendigo abandonaba el palació al atardecer y volvía a él antes de que amaneciese.

Un buen día decidió seguirle para ver qué hacía durante esas horas que se ausentaba del palacio.Sorprendido vio como el mendigo se dirigía al anochecer a una cabaña que se encontraba a las afueras del palacio. Ahí, el mendigo se despojaba de sus ricos ropajes y se volvía a poner sus antiguos harapos. Luego se acostaba en el suelo sobre un lecho de paja. Por la mañana, el mendigo se volvía a poner sus ricas vestimentas y volvía a palacio.

El consejero se dirigió al mendigo y le preguntó :

“Mendigo, cuál es el motivo por el que te despojas de tus ropas para volver a ponerte tus harapos y duermes sobre el duro suelo pudiendo dormir sobre un lecho cómodo en el palacio”.

“Muy sencillo”, le contestó el mendigo. “Para no olvidarme nunca del lugar de donde vengo”.

Quien se olvida del lugar de donde viene, olvida parte de su esencia como persona.

También podría interesarte

Comentarios (39)
  1. julioamique 6 años atrás

    Una preciosidad de cuenta, y da, da para reflexionar, y mucho!! No olvidemos quienes somos y de donde venimos, despojemos nuestro egoismo y cubramosnos de HUMILDAD.
    Bellisimo.
    Saludos Isabel.
    Julio Amigo

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Hola Julio:
      A mí también me gusta mucho este cuentecito.
      Cada vez más encuentro que tendemos a olvidarnos de dónde venimos. Y sólo cuando las cosas nos van mal miramos hacía atrás para encontrar respuestas. Las respuestas están delante de nosotros, siempre y cuando sigamos siendo fieles a nosotros mismos.
      La humildad empieza a convertirse en un bien escaso!!
      Gracias por tu comentario Julio.

      Contestar
  2. Elsa 6 años atrás

    Un cuanto fantástico, sencillo pero muy sabio.
    Gracias por compartirlo Isa.
    Un abrazo.

    Contestar
  3. Marc (HR Spoiler) 6 años atrás

    Impresionante cuento, rebosante de verdad.
    Y como dijo Baltasar Gracián: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.
    ¡Enhorabuena por el post!

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Gracias Marc!! PAra mi es una pequeña joyita que dice mucho de una manera muy sutil.
      Me alegro que también te haya gustado.
      Gracias por pasarte!!

      Contestar
  4. Myriam Sánchez Nocea. 6 años atrás

    Muy bueno Isabel. Y creo que nunca se peca demasiado cuando la humildad va por delante.

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Gracias Myriam!! Lástima que la humildad no esté de moda y cada vez se lleva menos.
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.

      Contestar
  5. gushini 6 años atrás

    ¡¡Hola Isabel!! Nunca lo he entendido, algunos se buscan la infelicidad por mantener su orgullo, lo saben y lo mantienen, no me lo explico. Saludos y gracias.

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Hola gushini: Yo tampoco lo entiendo. Creo que hay gente que elige ser infeliz o no disfrutar de la vida. Es una elección cono otra cualquiera.
      Gracias por tu comentario y por pasarte.

      Contestar
  6. javierz 6 años atrás

    Lo resumiría en dime de que presumes y te diré de qué careces

    Contestar
  7. Eduardo 6 años atrás

    Gracias isabel por la reflexion muy buena y nos demuestra que la humildad y la sencilles ya son un lujo en las personas , y que seguido pierden el piso por cosas que no les da un plus , pero que al final terminan buscando en sus origenes para encontrarse otra ves.
    saludos.

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Hola Eduardo:
      Me alegro que te haya gustado el cuento.
      La humildad hoy en día es vital y se está perdiendo a pasos agigantados. Creo que esta crisis que nos está arrasando es una manera de que volvamos a nuestros orígenes.
      Gracias por tu comentario

      Contestar
  8. José ahuir 6 años atrás

    Muy bueno

    Contestar
  9. Fernando 6 años atrás

    Gracias Isabel por tus textos. Inducen a la reflexión y eso se agradece. En cuanto al mendigo … estoy totalmente de acuerdo con el sentido que el resto de comentarios dan al cuento en cuanto a lo peligroso de olvidarse de donde venimos. Pero con un cierto ánimo provocador (de mas reflexiones), preguntaría ¿es mas sabio el mendigo por se pobre? ¿proviene su sabiduria de sus carencias materiales?, si es asi, … ¿deberiamos fomentar las carencias para conseguir sabiduria?, si no es asi, … ¿seguirian siendo sus consejos igualmente sabios si fuera muy rico?

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Gracias Fernando. Interesantes preguntas las que planteas. Yo creo que hay personas que se contentan con lo poco que tengasn y en cambio son muy sabias porque han sabido dedicar su energía a otras cosas, como saber dar buenos consejos, ayudar a los otros… Vivimos en un mundo donde lo material pesa mucho y las personas tendemos a medir nuestra sabiduría y felicidad en función a los bienes materiales.
      He tenido ocasión de conocer a personas con grandes recursos económicos y muy vacías por dentro. ¿tiene alguna correlación la riqueza material con el interior de las personas? sinceramente, no tengo la respuesta pero es posible que sí.
      Sentirse libre de ataduras materiales le da a una la libertad de hacer y decir lo que quiera.
      Muchas gracias por tus acertadas preguntas y reflexiones, Fernando.

      Contestar
  10. Ana 6 años atrás

    Excelente apreciación sobre los valores, aquellos que muchos tal vez olvidamos. deberíamos utilizar el método introspectivo y ver cómo somos y cuál es nuestra esencia original por dentro. Agradezco, Isabel por tus opiniones.

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Muchas gracias Ana por dejar tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que nos falta conocernos un poco más. En general se practica poco la introspección. Seguramente fruto de este mundo loco que nos lleva a la carrera por la vida sin casi posibilidad de pararnos y saborearla. Por eso es tan importante tener la capacidad de parar y decidir qué es importante para nosotros.

      Contestar
    • Dolors Viaplana 6 años atrás

      Me ha encantado!!
      La vida es como una carrera de F1 la acción la tenemos en los laterales y en frente, pero por el retrovisor podemos ver cosas imprescinble que hoy hay que desestimar ya que si no los tenemos en cuenta podemos tener un accidente grave!

      Contestar
  11. Manuel 6 años atrás

    Muy buen relato, Isabel. Poco que añadir. La competitividad desaforada nos priva de la humildad, de lo que somos. Gracias.

    Contestar
  12. Amada 6 años atrás

    Muy interesante, la humildad es uno de los valores poco aplicable en nuestra sociedad. Por otra parte, frena el crecimiento personal: cuando creemos que lo sabemos y lo podemos todo, dejamos de esforzarnos para alcanzar nuevos logros. Gracias nos presentas un buen ejemplo con este relato.

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Gracias Amada por pasarte por el blog y dejar tu comentario. Es cierto que la falta de humildad es una de las cosas que más daño hace al desarrollo personal. Creer que lo sabemos todo es un auténtico freno a crecer y evolucionar como personas.

      Contestar
  13. Carlos Liza 6 años atrás

    Me encanta, El mensaje que dejan las buenas historias, siempre es bien recibido y lo mejor es que suele ser muy efectivo. El mensaje de esta historia es fundamental para la vida y su consecuente aplicación en el ejercicio profesional. La humildad, ese ingrediente que muchos rechazamos, es el que te hace muy grande. Recordar de donde venimos, es un ejercicio que debe convertirse en permanente. Es el resorte que te impulsa a ser mejor. ¡Qué importante es el cultivar los valores!. La ausencia de valores, es quizás el factor más decisivo en el deterioro de las relaciones humanas y un pesado lastre para el desarrollo personal y profesional.

    Contestar
    • descubriendo talento 6 años atrás

      Gracias Carlos por tus palabras.
      Creo que has resumido perfectamente la esencia del cuento. Los valores y la necesidad de cultivarlos, no sólo alardear de ellos. Los valores son como las planteas, necesitan agua, mimo y hablarles todos los días. Si no se marchitan.
      Gracias de nuevo por pasarte.

      Contestar
  14. CELIA 6 años atrás

    Me encanta, lo acabo de compartir en facebook porque es una enseñanza que no puede pasar desapercibida. Muchas gracias, no comento más porque ya se ha dicho todo…

    Contestar
  15. Claudia 5 años atrás

    Si es muy bueno el cuento ,lo comparti en el face ,es cierto es una cuestión de elección el convivir con los demás con humildad o con orgullo. Saludos!

    Contestar
  16. Me gusto tanto, que con tú permiso lo he puesto en mi blog http://delahoz.hol.es/mendigo/
    Citandote, por supuesto.

    Contestar
  17. comprar te hosteleria 5 años atrás

    No habia vuelto a leer tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era aburrido, pero los últimos posts son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de blogs cotidiana. Te lo mereces amigo. 🙂
    Saludos

    Contestar
  18. […] Cuentos para reflexionar: el mendigo que no quiso dejar de serlo […]

    Contestar
  19. Maggy 3 meses atrás

    Lo que pude apreciar en este cuento es que el ser humano hace todo lo contrario…Despierta y se despoja de su vestimenta celestial para ponerse los harapos del mundo y alardear de su riqueza material efímera…Interesante….

    Contestar
    • Isabel Iglesias 2 meses atrás

      Gracias Maggy por pasarte por el blog!
      Isabel

      Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.