Sin categoría

CUENTOS PARA REFLEXIONAR: LA LUCIERNAGA QUE QUERIA BRILLAR

Por

luciernaga

Cuentan que en una selva una serpiente perseguía a una luciérnaga que volaba todo lo rápido que podía tratando de escapar de ésta.

Tras un rato de persecución, la luciernága, agotada, se paró y le dijo a la serpiente:

“Serpiente, ¿puedo hacerte algunas preguntas?”

La serpiente le respondió: “Vale, total como voy a comerte, te concedo ese privilegio”.

“¿Formo parte de tu cadena alimenticia?”, le preguntó la luciérnaga.

La serpiente se queda unos segundos pensando y le respondió: “No”.

“¿He dicho ó he hecho algo que haya podido ofenderte?”, le preguntó nuevamente la luciérnaga.

“No”, le contestó la serpiente.

Y entonces, ¿ por qué  me persigues y quieres comerme?, le preguntó la luciérnaga desconcertada.

“¡Porque no soporto verte brillar!”, le contestó la serpiente.

“No hay que apagar la luz del otro para lograr que brille la nuestra”  Gandhi

También podría interesarte

Comentarios (10)
  1. Elsa 5 años atrás

    Una gran moraleja que refleja perfectamente muchas relaciones laborales.

    Contestar
    • descubriendo talento 5 años atrás

      Hola Elsa: Es tan habitual este tipo de actitudes en el entorno laboral….El día que algunas personas se enteren que para brillar no hace falta oscurecer al de al lado, nos quedaremos ciegos por la luz :-).

      Contestar
  2. Myriam Sánchez 5 años atrás

    Precioso cuento, del que aprender una lección tan importante como necesaria. ¡¡¡Brillante¡¡¡.

    Contestar
  3. Daniel Sánchez Reina 5 años atrás

    Es más, cuando la luz de nuestros equipos brilla, la nuestra brilla automáticamente también. Invertir en que nuestros equipos sean excelentes nos proporciona excelencia. No hay que fagocitar la luz que brilla: hay que darles más potencia (información, capacitación y empoderamiento) para que brillen todavía más.

    Contestar
    • descubriendo talento 5 años atrás

      Gracias Daniel. No me explico como todavía hay verdaderos depredadores de luciérnagas en las empresas.Todavía hay gente que no se ha dado cuenta que acabar con el brillo del de al lado no le garantice que su luz vaya a brillar más.

      Contestar
  4. […] Cuentan que en una selva una serpiente perseguía a una luciérnaga que volaba todo lo rápido que podía tratando de escapar de ésta. Tras un rato de persecución, la luciernága, agotada, se paró y le …  […]

    Contestar
  5. Dori Gonzalez 5 años atrás

    Desgraciadamente en muchos ámbitos de nuestra vida, tanto en el ámbito laboral como en el personal, suceden este tipo de cosas. ¡Hay que brillar con luz propia!

    Contestar
    • descubriendo talento 5 años atrás

      Es cierto Dori. Entre los que se empeñan en tapar la luz, los que no les gustas, los que les asusta…. al final parece que a algunos prefieren vivir en la oscuridad por eso de que de noche todos los gatos son pardos.
      Gracias por pasarte.

      Contestar
  6. Rocío Rodríguez 4 años atrás

    Reblogueó esto en De Vivir en Gerundio.

    Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.