Sin categoría

Cuentos para reflexionar: el valor de la amistad

Por

Old door

Un día discutían un grupo de sabios sobre cuál era el hombre más generoso de la aldea. Los debates se prolongaron varios días, y al final quedaron sólo 3 candidatos.

Como los partidarios de los 3 candidatos no se ponían de acuerdo  decidieron crear una prueba eliminatoria para decidir quién era de los 3 el hombre más generoso.

Para ello decidieron enviar a cada uno de los 3 candidatos finalistas un mensaje que contendría el siguiente texto:

Tu amigo Wais se encuentra en un gran apuro. Te ruega que le ayudes con bienes materiales.

Así pues se acordó que el mensajero entregaría el mismo mensaje a cada uno de los 3 finalistas y que volvería con la respuesta que le habían dado los 3 hombres.

El Primer Hombre Generoso, al recibir el mensaje, le dijo al mensajero:

” No me molestes con estas pequeñeces. Coge todo lo que quieras y dáselo a mi amigo Wais”

Y así hizo. El mensajero volvió al grupo de sabios reunidos y transmitió su mensaje. Estos pensaron que no podía haber hombre más generoso, y a la vez altivo.

El mensajero salió hacia la casa del Segundo Hombre Generoso y al llegar a casa de éste, su criado le dijo:

” Mi señor es muy arrogante, no puedo molestarle con estas cosas pero me ha dicho que te lleves todo lo que tiene e incluso una hipoteca sobre sus bienes”.

Y así volvió el mensajero de nuevo al consejo de sabios para transmitir la respuesta al mensaje. Los sabios, al escuchar su respuesta, pensaron que probablemente éste sería el hombre más generoso de todos.

El mensajero partió a la casa del Tercer Hombre Generoso para entregarle el mensaje.

“Empaqueta todas mis cosas y lleva esta nota al prestamista para que liquide todas mis pertenecias. Y cuando hayas acabado vuelve de nuevo para esperar algo que te dará una persona de mi parte”, le dijo el Tercer Hombre Generoso al mensajero.

Cuando el mensajero volvió, una vez acabadas todas las gestiones que el Tercer Hombre Generoso le había encomendado, se encontró en la puerta con una persona que le djo:

“Si tu eres el mensajero de Wais, tengo que entregarte el importe de un esclavo que se acaba de vender en el mercado de esclavos”.

Ese esclavo era el Tercer Hombre Generoso.

El regalo más grande es dar una parte de ti mismo. Ralph Waldo Emerson

Cuento adaptado del publicado en el libro “Cuentos sufís” por Omar Kurdi y Pedro Palao Pons Ed. Sabiduría Ancestral

__________________________________________________________________________________________

promo_2014Desde el 31 de Enero y hasta el 3 de Marzo puedes votar mi blog en los premios 20BLOGS en la categoría de blogosfera. Sólo necesitas pinchar en este enlace y votar.

También podría interesarte

Comentarios (4)
  1. María José A. 4 años atrás

    Completamente de acuerdo, no hay nada más valioso que ofrecer que a nosotros mismos, con nuestros aciertos y nuestros errores pero dispuestos para la entrega. Hace tiempo se llamaba vocación de servicio, hoy se llama ser solidario. Un saludo.

    Contestar
    • Isabel Iglesias 4 años atrás

      Gracias María José. Creo que cuando nos piden ayuda, pensamos en qué tenemos material para poder ofrecer. A veces eso no es lo necesario. En ocasiones, la persona que nos pide ayuda necesita algo más. Ese es el verdadero valor de la amistad.

      Contestar
  2. Regina 8 meses atrás

    En el segundo párrafo dice “como los partidarios de las 3 cantidatos”;no sería de los 3 candidatos

    Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.