Cuando la búsqueda de empleo se convierte en un negocio

Hace unas semanas una persona que está acudiendo a un curso del servicio público de empleo y que se encuentra en situación de búsqueda activa de empleo me contaba una situación que había vivido cuanto menos curiosa.

En el curso se había encontrado con que también estaba asistiendo una orientadora laboral que previamente había trabajado en los servicios públicos de empleo y, casualmente, había coincidido en ese mismo curso con una persona a la que esa misma persona había orientado .

La situación fue bastante tensa ya que la persona orientada llegó incluso a hacer comentarios sobre la falta de conocimientos que la orientadora tenía y que no le extrañaba que hubiese acabado en la misma situación de desempleo en la que ella se encontraba.

Lo cierto es que esta situación no deja de ser un reflejo de la realidad de cómo funcionan muchos de los servicios de orientación laboral de este país y de cómo al calor de la situación de desempleo han surgido muchas personas que sin casi conocimientos venden sus servicios, o lo que es peor, prometen resultados en un escenario bastante complejo.

Si tenemos en cuenta que, según datos de hace unos días, tan solo el 1,8% de los desempleados consigue trabajo a través de los servicios públicos de empleo y que esta cifra ha descendido desde un 3,2 en el 2007 hasta la actualidad, está claro que algo no funciona bien y que esta situación no deja de ser un caldo de cultivo para que surjan pseudo profesionales de la orientación laboral con escasos conocimientos.

Sin embargo lo que me parece todavía más reprobable es que haya personas que traten de hacer su medio de vida la orientación laboral a personas que están en búsqueda de empleo y que casi no sepan cómo funciona el mercado de trabajo en estos momentos.

Todavía recuerdo cómo hace poco una persona me decía que había hecho un curso de búsqueda de empleo y que la persona que lo impartía le había dicho que su perfil de LinkedIn tenía que ser una copia de su curriculum.

Al fin y al cabo está muy extendida la idea de que buscar empleo se basa principalmente en hacer un currículum vistoso y mandarlo a diestro y siniestro hasta que alguna empresa responda.

Diseñado por Freepik

El orientador desorientado

Quizá lo más triste de todo esto es que aquellas personas que dicen ser los que orientan a otros en temas de búsqueda de empleo, lo que suelen hacer es desorientar o más bien generar más confusión de la que ya de por sí existe por todos los cambios que se están produciendo en el mercado laboral:

  • Así nos podemos encontrar a orientadores laborales que no se han reciclado y que siguen utilizando los mismos argumentos de hace más de 5 años e incluso de antes de la crisis lo cual demuestra un desconocimiento total y absoluto de cómo funciona el mercado laboral.
  • Supuestos profesionales de la orientación laboral que no conocen cómo ha cambiado el mercado laboral con las redes sociales, que no son capaces de entender la importancia que tiene el mercado oculto de empleo o que no conocen el impacto que puede tener nuestra huella o rastro digital en las redes sociales.
  • Orientadores laborales que no tienen perfil en LinkedIn o que rara vez entran y que, por lo tanto, difícilmente podrán conocer cómo funciona una red tan importante como es esta en temas de búsqueda de empleo.
  • Personas que se dedican a la orientación laboral y que siguen considerando el currículum como la principal herramienta para buscar empleo, dando la espalda a nuevos medios como pueden ser las redes sociales, un blog o abrirse un canal de YouTube. Difícilmente van a poder recomendar determinadas estrategias cuando ni siquiera las conocen.

Cómo elegir bien

Si en algún momento te decides por buscar los servicios de alguno de estos profesionales, te recomiendo que tengas en cuenta los siguientes datos:

  • ¿Se ha quedado alguna vez en desempleo? no es que sea un requisito imprescindible pero desde mi punto de vista añade un plus de conocimiento de la situación y de empatía que difícilmente tendrá otra persona.
  • ¿Tiene blog, se mueve en redes sociales, publica sus opiniones de forma gratuita y aporta contenido de valor? si es así, es una buena manera de poder conocer cómo podrán ser sus servicios. El hecho de que publique contenido de valor de forma recurrente es una manera en la que podemos hacernos una idea de la calidad de sus servicios sin tener que desembolsar nada y llevarnos una desagradable sorpresa.
  • ¿El precio de sus servicios es proporcional a lo que vas a conseguir a cambio? hace algún tiempo una persona me contaba que le habían pedido cerca de 1.000€ por un servicio de redacción de curriculum y poco más. Por muy bueno que seas como profesional, y no seré yo el que ponga en duda el precio de tu trabajo, hay cosas que claman al cielo.
  • ¿La persona solo ofrece herramientas? si es así, será insuficiente ya que en la búsqueda de empleo no solo hacen falta herramientas sino también poder mejorar o adquirir determinadas habilidades o desarrollar una estrategia de búsqueda de empleo. Las herramientas son solo una parte del proceso pero no son lo más importante.

Vaya por delante que hay grandísimos profesionales de la orientación laboral que sí conocen bien el funcionamiento del mercado de trabajo y que están altamente comprometidos con las situaciones de búsqueda de empleo. Y como muestra un botón: estos son los profesionales que se dedican a la orientación laboral que sin duda alguna hacen un magnífico trabajo: José Carlos Muñoz Parreño, Xosé Alberte Cea, Juan Martínez de Salinas, Sergio Ibañez, Elena Ariño, Helen Gómez Ruano, Luisa Sánchez Miranda.

¿Y tú, añadirías más profesionales de la orientación laboral que merecen estar en este post por la labor que hacen?

Isabel Iglesias

 

Anuncios

16 thoughts on “Cuando la búsqueda de empleo se convierte en un negocio

  1. Este tipo de artículos son los que te hacen pensar que vas por el buen camino. Gracias por el Isabel. Hace algún tiempo he sido orientada en los Servicios Públicos por “obligación”. Soy joven, quizás te suene lo de obligación, sistema, y servicio público, por no dar nombre concreto. La cuestión, es que como tu bien dices, yo me he sentido más desorientada cuando salía de esas sesiones, me doy cuenta ahora, porque ya no asisto. Muchas veces casi he sentido como si estuviera dando una clase al orientador acerca de marca personal, redes sociales y de informática. Por otra parte, he aprendido mucho más con los profesionales de internet gracias a sus artículos y vídeos de youtube. Estos me han hecho encarrilar mi mente. El orientador público te provee herramientas, pero la mayoría de ellas las he sabido de antemano, solo investigando un poco en la red. También suele darse que el orientador público estuvo en paro cuando no había crisis, y te da consejo desde la felicidad de su recuerdo de desempleado cavernoso, mientras te mira con cara preocupada/decepcionada de “¿por qué te cuesta tanto encontrar empleo?, con lo fácil que es, y si no mírame”. Es una pena.

    Me gusta

    1. Yo trabajo en los,Servicios Públicos de Empleo y para contrastar la veracidad de tu comentario, quisiera hacerte una pregunta:, cuando dices eso de que, “También suele darse que el orientador público estuvo en paro cuando no había crisis, y te da consejo desde la felicidad de su recuerdo de desempleado cavernoso, mientras te mira con cara preocupada/decepcionada de “¿por qué te cuesta tanto encontrar empleo?, con lo fácil que es, y si no mírame”: ¿podrías decirme de cuantos casos que tu conozcas estamos hablando?
      Cuando me contestes, te diré cual es la cifra total de orientadores que existen en los Servicios Públicos de Empleo para que vayas calculando el ratio correspondiente.
      En lo único que coincido contigo es en decir: Que pena!!!

      Me gusta

      1. Pedro, te guste o no tenéis un problema muy serio de credibilidad.
        Podemos pedirle a la gente que nos den datos, como tú estás haciendo con Olalla, pero eso no va a cambiar la percepción que tenéis de ineficacia.
        Quizá sería preferible que asumáis que necesitáis una remodelación profunda y que os pongáis manos a la obra cuanto antes.
        Nos jugamos mucho y hay mucho dinero invertido que no se le ve retorno.

        Me gusta

    2. Olalla, me he sentido muy identificada contigo con lo que has comentado.
      Desafortunadamente no eres la única que lo menciona.
      Resulta muy triste ver cómo en ocasiones, los que acceden tienen más conocimientos que los que están orientados.
      Todo eso da lugar a que la credibilidad que tengan estos orientadores laborales sea mínima y, claro, así resulta muy difícil poder ayudar a otras personas a busca empleo.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  2. Hola,

    Gracias por tu articulo. A pesar de que creo que el artículo aborda temas de alto interés, creo que destila cierto desconocimiento sobre los Servicios Públicos de Empleo, Agencias de Colocación Colaboradoras y la situación de inestabilidad laboral y de hazlo como puedas que existe con demasiada frecuencia en la Administración Pública.
    Por otra parte,la opinión de la persona con la que inicia el artículo de si estás aquí (en un curso de formación para el empleo),algo mal habrás hecho, es tan tan Españistán,que me horroriza.

    No conozco de forma absolutamente específica la orientación de los SEPES, pero si referencia de buenas experiencias en el manejo de ofertas de empleo a través de la Red EURES, al igual que el trabajo de Agencias Colaboradores (de la administración local por ejemplo) o Tercer Sector (como Cruz Roja o Secretariado Gitano).

    En estos últimos casos, nos movemos por ejemplo con perfiles, para los que el linkedin no es que sea inútil,pero tal vez no la herramienta más adecuada, siendo más positivo por ejemplo un curso básico de apoyo para manejo del castellano en el sector de la hostelería, incluso en el caso de ser hispanoparlantes. Claramente los colectivos a los que me estoy refiriendo de forma fundamental, son aquellos de alto riesgo y dificultades de inserción, los cuáles, son tanto más que comunes y de los que no nos debemos de olvidar desde otros ámbitos.

    Saludos,

    Carla

    Me gusta

    1. Hola Carla:
      Solo he hablado de los servicios públicos de empleo que son los que más conozco.
      De hecho, no he mencionado a la red EURES ni a la Cruz Roja o el Secretariado Gitano porque no dispongo de suficiente información como para poder opinar de ello.
      Sin duda alguna son organismos que han aparecido como actores en el mercado laboral y que están cumpliendo una labor muy relevante en la colocación de los desempleados precisamente por la ineficacia de los servicios públicos.
      Gracias por mencionarlos!
      Isabel

      Me gusta

  3. Hola Isabel, un artículo muy realista.

    Discrepo con algunos de los comentarios de Pedro Valero, este comienza comentando: “Es un clásico en estos artículos la referencia (crítica) a los Servicios Públicos de Empleo” creo que queda bastante claro en tu post que no se trata de criticar por criticar, mencionas un dato objetivo que resulta preocupante, según reflejan los datos de las variables de submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA) apenas 276.900 personas (un 1,8%) de los 15.340.800 que estaban asalariadas en 2016 encontró su trabajo gracias a Servicios Públicos de Empleo. Le recomendaría que leyese a su colega profesional Xose Alberte Cea, que también ha comentado en este artículo, http://www.xosealbertecea.es, un orientador laboral que ha sabido adaptarse a las nuevas vías que utilizamos las empresas para buscar a nuestros candidatos, para trasladar su conocimiento a las funciones de su puesto de trabajo como orientador y la labor que lleva a cabo con sus usuarios.

    Es una lástima que un trabajador público que ocupa el puesto de Director de Centro Servef de Empleo en Valencia y que tiene un salario que sale de los bolsillos de todos los españoles, tenga esa falta de autocrítica y que lo único que extraiga de este artículo sea la pregunta “¿a cuanta gente han colocado esos “estupendos” profesionales que se mueven cómo pez en el agua entre blogs, redes sociales y eventos varios?”. Creo que desde los Servicios Públicos de Empleo se deben dar a conocer a los usuarios todos los recursos y opciones posibles para una efectiva búsqueda de empleo, y no quedarse anclado en las fuentes tradicionales que para ciertos sectores han quedado totalmente obsoletas.

    Enhorabuena por el post Isabel!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo contigo Víctor!!! a mi también me llama la atención la falta de autocrítica. Y no termino de entender por qué ni siquiera llega a mencionar el pésimo sobre las colocaciones por los servicios públicos de empleo.
      Como ya he comentado, me llama enormemente la atención que exista esa auto complacencia con ese dato y que no pase absolutamente nada.
      Yo creo que ya va siendo hora que los servicios públicos de empleo se pongan manos a la obra a un cambio profundo que les permitan poder funcionar como un verdadero servicio público y no como un lugar lleno de funcionarios que nadie sabe muy bien lo que hacen.
      Isabel

      Le gusta a 1 persona

  4. Es un clásico en estos artículos la referencia (crítica) a los Servicios Públicos de Empleo, de manera que lo tomaremos con la debida resignación.
    Pero hay algunos prejuicios que se destilan en este artículo que me gustaría comentar; cómo, por ejemplo, la relación entre experiencia personal del Orientador cómo desempleado y el impacto en su desemoeño: la verdad es que no es muy alentador encontrarte a tu asesor laboral en el paro, o saber que acaba de incorporarse a ese puesto después de largo tiempo en esa situación, o tras un acceso vía bolsa de empleo, si mayores méritos, pero yo me pregunto: ¿ a cuanta gente han colocado esos “estupendos” profesionales que se mueven cómo pez en el agua entre blogs, redes sociales y eventos varios? ¿Acaso consta en su CV alguna mención a la eficiencia y eficacia de su labor más allá de las recomendaciones y loas de sus pares?
    Efectivamente, en esta profesión hay mucho cantanañanas, pero mucho, mucho, mucho.
    Y por último me gustaría que profundizaras un poci, si te apetce, en la parte de la estrategia, pues considero que esa es la verdadera prueba del algodón para distinguir al buen profesional, del “incompetente” funcionario, pero, también, del charlatán entusiasta de dospuntocerolandia.

    Saludos.

    Me gusta

    1. Hola Pedro:
      Me alegra verte por el blog y que hayas decidido escribir tu punto de vista.
      A mi lo que me llama la atención es que no hayas dicho nada de ese paupérrimo 1,8% de colocaciones que han tenido los servicios públicos de empleo. incluso las Etts han conseguido un 3%.
      Viéndolo de esa manera no es extraño que al final las personas busquen alternativas cuando los servicios públicos no han sido capaces de ni siquiera llegar a un dato que pueda considerarse aceptable.
      Con respecto al tema de la estrategia, hay unos cuantos posts en mi blog donde hablo precisamente de ese tema. Te invito a que los leas y si aún así, consideras que no están lo suficientemente desarrollado, me comprometo contigo a escribir un post específico sobre ese tema.
      Isabel

      Me gusta

  5. Hola buenos días

    Mi experiencia fue parecida e igualmente desastrosa.
    Hace unos años tuve la mala suerte de estar 13 meses en desempleo. En Madrid, en las oficinas del Inem se habian inventado la figura del orientador laboral, al que periodicamente habia que ir a visitarle con los progresos realizados en la búsqueda, a riesgo de perder la prestación.
    Sobre el papel me pareció buena idea, como forma sobre todo para los trabajadroes de perfil bajo, motivarles a petear las calles y los singulares como yo para reorientarlos.
    Lamentablemnte en mi caso, desde el primer día, la orientadora que me asignaron, se notaba que no quería estar ahi, que era ese funcionario de muchos años desencatado con su profesión, que acaba ahi como relleno.
    Afortunadamente la partida presupuestaria se acabó a las dos sesiones.
    Ni que decir tiene que cada vez que iba a verla, le llevaba 8 folios por las dos caras, en los que le deciía que no había enviado o llevado un CV. Todo era sobre mi marca personal, comentarios en RRSS, creación de un blog, cursos por internet, jornadas, networking…

    Me gusta

    1. Gracias Juan por compartir tu experiencia con nosotros.
      Desafortunadamente no eres el único que ha tenido experiencias similares.
      Yo también estuve desempleada hace unos años y te aseguro que si llego a esperar a que los servicios públicos de empleo me ayudasen, todavía estaría esperando.
      Lo que más rabia me da de todo esto es que nos hemos acostumbrados a esa falta de eficacia de los servicios públicos de empleo sean ineficaces y parece que no pasa nada.
      En fin, algo no funciona bien cuando solo son capaces de intervenir en un 1.8% de las colocaciones en este país.
      Isabel

      Le gusta a 1 persona

  6. Muchas gracias por tu consideración y reconocimiento Isabel. Es un honor para mi que me referencies en ese grupo de personas a los que sigo y tanto valoro profesionalmente.

    Me ha sorprendido lo de los 1.000 € por hacer un Cv. Creo que podría ser millonario 😉 Y me han gustado los criterios que señalas para buscar profesionales de orientación. Coincido.

    A veces en muchas de mis charlas suelo preguntar si alguien conoce alguna profesión que no haya cambiado en los últimos tiempos, especialmente por el impacto de la tecnología. Y, claro, cuesta identificar una profesión que no haya cambiado sustancialmente. Alguna respuesta anecdótica he tenido, pero es evidente que el ejercicio profesional ha cambiado en todos los ámbitos en mayor o menor medida. Y, obviamente, la orientación laboral no es ajena a esto. Aún así, como en otras actividades, nos encontramos con personas más resistentes a adaptarse.

    A esto hay que sumar que nuestra profesión, como también ha pasado en otras actividades, está en proceso de profesionalización desde hace años. Hasta ahora existía un corpus teórico y práctico de lo que hacemos, pero no una definición demasiado clara de quien y como ejercemos. Las administraciones públicas han contribuido muy decididamente a esta confusión y falta de profesionalización. Y a que las personas no vean el valor de lo que podemos aportarles.

    Pero no quiero que esto suene a excusa. El valor de lo que hacemos y de lo que podemos llegar a hacer vendrá de nuestro compromiso con nuestros clientes y con nuestra propia profesión. Eso si, yo confío en que ese compromiso nos permita poner en valor lo que hacemos, eliminar malas praxis y, en defnitiva, mejorar nuestro apoyo a las personas que buscan oportunidades de empleo y que confían en nosotros.

    Insisto en que te estoy muy agradecido por la mención Isabel. Pero también por tu preocupación por las personas en desempleo y por tu interés y compromiso con los servicios que apoyan a estas personas.

    ¡ Felicidades por el artículo !

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias Xosé or tus palabras.
      Te aseguro que lo de los 1.000€ es muy cierto. Y más anécdotas que me han contado a lo largo de estos años y que son dignas de la peor película de miedo que te puedas imaginar.
      Me da mucha rabia ver cómo hay personas que tratan de aprovecharse de otras que tienen situaciones complicadas. Desafortunadamente todavía quedan muchas personas que solo ven la parte de negocio y que no tienen ningún tipo de ética profesional ni moral.
      Los orientadores laborales necesitan, desde mi punto de vista, un tirón de orejas grande y que sean consciente de que su ayuda puede ser clave para muchas personas. Solo por ese motivo debería ser suficiente acicate como para que quieran mejor cada día.
      Gracias Xosé por estar tan implicado en tu trabajo.
      Isabel

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s