Busco trabajo, ¿me lo das?

En estas últimas semanas me estoy encontrando mensajes de usuarios de LinkedIn que buscan trabajo y lo transmiten, digamos, de una forma poco apropiada para poder conseguir su principal objetivo: encontrar un trabajo.

 

empleo

 

En estos dos ejemplos, que he extraído de la red y que no dejan de ser una representación de lo que me suelo encontrar, hay una serie de cuestiones que se repiten de forma reiterada:

  • La necesidad de encontrar trabajo de forma urgente: algo que, por otro lado, no pongo ni mucho menos en duda y que estoy convencida de que cuando lo dicen tan abiertamente es porque la situación posiblemente será angustiosa. Ahora bien, ¿qué imagen trasladan esas personas al comunicar esa necesidad urgente? muchas veces en las formaciones a desempleados les suelo indicar que hay una serie de errores que NO conviene cometer cuando se está buscando empleo en las redes sociales y, es precisamente este, uno de los principales errores: el mostrar una excesiva necesidad que puede interpretarse como desesperación. Veo difícil que alguna empresa le de un trabajo a alguien por el simple hecho de que lo necesite de manera urgente.
  • La escasa o nula aportación de valor como profesional: este tipo de peticiones de empleo suelen caracterizarse por el hecho de que en ningún momento la persona habla de qué tiene él como profesional que pueda ser de valor para la empresa. Frases del estilo “soy seri@, honrad@ y con muchas ganas” o “soy un gran expert@ en ……” no dejan de ser una buena declaración de intenciones pero al final las empresas necesitan algo más para poder decidir que van a contratar a alguien que lo que esa persona pueda decir de sí misma. Es decir, necesitan hechos que sean comprobables y no tanto palabras.
  • Trabajo de lo que sea: esta es la típica frase que más daño puede hacer a alguien que busca empleo. Se tiende a pensar que si uno está disponible para hacer cualquier cosa, demuestra polivalencia o adaptabilidad, cuando la realidad es que la imagen que se puede estar trasladando es que su propuesta de valor como profesional es pobre. Hoy en día se valora que las personas podamos desarrollar diferentes funciones con un alto nivel de desempeño pero teniendo bien claro qué es aquello en lo que destacamos como profesionales y que nos diferencia de los demás.
  • Me merezco un empleo: y no seré yo la que diga que no es así pero la realidad es que hay muchas personas que están altamente capacitadas para poder optar a una oportunidad, y el hecho de que uno considere que se está esforzando mucho para conseguir su objetivo no le hace estar en mejor situación que otra persona. Es un tema de actitud y de darnos cuenta que la vida como tal no nos debe nada, pese a todo el empeño que le ponemos. Quizá sería preferible en esos casos analizar si nuestra estrategia en la búsqueda de empleo es la adecuada.
  • Visibilidad por encima de todo: se habla de la necesidad de tener visibilidad como la panacea para poder conseguir todo lo que nos propongamos, cuando la realidad es que puede convertirse en un arma de doble filo. La visibilidad ayuda, eso es una realidad innegable. El problema es cuando detrás de esa visibilidad no hay nada de valor o una propuesta de diferenciación como profesional. Esa visibilidad quedará en aguas de borrajas y además habremos quemado una parte importante de nuestros cartuchos porque corremos el riesgo de perder lo más importante que tenemos como profesionales: nuestra credibilidad.

empleo

La forma de buscar empleo ha cambiado y no nos hemos enterado todavía

Lo cierto es que me sigo asombrando que, pese a la gran cantidad de información que existe hoy en día en la red, las personas que están en búsqueda activa de empleo siguen anclados a formas antiguas e incluso un tanto anacrónicas de buscar empleo.

Mi primer trabajo lo conseguí a través de un anuncio en un periódico: las archiconocidas páginas salmón de los periódicos dominicales. Pero hoy en día no se nos pasa por la cabeza utilizar los periódicos como fuente de búsqueda de empleo porque sería una pérdida de tiempo.

Si parece que en esto hay consenso y que todos lo tenemos claro, ¿por qué muchas personas en búsqueda activa de empleo siguen empeñados en utilizar estrategias de búsqueda de empleo tan poco efectivas?

Fundamentalmente por varias razones:

  • El empleo se ha convertido en un bien escaso y ello implica que, no solo uno debe de ser el más preparado o cualificado, sino que hay que empezar a demostrarlo.
  • La llegada de las redes sociales ha dado lugar a que la forma tradicional de buscar empleo, consistente en inscribirse a ofertas de empleo y esperar a que uno le llamen, ha pasado a la historia. Como muy bien dice nuestro refranero popular: camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”
  • El 80% del empleo en España permanece oculto; es decir, de cada 10 ofertas de empleo, 8 no se publican en ningún sitio. Pensar únicamente en los portales de empleo como fuente para la búsqueda de empleo es cuanto menos cerrarse puertas.

3 ideas para incorporar a tu búsqueda de empleo

  • Define cuál es tu propuesta de valor como profesional: esta es la parte, desde mi punto de vista, más difícil ya que no solemos estar acostumbrados a tener que hacer un ejercicio de autoconocimiento tan importante. Nos sentimos todavía incómodos ante la necesidad de tener que definir qué es lo que podemos aportar de valor a la empresa.
  • Comunica tu propuesta de valor: De nada sirve que sepamos qué es lo que nos diferencia de los demás si no somos capaces de darle suficiente visibilidad, si los demás no la conocen. ¡Ojo!, no se trata de generar visibilidad sin más ya que si detrás de ello no hay un contenido de valor, estaremos vendiendo humo.
  • Practica el networking: si una gran parte de las ofertas de empleo permanecen ocultas, la única manera de poder acceder a ellas es a través de tu red de contactos. Buscar personas afines a tus intereses profesionales, así como aquellas que comparten contenido de valor para tu área profesional resulta hoy más que nunca imprescindible.

¿Y a ti, se te ocurren más claves para incorporar a la búsqueda de empleo?

Isabel Iglesias

Anuncios

7 thoughts on “Busco trabajo, ¿me lo das?

  1. Buen articulo Isabel, yo añadiría como clave de búsqueda el realizar postulaciones proactivas, identifica el sector y área de interés y enfócate en ellos. La buena y positiva actitud y la confianza en uno mismo ayudan mucho. Gracias.

    Me gusta

    1. Hola, me puedes decir que es ” realizar postulaciones proactivas “. Y como se hace ” identifica el sector y área de interés y enfocate en ellos ” ???? Gracias y saludos

      Me gusta

  2. La desesperación lleva a veces a decir o hacer cosas que no benefician para encontrar trabajo pero esta claro que hay que cuidarse uno mismo al publicar este tipo de mensajes o posts en una red social.

    Si alguien tiene sed o hambre y no encuentra donde conseguirlo al final pedirá desesperadamente en la calle o en algún establecimiento que le den de beber o comer. Eso es desesperación, la necesidad de tener algo de absoluta y esencial necesidad y no conseguirlo que es el trabajo.
    Un saludo

    Me gusta

  3. Estupendo post Isabel, conozco una persona que esta en las redes buscando desesperadamente empleo como hace 20 o 30 años y no encuentra nada …y lo triste es que esta preparada . Le he hablado de marca personal y nada de nada no entra por ello

    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s