“Ageism” o cuando la edad es un problema

Recientemente he leído una noticia que, desafortunadamente, no me ha sorprendido pero sí me ha hecho pensar que algo no funciona bien en las empresas a la hora de detectar talento.

La noticia en cuestión hacía referencia a que un antiguo e histórico ingeniero de la empresa Apple, concretamente JK Scheinberg que había sido clave para que el sistema operativo de Mac fuese compatible con los procesadores de Intel, no había conseguido trabajo como asesor en el Genius Bar de una tienda Apple ya que doblaba la edad de los trabajadores. Es lo que en inglés se identifica con el término ageism y que conocemos como discriminación por razón de edad.

Estas situaciones de discriminación están dando lugar a que, en Estados Unidos por ejemplo, profesionales de treinta y poco años tengan que recurrir a operaciones estéticas para aparentar menos edad de la que realmente tienen y evitar ser rechazados en los procesos de selección por “viejos”, lo cual no deja de resultar paradójico si pensamos que con escasos treinta años se puede tener, en el mejor de los casos, 10 años de experiencia laboral. Es decir, algunas empresas consideran viejos a personas de treinta y pocos años pero es posible que les falte suficiente experiencia como para poder hacer frente a determinados desafíos.

Cuando en el año 2008 llegó la archiconocida crisis económica, muchas empresas se encontraron con una situación muy peculiar: una parte importante de su plantilla jamás había conocido una crisis económica de cierta envergadura con lo que sus profesionales tenían serias dificultades para poder hacer frente a las situaciones que se estaban produciendo.

¿Qué puede suceder cuando en tu plantilla no hay personas con la experiencia o la capacidad suficiente para resolver determinadas situaciones? el resultado ya lo conocemos.

El talento no conoce de edad

En estos últimos años se ha idealizado el talento, lo hemos sobrestimado e incluso hemos pagado mediocridad a precio de talento.

Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos. Elbert Hubbard

Desafortunadamente muchas organizaciones pecan de lo mismo: ideas preconcebidas sobre lo que puede suponer incorporar una persona de una determinada edad con independencia de cuál sea el bagaje de esta.

En más de una ocasión he comentado que el talento no conoce de edad, sexo ni ninguna otra característica.

ageism

Y no solo eso, sino que estoy convencida de que a más edad más talento por una simple razón: hemos tenido mucho más tiempo para entrenar y poner en prácticas nuestras habilidades, descubrir cuáles son nuestros puntos fuertes y áreas de mejora, aprender y desaprender, formar nuestro propio criterio sobre determinados aspectos profesionales… en definitiva, hemos vivido más y eso nos hace más sabios.

Desafortunadamente se ha instalado, en general, la percepción en las empresas de que hay determinados grupos de profesionales que tienen poco que aportar a las organizaciones y no tienen por qué ser solo los de mayor edad. Algo parecido sucede con las personas que acaban de finalizar sus estudios y que se inician en el mercado de trabajo: demasiado jóvenes para trabajar, para tener experiencia, para poder tener un desempeño aceptable…

La rapidez de los cambios que se están produciendo en el mundo empresarial obliga a las empresas a tener que tratar de estar por delante de su competencia directa, a innovar de forma constante, a adaptarse de manera rápida a los cambios, a sorprender al mercado de forma habitual.

Sin embargo, en esta frenética lucha por tratar de llegar los primeros, de vender más y der ser más competitivos, se suele olvidar el factor más importante, aquél que hace que una empresa se distinga de otra.

Y ese factor son las personas.

Poco importa qué edad tengan estas si tienen aquello que la empresa necesita en esos momentos.

Porque en definitiva si pensamos en los motivos por los que una empresa quiere contratar a alguien no es ni más ni menos porque esa persona puede aportar a la organización algo nuevo o diferente que esta no dispone y que le permitirá poder diferenciarse de los demás.

Viendolo desde esa perspectiva, resulta llamativo que las organizaciones decidan  de forma deliberada poner en riesgo su propia supervivencia al excluir de forma consciente a determinadas personas solo por su edad.

¿Puede ser la edad un plus?

En estos últimos meses he conocido varios casos de profesionales que pasaban de los 40 años y que han cambiado de puesto de trabajo.

En todos estos casos hay varios denominadores en común:

  • Se tratan de personas acostumbradas a estar en constante reciclaje profesional, a formarse y a estar el día en su profesión.
  • Realizan una gestión activa de su marca personal en las redes, participando, interactuando y haciéndose visibles para que otros profesionales conozcan qué pueden aportar. De hecho en uno de los casos consiguió un nuevo puesto de trabajo gracias a su blog profesional.
  • Mantienen una red de contactos amplia y de calidad lo que les permite poder acceder a oportunidades que de otra manera no sería posible. Conviene aquí recordar que el 80% del mercado de trabajo permanece oculto y este dato es independiente de cuál sea tu edad. Otro de los casos encontró una nueva oportunidad gracias a su red de contactos.
  • Saben que lo importante son los conocimientos que atesoran así como la experiencia adquirida.

Para estos casos la edad no ha sido un problema porque los primeros que no lo han visto como tal han sido ellos.

Resulta difícil poder lidiar con las etiquetas que nos pone la sociedad. Pero más complicado es poder hacer frente a las que nos ponemos nosotros mismos.

¡Tengo más de 40 años y a mucha honra!

Isabel Iglesias

Anuncios

24 thoughts on ““Ageism” o cuando la edad es un problema

  1. Seguí tu invitación Isabel de leer este post. Ojalá también lo lean y apliquen a su metodología muchos de los que se dedican a la selección de personal.
    Poco tengo que añadir después de leer todos los comentarios que has recibido, solo dar las gracias por tus consejos y refuerzo positivo.

    Mª. José.

    Me gusta

  2. Me parece muy interesante tu artículo, certero y edificante. Las personas más preparadas y con más competencias de todo tipo desarrolladas están siendo apartadas del mundo laboral por la edad, además de injusto creo que socialmente se está arrinconando a los más capaces por una cuestión de discriminación que no está siendo suficientemente denunciada

    Me gusta

  3. Estimada Isabel, como siempre es un placer leerte y muy atinado tu post.
    _
    Cuando me preguntan afirmo sin miedo que en España, para trabajar en una empresa privada, la edad laboral es de 30 a 39 años, así de corta y estrecha la tienen.
    _
    Por debajo de los 30 nada más hay que mirar el % de paro juvenil.
    _
    Con 40 y más si pierdes el trabajo, puedes buscarlo, pero conviene hacer un plan alternativo.
    _
    Siendo más suaves, podríamos decir que entre 40 y 44 hay una etapa pre-mortem para ser mortem a los 45.
    _
    Se puede observar que la raíz de este problema son los prejuicios que tenemos todos en que estas etapas se desplazan por actividades, por ejemplo, en tecnologías, móviles, web, creatividad, diseño gráfico, las edades son aun menores.
    _
    Frente a ello, una solución, que no es mala, es hacerse autónomo, pero los que optan por ello tienen que tener en cuenta que este sesgo en selección se puede contagiar de los trabajadores a los autónomos con unos 7 años de desfase, esto es, que si en tu sector o dedicación con 48 años no te contratan laboralmente, tal vez puedan hacerlo si eres autónomo, pero a los 48 + 7 = 55 años ni laboral y puede que ni como autónomo.
    _
    Todos nosotros tenemos este sesgo, los que lo sufren también, les digo, visualiza mentalmente a un informático, ¿qué edad tiene?, visualiza mentalmente a un notario, un cirujano, un asesor financiero, un reponedor de una gran superficie ¿qué edad tienen?, los 50, los 40, los 30, los 20 (esto es sólo un ejemplo) y a cada profesión le asignamos una edad en nuestro mundo de las ideas y casi todos hacemos asignaciones de edad muy parecidas y esa es la que el seleccionador busca.
    _
    Por lo que otra solución es visualizar sectores y dedicaciones a las que nos podamos desplazar donde nosotros mismos visualicemos personas de nuestra edad o algo mayores, soy el 1º en saber que esto no es fácil.
    _
    Si compramos una bandeja de tomates y los pesamos todos están en el mismo rango de peso, lo que es antinatural, pues Naturaleza genera diversidad. De la misma forma, llegamos como clientes a empresas en la que el personal que nos puede atender están todos en el mismo rango de edad, y si es diferente a la nuestra, es el momento de contribuir al cambio de mentalidad exigiendo que nos atienda alguien de nuestra edad con la excusa, por ejemplo, de que nos entenderá mejor y si no lo tienen comenzar “la lucha” y montar una buena, pero ¿estamos dispuestos?
    _
    Muchas gracias y un fuerte abrazo.

    Me gusta

    1. Hola Antonio:
      Gracias por pasarte por el blog.
      Pienso que los cambios que se están produciendo en estos últimos años en el mercado laboral, están haciendo que muchas de nuestras ideas preconcebidas salten por los aires.
      Resulta curioso lo de asignar una edad a una visualización de mental de detrminadas profesiones: muy posiblemente nos fiemos más de un médico/a que ya peina canas que de uno recién salido de la carrera por el tema de la experiencia.
      Salvo esos casos concretos, no me entra en la cabeza que se pueda descartar a una persona simplemente por la edad. Cuestión distinta en qué estamos haciendo cada uno con esa etiqueta. Hablando hace poco con una de las personas que he usado como ejemplo me decía que ella nunca había pensado en su edad como un impedimento. Y a la vista está en que no lo ha sido.
      Hay etiquetas que las pone las sociedad y nosotros nos encargamos de perpetuar. Está en nuestra mano y no en la de los demás.
      Isabel

      Me gusta

    2. Pues nada esta todo dicho, a partir de los 45 estas muerto no ? Vale pues a exprimir al estado porque oiga yo tengo que seguir con mi vida y tengo gastos y lo mas inexcusable me tengo que alimentar.
      Yo desde luego según tu articulo estoy en estado avanzado de descomposición porque tengo 53.
      Ahora que hago ??? Que hago hasta mi edad de jubilación porque me queda un huevo.
      No me puedo creer que tanta empresa y tanto pirao dirigiéndolas no tienen un trabajo para todas las personas que nos pasamos de edad. Me parece tan increíble como la ficción de la guerra de las galaxias,lo mismo.
      Ahhhhh , no quiero oir encima esa frase odiosa de ” los que trabajamos no estamos para mantener a todos los parados de este país con ayudas etc ” . Osea ya bastante tenemos como para oír esta estupidez.
      Saludos
      Luis

      Me gusta

    1. Gracias Carme por tus palabras!!
      No sería muy honesta de mi parte criticar sin dar algo a cambio. Para eso está la red ya llena.
      A mi me gusta poder decir qué se puede hacer diferente. Otra cosa son las decisiones que tome cada uno.
      Isabel

      Me gusta

  4. Oportuno y acertado tu post Isabel, actualmente tengo 61 años y hace dos meses me despidieron; … me da esperanzas que aún hay personas que valoran la experiencia !!!

    Me gusta

    1. Hola Pablo:
      No lo dudes que es así. El tema está en que si has estado un poco desconectado del mercado laboral puedes tender a pensar que las dificultades vienen por tu edad. Yo no lo creo. Soy de la opinión que, como he dicho en otra comentario, la diferenciación es clave hoy en día y aportar algo de valor, algo que la empresa necesita y que tú sí puedes darle. Eso es lo más difícil.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  5. Fantástico post Isabel!!! Yo, desde que cumplí los cuarenta (y ahora tengo 57) he encontrado sin dificultad empleo en tres ocasiones, la última con 54. Actualmente me está costando un poco más encontrar empleo, pero lo conseguiré. En tu post das las claves para conseguirlo!!!
    Un abrazo y sigue escribiendo Isabel!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s