No hay fórmulas mágicas para encontrar empleo y sí muchos “vende humo”

En estos últimos meses he recibido varios correos de gente que se encontraban en situación de búsqueda activa de empleo y me contaban sus experiencias con empresas que supuestamente se dedican con diferentes programas a ayudarles en esa labor.

Lo cierto es que todos los correos que he recibido son negativos, muy negativos. Aparte de que las experiencias que cuentan claramente rayan en el fraude y el abuso.

El último lo he recibido esta misma semana y ha sido un poco la gota que ha colmado el vaso y por lo que me he decidido a publicar este post.

Empiezo a estar ya bastante cansada de la multitud de empresas que han surgido al calor de la clara nececesidad de búsqueda de empleo de estos últimos años.

Empresas que en algunas ocasiones tenían una clara vocación de ayuda y de apoyo al desempleado, cuyos servicios tenían unos precios muy asequibles y donde primaba casi más el saber que se estaba prestando casi un servicio social que los posibles ingresos que se podían obtener con ello.

Desafortunadamente esas empresas son muy pocas frente a la inmensidad de otras tantas que se han posicionado en el mercado bajo una imagen cándida y dulcificada de ayuda al desempleado pero que en realidad encierran un interés económico muy potente.

Lo que más me molesta de este tipo de situaciones es que nos podemos encontrar empresas de todo tipo de pelaje: desde auténticos chiringuitos con muy buenos vende humos que conocen y saben qué teclas tocar para poder prender la llama de la ilusión en personas que viven auténticos dramas personales y que son capaces de lo que sea para poder conseguir su objetivo, hasta renombradas empresas a nivel nacional que, bajo su apariencia de gran solvencia en el mercado,  captan las ilusiones de las personas que se encuentran en desempleo con la idea de que tendrán más opciones si lo hacen con éstas porque no los van a engañar.

Búsqueda de empleo

¿Dónde nos hemos dejado la ética profesional?

Con esto lo que quiero decir es que, desagraciadamente y por mi experiencia, no se salva casi ninguna: ni la gran empresa que te cobra un auténtico dineral que en muchas ocasiones tiene que pedir la gente prestado para poder hacer frente al alto coste que supone un programa de recolocación u orientación laboral, ni la pequeña empresa que te ofrece un servicio mucho más asequible al principio para poder engancharte y seguir vendiéndote más servicios con la esperanza de que ese próximo programa de mentoring, coaching o lo que sea va  a ser el definitivo.

Quisiera recalcar que mi enfado con estas situaciones no tiene nada que ver con las herramientas a utilizar ni con los profesionales. Hay muy buenos profesionales que usan de forma muy adecuada el mentoring, el coaching y la orientación laboral de forma muy adecuada para que se consigan muy buenos resultados.

Para mi es un tema de valores, de falta de profesionalidad y de ética para con un colectivo de personas que en muchas ocasiones están desesperadas, que no tienen las suficientes herramientas, que se encuentran perdidos y que son capaces de casi cualquier cosa con tal de conseguir un trabajo.

Me parece ruin, vergonzoso y mezquino que haya empresas que se aprovechen de la necesidad de estas personas diciéndoles que les van a conseguir un empleo porque la realidad es que no hay fórmulas mágicas para ello.

¿Existen métodos infalibles? rotundamente NO

A lo largo de los casi 3 años que llevo en las redes sociales he podido leer todo tipo de métodos maravillosos e infalibles. Recuerdo especialmente dos de ellos: en uno la persona, que además no se había dedicado nunca a la orientación laboral ni a los Recursos Humanos  sino a temas de ventas y marketing, te aseguraba que en 21 días ibas a conseguir trabajo.

A mi que alguien me explique cómo es posible que una persona que no conoce el funcionamiento desde dentro del mercado laboral ni se ha dedicado a temas de orientación laboral o Recursos Humanos, puede aportar soluciones útiles y eficaces para la búsqueda de empleo porque os aseguro que solo se me ocurre una palabra para eso y es “vende humo”.

El otro gran método que recuerdo utilizaba el principio de Pareto para la búsqueda de empleo; es decir que un 20% de tu esfuerzo te iba a generar el 80% de los resultados. En un principio la idea no me parecía mal del todo porque supone otro tipo de acciones más enfocadas con la necesidad de establecerse objetivos, marcarse un plan de acción, empezar a trabajar nuestro autoconocimiento…. Y eso sí puede ir bien encaminado en la búsqueda de empleo.

Sin embargo, este método se olvida de algo que para mi es vital: estamos hablando de que las que toman las decisiones son las personas con lo que, desde mi punto de vista, no podemos agarrarnos de forma férrea al principio de Pareto como un método infalible ya que el componente emocional y humano está por encima de cualquier método.

búsqueda de empleo

Si te encuentras en situación de búsqueda activa de empleo y te has planteado buscar la ayuda de una empresa para ello, te sugiero que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Busca información sobre la empresa y sobre las personas que ofrecen ese servicio. Si la empresa ofrece mentores o coaches, busca información sobre ellos en las redes. Hoy en día hay muchísima información disponible y es preferible hacer una pequeña labor de investigación. Busca comentarios, tanto positivos como negativos sobre los servicios prestados por esa empresa. Y sobre todo busca resultados que es lo que tú necesitas.
  • No te dejes deslumbrar por la imagen de marca. Como he comentado, conozco experiencias de servicios muy deficitarios prestados por grandes empresas con muy buena imagen. El hecho de que el importe del servicio sea muy elevado no quiere decir que sea de mejor calidad, simplemente que vas a pagar más. Por eso es tan importante que antes de firmarlo quede todo muy claro y bien detallado. Y si en algo no estás seguro, es preferible no seguir adelante.
  • Pide todo por escrito y revisa hasta el último detalle. Asegurate que las condiciones puestas en el contrato están claras y no hay sombras. En uno de los casos que conozco, la empresa mandó un primer contrato comprometiéndose a encontrarle trabajo a la persona y el contrato definitvo no lo reflejaba. Error por parte de la persona que no lo revisó y actitud muy despreciable por parte de la empresa que de forma deliberada omitió un aspecto que bien sabía podía darle problemas.
  • Si detectas que la empresa incumple algunas de las condiciones pactadas, reclama. A veces este tipo de situaciones no van más allá porque quien ha contratado el servicio le da vergüenza admitir que le han podido engañar. Si te ha pasado piensa que lo que tú hagas o digas repercutirá en que otros no se vean en esa misma situación.

Los que lleváis un tiempo leyendo este blog sabéis que, en la medida de mis posibilidades, trato de ayudar a todas aquellas personas que se encuentran en búsqueda activa de empleo, ya sea mediante mis posts o con la elaboración de contenidos relacionados con la búsqueda de empleo especiamente en redes sociales.

Si todavía no conoces el ebook que realizamos varios bloggers hace un par de años sobre cómo buscar empleo en redes sociales, puedes descargártelo de forma gratuita desde este enlace.

Y recuerda que en la búsqueda de empleo no hay fórmulas mágicas ni métodos infalibles y sí mucho trabajo.

Isabel Iglesias

Anuncios

17 thoughts on “No hay fórmulas mágicas para encontrar empleo y sí muchos “vende humo”

  1. Me parece curioso que por reflejar unas ideas similares en otro post tuyo te consideraras “aludida” en un primer momento y luego expreses en este post lo mismo que trataba de decir.
    La cantidad de gente que dice ayudar a los demás cuando en realidad se ayudan a sí mismos.
    O sea; la autoayuda en sentido literal pero utilizando a los demás como excusa.

    Me gusta

    1. Gracias Juan por tu comentario.
      Al igual que tu comentario anterior, sigo sin tener muy claro si te refieres a mi. Será porque dejas el comentario en mi blog y no en el de otros hasta donde yo alcanzo ;-).
      Estoy de acuerdo contigo con que en muchas ocasiones se utiliza como “excusa” el ayudar a los demás para ayudarse a uno mismo. En realidad yo no lo veo de esa forma sino que más bien la gente utiliza sus propias experiencias para tratar de dar referencias a otras personas.
      Yo creo que eso nos pasa a muchos de los que escribimos un blog donde contamos experiencias personales. Afortunadamente yo no he vivido las situaciones que cuento en el post porque me las han contado todas pero me parece igualmente útil darlas a conocer para que la gente sepa qué está pasando y puedan tomar decisiones con la suficiente información.
      Y sí, algunos de mis posts se parecen o tienen parte de contenido similar porque cuando tocas una determinada temática al final no hay tanto de lo que hablar sino distintos puntos de vista que abordar, que es en el fondo mi intención.
      No creo que mi perspectiva sea mejor ni peor que otra. Es mía y solo mía pero trato, por lo menos, de oferecer diferentes puntos de vista para generar un clima de cuestionamiento, como así está siendo.
      Gracias por animar el debate 🙂
      Isabel

      Me gusta

  2. Hola Isabel, todavía sigo dándole vueltas al tema de “Consigue tu trabajo en 21 días” me parece una propuesta de marketing demasiado arriesgada… más bien la veo imposible.

    Que duro me parece hacer un trabajo tan vocacional solo para sacar la pasta a las personas. A mi me parece imprescindible, pasar un cuestionario de valoración a los clientes una vez finalizado el proceso y si tu puntuación global es menor a 8, dedícate a otra cosa. Tan sencillo.

    Lo que me da fuerza son los clientes satisfechos, si no consigues esto estás timando a las personas. Y no hay más vuelta de hoja.

    Gracias por el post Isabel

    Me gusta

    1. Hola Elena:
      Te aseguro que es completamente real. Yo me quedé de piedra cuando lo ví hace ya algún tiempo. Quizá por se juegaba con las expectativas de las personas y con la tan extendida idea de que hacen falta 21 días como mínimo para conseguir implantar un cambio de hábitos; es decir, se juega con una idea que incluso lo hemos visto en la tele y que es cierto que tiene cierta base real con un tema donde hay infinidad de variables, muchas de ellas totalmenate incontrolables por parte de la persona.
      Lo del cuestionario de valoración me parece una muy buena idea. Ahora bien, conozco casos de empresas de consultoría que lo llevan por bandera y luego la realidad es muy distinta. Al final Elena me quedo con la sensación de que hay mucho de fachada y poco de valores.
      Gracias de corazón por pasarte por el blog.
      Isabel

      Me gusta

  3. Genial el artículo Isabel! Hay mucha gente que se está aprovechando de personas que están desesperadas … les venden humo … y como dices al final, hay que esforzarse mucho para encontrar empleo. Hay que ser constante, tener actitud y no dejar de intentar nunca.
    Felicidades por tu artículo 🙂

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias Johana por tus palabras y por dejar tu comentario.
      No sabes lo que me alegra saber que te ha gustado. Por lo menos he conseguido mi objetivo de difundir unas prácticas bastante poco profesionales.

      Isabel

      Me gusta

    1. Lo sé Célia :-(. Lo veo con demasiada frecuencia en los correos que recibo de la gente.
      Me produce mucha tristeza ver que se juega de esta manera con unas personas que son muy vulnerables.

      Gracias por pasarte por el blog.

      Isabel

      Me gusta

  4. Hola Isabel
    Me gustaría recordar un par de cosas:
    1.- Para poder “ayudar a buscar empleo” entendiéndose esta actividad como la puesta en conexión de ofertas y demandas de empleo (intermediación laboral), es necesario estar autorizado como agencia de colocación.
    2.- Los servicios de intermediación y ayuda en búsqueda de empleo, orientación profesional, etc. siempre deben ser gratuitos para los trabajadores o desempleados. Únicamente se puede cobrar a las empresas que ofertan los puestos de trabajo.
    Todo esto lo pone en la Ley de Empleo y en la norma que regula las agencias de colocación.
    Si te piden dinero por ayudarte a buscar empleo, orientarte en ello, pasarte ofertas de empleo adecuadas a tu perfil, etc. se está violando la ley y puede denunciarse ante la Inspección de Trabajo.
    Por lo tanto, y visto cómo actúan este tipo de empresas, o violan la ley por no ser gratuitas o violan la ley por no estar autorizadas como agencias de colocación.
    Por cierto, los portales de empleo virtuales se considera que llevan a cabo actividades de intermediación laboral y, por lo tanto, deben estar autorizados también como agencias de colocación.
    Un saludo

    Me gusta

  5. Me has leído el pensamiento con este artículo. Precisamente este pasado fin de semana estaba pensando en el gran negocio nacional que se ha montado a costa de los parados. Hay ya un sector pujante, que incluye a instituciones públicas, ONGs, empresas privadas y supuestos expertos, el cual vive de dar conferencias a parados; networking a parados; coaching a parados; motivar parados en seminarios, conferencias y demás; colocarlos a tres meses ( o a un mes, o a una semana) en trabajos basura, y cobrar subvenciones como que ya los han reintegrado en el mercado laboral. Por supuesto, el Estado y demás administraciones públicas están en el ajo y no regulan nada. A ellos les conviene subvencionar a todos estos campeones para que quede claro que están haciendo algo por los desempleados. Ja. Todo es tremendo. Gracias por el artículo. Muy a propósito.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario. Tienes toda la razón. Se ha creado un negocio alrededor del desempleado. En algunas casos hay un interés sincero en ayudarles pero no en todos los casos.
      Es fundamental que las personas que están en esta situación empiecen a desarrollar sus propias estrategias para no caer en manos de desaprensivos.
      Saludos
      Isabeñ

      Me gusta

  6. Buenos días Isabel,

    Me encanta este artículo y creo que es necesario. Me parece obsceno garantizar resultados, además de ser una forma de limitar a la persona en su propio desarrollo.

    Me duele en el alma que se juegue con estas cosas… primero y fundamentalmente por el sufrimiento y el gasto de recursos (económicos, personales, etc.) que se le causa a las personas, que ya vienen emocionalmente mermadas y que terminan emocionalmente descapitalizadas.

    En segundo lugar porque si te dedicas al acompañamiento de grupos y personas, este tipo de ‘estrategias’ que describres no hacen más que cuestionar tu trabajo, tus esfuerzos, tus estudios, tus horas de preparación… por eso me parecen ESENCIAL las recomendaciones que das para que se calibre bien el método de elegir qué persona o empresa consideramos adecuada para que nos facilite nuestro proceso… porque somos eso “facilitadores de procesos” en todo caso, y no “garantes de resultado”.

    Gracias por este artículo. Seguimos aprendiendo.

    Un saludo y feliz semana.

    David Barreda

    Me gusta

    1. Muchas gracias David por tus palabras. No puedo estar más de acuerdo con tus apreciaciones.
      Estos últimos años hemos asumido demasiadas cosas. Y una de ellas es que existan este tipo de organizaciones y personajes que juegan con tus ilusiones.
      Me parece inmoral y mequino.
      Saludos
      Isabel

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s