Mi talento no está de oferta

Hace unos meses contactó conmigo a través de LinkedIn una persona para que le orientase a nivel laboral.

Acababa de quedarse sin trabajo. En realidad era la primera vez que se quedaba sin trabajo, y teniendo en cuenta los años tan duros que hemos vivido me resultaba bastante llamativo.

Lo curioso es que lo que a esta persona le molestaba, preocupaba y disgustaba no era tanto el hecho de haberse quedado sin trabajo, ya que por sus circunstancias sabía  que era algo momentáneo, sino el hecho de que tras haber sobrevivido a la debacle laboral de estos años se encontraba con que su salario se había visto reducido a la mitad prácticamente.

Las ofertas que había recibido, y había recibido una cuantas en los pocos meses que llevaba en situación de desempleo, suponían una reducción del salario que había venido percibiendo de aproximadamente un 50%.

Una de las ideas que se me quedó grabada de nuestra conversación fue el hecho de que no entendía cómo era posible que si su trabajo había estado valorado durante tanto tiempo en una cantidad de dinero ahora valiese casi la mitad.

“Es como si hubiese puesto mi talento de oferta”, me dijo.

Mi talento no está de oferta

Y es cierto.

Porque desafortunadamente no es la primera ni la única persona que le ha pasado.

En estos últimos años he podido asistir, tanto de forma directa como indirecta, a recortes salariales draconianos en las empresas.

talento

Entiendo perfectamente que para muchas organizaciones ha sido la única manera de poder garantizar la supervivencia de éstas ya que continuar con las políticas salariales de la época de bonanza económica era prácticamente una sentencia de muerte.

Sin embargo y bajo la letanía de “hay que arrimar el hombro” he podido asistir a auténticas maniobras para reducir costes y aliviar las cuentas de la empresa aprovechando la situación de crisis reinante, sin que en realidad la situación justificase reducir los salarios.

Si podemos tener lo mismo por menos precio, por qué no aprovecharlo

Esta frase la he llegado a escuchar una cuantas veces en estos años y resume de manera muy clara el sentir de una clase de empresarios con una estrechez de miras bastante importante y con escaso conocimiento de lo que significa el talento.

A todos nos gusta hablar de talento y tenerlo en nuestras empresas, pero ¿cuántos están dispuestos a pagar lo que de verdad vale? porque no nos engañemos, el talento tiene un precio.

Es por ello que cada vez más me estoy encontrando con personas que están haciendo valer su talento y su valía y que no están dispuestas a ponerlo de oferta como si de una baratija se tratase en un mercadillo de saldo.

Si como profesionales que somos no somos capaces de poner en valor nuestro trabajo, no esperes que lo hagan los demás por ti.

Hace poco Laszlo Bock, el vice presidente del área de personas de Google estuvo en España presentando su libro donde habla de aspectos sobre la gestión de personas que se llevan a cabo en Google.

Algo que Google tiene muy claro es que están dispuestos a pelear lo que haga falta por tener al mejor talento, y eso supone pagarle como corresponde.

De hecho en una entrevista reciente reconocía que hace algún tiempo pagaban por debajo de mercado y que les servía como filtro. Sin embargo se dieron cuenta que al incrementar los salarios consiguieron mejorar su capacidad de atracción de talento y hoy en día Google es considerada como una de las empresas que mejores salarios paga.

Si pagas salarios de oferta tendrás empleados de oferta

Aunque suene duro decirlo, estoy convencida de ello.

De hecho la persona con la que hablé hace unos meses me dijo que iba a coger el trabajo por no estar en el desempleo pero que ni mucho menos era el tipo de trabajo en el que querría desarrollarse y que trataría de estar el menor tiempo posible.

Aquellas empresas que consideren que pueden pagar salarios de oferta debido a la gran abundancia de gente que hay en estos momentos en búsqueda activa de empleo pueden encontrarse con alguna de estas situaciones:

  • Que sus empleados de oferta vuelen a la más mínima posibilidad de poder acceder a un puesto de trabajo con mejores condiciones salariales. Y esto puede significar dejar un trabajo por otro por cantidades casi irrisorias ya que cualquier posibilidad de mejora salarial será bienvenida.
  • O que la persona en cuestión decida poner de oferta también sus conocimientos y habilidades. Es decir, por ese sueldo ni me molesto en hacer más o mejor mi trabajo“, algo mucho más habitual de lo que nos creemos.

Al final el resultado el mismo: la fuga de aquellos profesionales valiosos y que pueden aportar algo diferente a la empresa.

El resto, los que no se reciclan, los que se han acomodado, los que se han resignado a que “eso es lo que hay“, los que se han quedado obsoletos, los que no les gusta su trabajo pero no les queda más remedio que quedarse, se quedarán en la empresa con todo lo que eso significa.

El talento es la gasolina de la empresa

Si hay algo que diferencia a Google de otras empresas es que tiene a los mejores pero eso no quiere decir que los mejores sólo quieran trabajar en una empresa en la que su sueldo sea astronómico.

Google tiene a los mejores porque cree en el talento y lo que supone darle rienda libre a éste en una empresa.

Y eso implica no solo remunerarlo de acuerdo a lo que puede aportar a la empresa sino además crear las condiciones para que éste decida no irse.

El talento es la gasolina que mueve a la empresa y hace que pueda avanzar.

De nada sirve tener el mejor coche si le ponemos una gasolina de mala calidad.

Lo que marca la diferencia en lo que al talento se refiere no reside tanto en saber encontrarlo, sino en conseguir que se quede y que lo haga porque de verdad se siente a gusto.

¿Pondrías tu talento de oferta? Yo no

Isabel Iglesias

Comparto contigo mi intervención en el programa Actitudes positivas donde hablo sobre cómo crear una red de contactos.

 

 

Google+ cabecera

Anuncios

56 thoughts on “Mi talento no está de oferta

  1. Gracias Isabel. Excelente como siempre.
    Eres de gran influencia para muchos.
    Este problema no solo sucede en España, en America tambien sucede con mucha frecuencia.
    Cantidad de Gerentes me consultan por que viven esta situacion. Es lamentable porque sienten que el mercado laboral los atrapa y aunque lo manifiestan de manera diferente, el sentimiento es que se sienten impotentes y pierden la capacidad de acción.
    Esto afecta emocionalmente, la autoestima disminuye llevándose con ella la creatividad. Es triste.
    Mi consejo es es no decaer, buscar nuevas oportunidades, reinventarse continuamente. Atreverse a darse a conocer a través de las redes sociales, el talento no pasa desapercibido, es posible que no te lo reconozca alguien, que te quieran utilizar, pero afuera siempre hay alguien te va valorar.
    Saludos,

    Me gusta

    1. Muchas gracias Heli por tus palabras!
      Me imaginaba que era algo que no es patrimonio exclusivo de España.
      Para mi lo importante en estos casos es ser muy conscientes de cuál es tu valor como profesional y trabajar de forma muy activa tu marca personal para poder destactar frente a los demás.
      Gracias por pasarte por el blog!
      Isabel

      Me gusta

  2. La realidad laboral española es hoy la de contratar a “peso”… lo de decir que se contrata talento, es muy bonito y se usa mucho, pero los empresarios españoles, que normalmente llevan sus empresas cómo “chiringuitos” mal gestionados, lo del talento, cómo que les viene grande y más que talento buscan el “consejillo” y si es gratis mejor. Así les va…
    En España, no se valora, ni retribuye el talento y a menos que trabajes para una empresa extranjera, del sector IT, ya sea multinacional o una filial, vas jodido. En las empresas españolas, si has de sobrevivir con los valores de recursos inhumanos: vida laboral hasta los 30, donde se valora la fidelidad perruna, donde los cambios son malos y cosas por el estilo, vas mal.
    La mejor opción para cualquier profesional, es buscar una empresa extranjera. Sus criterios son más serios y profesionales.

    Me gusta

  3. Llevo todo el verano buscando trabajo en el extranjero (finalmente, ha dado frutos) como ingeniero informático y he respondido muchas veces a la pregunta de cuánto puedo tardar en incorporarme. Mi respuesta, “tengo 2 semanas de preaviso”, siempre produce asombro. Varias veces he añadido: “Así se valora el conocimiento en España”. En 2 semanas apenas es posible sustituir a un trabajador especializado y, desde luego, no es posible contar con que el trabajador saliente transfiera el conocimiento necesario al entrante. Las normas del mercado laboral español están orientadas al trabajo no cualificado, lo que encaja perfectamente con el tradicional apoyo empresarial español a la investigación e innovación. Algo que no cambiará mientras no cambie de manos el grueso del capital español.

    Así que tengo la sensación de que la mayoría de talentos patrios están más o menos de oferta, permanentemente. España es un “outlet”.

    Gracias por compartir tus análisis y fundadas opiniones.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario “jmndb”.
      Estaba pensando en dejar uno con la misma idea de fondo: lo que dice Isabel está muy bien si una mayoría de empresarios cree en que sus beneficios vendrán por la competitividad de sus empresas. Desde hace siglos, el paradigma en España es muy diferente. El crecimiento viene por los contactos (familiares, políticos, etc), que habilitan una posición dominante en un terriotorio o en un sector, independietemente del desempeño de la empresa.
      Por tanto, se desplaza el valor del talento a los teje-manejes del empresario y puede entonces despreciarse. Pero no sólo el talento. Se desprecia toda relación laboral, total, soy yo el que consigue los contratos, las concesiones, las licencias. Y que se aguanten los empleados, los clientes y los proveedores.
      Gracias Isabel por compartir tus opiniones (más mesuradas que las mías y por tanto, más valiosas).

      Me gusta

      1. Hola, nuevamente (no creo que lo leas -respondiste comentarios entre junio y agosto- pero ahí va).
        Cuando escribí el comentario no lo había leído (ha sido hoy). Adjunto los enlaces a dos noticias que ejemplifican lo que traté de explicar: el claro desprecio por el talento en el diario El País dado que uno de los ejecutivos del Grupo al que pertenece (PRISA) consigue el bienestar de la empresa gracias a otras cosas que el producto final que vende a sus lectores.
        http://www.infolibre.es/noticias/medios/2015/09/16/la_redaccion_pais_vota_manana_escrito_con_duras_criticas_director_37741_1027.html
        http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/67719-las-intrigas-en-la-cupula-de-el-pais-de-la-amistad-de-cebrian-con-soraya-y-la-sombra-alargada-de-telefonica.
        Esto es sólo un ejemplo. Trabajo en otra empresa (tb. del IBEX) y puedo asegurar que funciona igual. No voy a extendreme, pero podría hablar de otras que conozco bastante por tener conodidos o haber trabajado codo-con-codo y es desolador.
        En fin, esperemos que los cambios en el accionariado que el tiempo producirá inevitablemente traigan Directivos / Empresarios de otro cuño.
        Gracias.

        Me gusta

      2. Hombre JCF, voy muy liada pero intento contestar todos los comentarios en poco tiempo ;-).
        Cuando leo ese tipo de noticias lo primero que se me viene a la cabeza es “pobre hombre, si que tiene miedo de que le quiten la silla”.
        Es un claro ejemplo de que te das cuenta de que eres un inepto y no quieres que lo sepa todo España. Bastante que lo sabe tu empresa, pero todo el mundo???

        En fin, ellos solos se desacreditan con sus actuaciones. Tampoco necesitan mucha ayuda 😉

        Gracias por tu comentario.

        Isabel

        Me gusta

      3. Jejeje JCF yo me someto a una cierta mesura antes de darle al botón de publicar así que no te creas tú que a veces no me ha tocado retocar cosas porque era muy “directa”.

        No sé si seré ingenua o es que creo en que el cambio se está produciendo pero tengo confianza en que poco a poco se está empezando a notar que las empresas son conscientes del valor de las personas.

        Gracias por tu comentario.

        Isabel

        Me gusta

    2. Hola jmndb:

      No sé yo si se puede valorar el talento por el preaviso de los trabajadores.
      Por un lado pienso que si alguien se quiere ir, ponerle varias meses para poder desligarse puede ser una auténtica tortura. Yo tuve en una empresa un preaviso de 1 mes y me marché a las 3 semanas porque no aguantaba más.
      Quizá sucede porque cuando dices que te vas, ya te consideran un traidor porque no has tragado con sus historias.

      Gracias por tu comentario.

      Isabel

      Me gusta

      1. Oh, por supuesto que no se puede, como dices. Pero fíjate que no relaciono el periodo de preaviso con el talento, sino con la importancia que da al talento nuestro sistema (o mercado) laboral. De hecho, fíjate que los ejemplos que pones son de sesgo negativo (y no me extraña): tortura por quedarse donde no aguantas más y traidor por querer irte… En Noruega trabajé en una empresa donde presencié la reincorporación de empleados que se habían ido a otra empresa y luego volvían, pero no “con el rabo entre las patas”, sino “con más experiencia” (esa era la valoración de la empresa).

        Otro elemento fundamental en lo que trato de decir es que el grueso financiero español no ha cambiado de manos porque haya habido transición política. No es un dinero que se haya hecho con I+D precisamente. No sé si me explico…

        Me gusta

      2. Efectivamente jmndb. La diferencia con lo que cuentas de Noruega es que cuando te vas de una empresa en España es como si les traicionases. Y te lo digo por experiencia propia. He llegado hasta a sentirme mal por irme de una empresa y pensar en la “faena” que les había provocado. Somos bastante mediterráneos incluso para eso.
        Muchas gracias por pasarte de nuevo por el blog. Un placer leerte.

        Me gusta

  4. Como bien decimos en México “lo barato sale caro” y yo creo que si bien una empresa quiere ser grande también tiene que estar a la altura para retribuir a su capital humano lo que realmente vale. Lamentablemente todo gira en tordo a dinero y en vez de verlo como una inversión que se verá recompensada a mediano o corto plazo, se ve como un gasto. Al final de cuentas el talento y capital humano es el motor de subsistir de las empresas. Ojalá que podamos cambiar el chip…muy buen blog.!!!

    Me gusta

    1. Es curioso Marisol cómo, a pesar de vivir en países distintos con culturas algo diferentes también, los temas laborales son muy parecidos.
      Es como una especie de monotema que se repite de forma incesante pese a las diferencias culturales y empresariales.

      Muchas gracias por tu comentario!

      Isabel

      Me gusta

  5. Un post muy acertado, lamentablemente esto es una realidad patente y diaria y como bien indicas, muchos “empresarios” han aprovechado la “palanca” de la crisis para reducir los salarios a la mínima expresión.
    El pasado lunes, yo mismo experimente en persona una situación similar, y cito literalmente: “[…] encontrar un buen profesional a un precio barato me resulta muy complicado, y claro, traer un senior me cuesta 36.000€”, esta fue una de las frases que tuve que escuchar.
    Por desgracia, este tipo de situaciones es algo real y lamentable.
    Saludos y enhorabuena por el blog!

    Me gusta

    1. Gracias Bengarrido por tu comentario.
      La parte positiva que encuentro de ese tipo de comentarios es que los empresarios son plenamente conscientes de que si quieren tener un profesional experimentado, les va a costar más dinero que una persona con menos experiencia.
      Otra cosa es que estén dispuestos a hacerlo, me refiero a pagar más dinero por tener a alguien que puede aportar un valor diferencial.
      Sin embargo, pienso que es una cuestión de tiempo.
      Si crees que puedes sacar adelante tu empresa con profesionales baratos, puede ser que estés sentenciándola.
      De hecho Google apostó por pagar salarios por debajo del mercado durante un tiempo, hasta que se dieron cuenta que si querían transformarse en una gran compañía y tener a los mejores había que pagar en consonancia.
      Insisto, es una cuestión de tiempo.
      Muchas gracias por pasarte por el blog y por twitter.
      Felices vacaciones!
      Isabel

      Me gusta

  6. Hola Isabel
    Te escribo en este post para agradecerte, ya que fue el primero que lei, de ya casi 20 hasta la fecha.
    Con tus posts, me has recordado algo que hace tiempo ya sabia, y que normalmente predico; los demas no van a cambiar, es uno mismo el que tiene que cambiar y hacer que su entorno cambie.
    Aunque es algo que normalmente hago, me di cuenta que lo estaba haciendo solo en el ambito estrictamente del trabajo y no del laboral, no se si me explico bien; de otra manera, lo hago en la empresa de turno pero no para desarrollar mi marca personal, como tú lo llamas.
    Ahora me diste el empujon que me hacia falta para comenzar a escribirme un blog, al menos para recordarme en algun momento en el futuro como estuvieron las cosas por aqui; ya hace unos meses queria hacerlo, pero siempre tenia excusas.
    Aun no empiezo a publicar pero ya tengo listos algunos temas que ire publicando semanalmente.
    Tambien me recordaste que la revolucion digital ya tiene algunos años entre nosotros, y que nos guste o no tenemos que aprender a navegar por estas nuevas aguas turbulentas, para no morir en el intento.
    Estoy poniendo mas enfasis en las redes sociales.
    Saludos cordiales, y nuevamente gracias. Me diste un rayo de luz en un día nublado.
    Omar Reyes

    Me gusta

    1. Gracias Omar por tus palabras y por haberte leído ya tantos posts.
      Me siento muy halagada porque la lectura de mi blog te haya impulsado a escribir el tuyo. Para mi ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar a nivel profesional ya que me ha permitido poder tener la libertad de ser yo la que elija con quién quiero trabajar y cómo quiero hacerlo.
      Es cierto que para que tu blog te ayude necesites dedicarle muchas horas al principio por las que no recibes ningún tipo de contraprestación pero a mi me ha merecido la pena.
      Gracias de corazón por tus palabras!

      Isabel

      Me gusta

      1. mi talento lo entrego en ideas innovadoras por falta de tiempo recursos y estudios a empresa o inversor que desee estudiarlo para viavilidad de patente es lo unico que tengo destreza para desarrollo de ideas estudios y recursos nulo saludos isabel

        Me gusta

  7. Hola Isabel.

    Es muy interesante tu publicación, pero me surgen algunas preguntas que tal vez muchas personas se hagan. ¿Que tomo de referencia para saber cotizarse?, ¿Cual es el monto monetario que puedo llegar a percibir según mi formación?, y creo que esta pregunta se la hacen muchos jóvenes ¿Como sé si es un buen ingreso, si no tengo experiencia?
    Se que la situación en el mundo no es fácil, pero también la economía te obliga a tomar esos empleos en los cuales no te remuneran tu talento, y aún más, muchas personas tienen responsabilidades que no pueden dejar de atender, como es una familia. Me queda claro que mi talento vale, pero ¿Cuanto?. Gracias por tu post nuevamente, saludos 😀

    Me gusta

    1. Hola Israel:
      No tengo respuesta a cuánto debería valer tu trabajo. Yo creo que eso es algo que se descubre con el tiempo. Si me lo hubiesen preguntado a mi hace unos años, no habría sabido contestar. En cambio ahora lo tengo muy claro, posiblemente porque soy mi propia jefa y porque tengo muy claro en cuánto valoro mi trabajo.

      Gracias por pasarte y dejar un comentario.

      Isabel

      Me gusta

    2. Como autónomo profesional te puedo decir que ese precio va a depender de lo que está dispuesto pagar el mercado por tí. Al final se trata de una negociación y como tal debes conocer tu límite. El precio por el cual no estarías dispuesto a trabajar o compartir tu talento.

      Me gusta

      1. Efectivamente David. El precio final depende en gran parte de hasta dónde estés tú dispuesto a llegar con tu precio. Claro que el mercado fija un precio pero es evidente que si quieres cobrar más tendrás que ofrecer algo diferente que los demás.

        Gracias por tu comentario.

        Isabel

        Me gusta

  8. Muy buen artículo Isabel.

    Yo estuve en ese mismo caso, y actualmente sigo en ese proceso. En 1 años he pasado por 4 empresas y parece ser que vendrá una 5 si todo va bien, en la que aún no hemos cerrado el sueldo, espero poder aspirar a lo que me merezco.

    Sin embargo, hay una cosa en la que no comparto tu escrito.

    En mi caso no se cumple:

    “O que la persona en cuestión decida poner de oferta también sus conocimientos y habilidades. Es decir, “por ese sueldo ni me molesto en hacer más o mejor mi trabajo“, algo mucho más habitual de lo que nos creemos.”

    Todo lo contrario, lo hago lo mejor que sé, porque es la forma de demostrar el día que te vas porque te vas, porque me considero buen profesional y me estas pagando por debajo de lo que puedes y debes. Y ahora después de ver todo lo que hago y como lo hago, y pensar esto es una ganga durante el tiempo que dure, te planto los 15 días que dice el convenio y me voy a una empresa donde me valoran algo más que vosotros. Sin contra-ofertas y sin nada. Si tu no sabes valorar y hacer tu trabajo que es el de potenciar la empresa que te da de comer, no me interesa, no estas haciendo bien tu trabajo.

    El pensar que por ahorrarse unos euros y tener un trabajador bueno a precio malo, es un buen trabajo esta muy equivocado. Ahora que piensen en todos las transiciones que hay entre empleados, el coste de parar el trabajo para que otro lo arranque, la formación y el gasto indirecto que supone esto en tiempo, el tiempo es finito, por lo menos el nuestro.

    Mientras que si de un empleado recibes un feedback no astronómico, estas contento con él… Que mejor que motivarlo para que se quede en tu empresa y la haga grande, una empresa de valor, una empresa en que la gente se de hostias por entrar y no hostias por salir. Porque al fin y al cabo, de esa empresa comen todos los que la forman.

    Me gusta

    1. Gracias señor X por tu comentario.
      Entiendo perfectamente lo que comentas porque lo estoy viendo con mucha frecuencia.
      No hay ningún tipo de fidelidad hacia las empresas porque ni se remunera, ni se busca. Sólo se quiere alguien bueno, bonito y barato.

      Saludos

      Isabel

      Me gusta

  9. Cuanta verdad Isabel!! Hay tanto empresario que aun no se ha dado cuenta de que el capital humano es el diamante de las compañías.

    Pero sabes lo peor y lo que más rabia me da? Que esos que tanto se aprovechan del talento de los demás, que no lo valoran y que a la mínima lo tiran por tierra, siempre consiguen lo que buscan, tienen éxito y cuando se van a dormir no tienen problemas en hacerlo.

    Gracias de verdad por el artículo, me alegra saber que aún quedan personas que creen que se puede conseguir sin la necesidad de llenar la empresa de becarios.

    Me gusta

    1. Gracias Bamban por tus palabras.
      Durante mucho tiempo yo también pensé como tú: que esos empresarios que se aprovechan del talento de los demás les salía todo bien y encima consiguen todo lo que se proponen. Sin embargo estos últimos años de crisis económica he empezado a ver cómo esos “empresaurios”, que diría un amigo mío, empiezan a estar en peligro de extinción más que nunca y las cosas ya no les salen tan bien como antes.
      Quizá ya han empezado a cambiar las cosas.

      Isabel

      Me gusta

  10. Mi más sincera enhorabuena Isabel por un análisis tan claro de la situación en España, y también a Antonio, excelente reflexión e información también.

    Reconozco que mi campo de “expertise” no es España, aunque viva aquí porque mi trabajo lo realizo (gracias a internet) casi al 100% con clientes estadounidenses pero sí sé lo que me cuentan amigos y conocidos. Soy Coach, y me llama poderosamente la atención cuando los altos directivos de EEUU, de todos los ámbitos, pero más aún los de RRHH me plantean que una de sus mayores preocupaciones es no potenciar y mantener el talento en la empresa lo suficiente. Y es que si no lo hacen no llegas a CEO ni de casualidad.

    Es cierto que Estados Unidos es mucho más competitivo (y menos incompetente como dice Antonio) que España en cuanto a talento. Pero se trata simplemente de números. Si les funcionan lo hacen y punto. He tenido a clientes a quienes sus empresas les han mandado porque no eran capaces de desarrollar el talento de sus equipos, aunque sus resultados en números fueran extraordinarios.

    Es un problema no de información, sino de mentalidad. De no ver cuál es el objetivo. De limitarse a sobrevivir o ver sólo las cifras sin ver “the big picture”. Si no nos centramos en aprender de los mejores y potenciarlo y nos seguimos mirando el ombligo seguiremos teniendo más de lo mismo.

    Otro ejemplo: Un cliente mío de Estados Unidos me recomienda a un español que conoce en una celebración familiar. La conversación algo así como ¿eres español? Mi coach es española, y vive en España. Le habla de mí diciéndole cómo ha mejorado sus cifras, etc. le añade que soy demasiado barata, que debería subir los precios y cobrar mucho más, vamos que soy un chollo. El español queda en llamarme. Lo hace.

    Es muy alto directivo de una gran multinacional española. No estoy familiarizada con los sueldos en España pero me consta que son 6 cifras. Me dice que está interesado en dar sesiones conmigo. Le digo que tengo lista de espera pero en un mes espero poder atenderle. Cuando le digo mis precios me ofrece un 25% de mi tarifa normal. Le digo que muchas gracias, que no soy la coach que quiere y necesita, y que le deseo que encuentre a una persona que se ajuste a sus requerimientos. Entonces empieza a vacilarme y a regatear. Ya no lo quiero como cliente. Le digo que en realidad no soy la persona que le puede ayudar y le deseo buenos días y le cuelgo.

    La persona que me recomendó no daba crédito. De hecho contactó con él para decirle que le parecía degradante cómo me había tratado. Le contestó que había sido un malentendido y que iba a ir pronto a Estados Unidos y a lo mejor podían comer juntos para hablar de un tema en el que podían colaborar. Mi cliente le dijo que lo sentía pero tenía la agenda completa y puso como spam su correo electrónico…

    Gracias Isabel.

    Me gusta

    1. Muchas gracias Ana por tu comentario y por compartir con nosotros tu experiencia. Me parece que no deja lugar a dudas de que a los directivos españoles les falta unas cuantas horas de vuelo en lo que a calidad como líderes se merece.
      Me llama mucho la atención cómo los directivos anglosajones ni se les pasa por la cabeza determinadas actitudes que para nosotros están más que aceptadas o asumidas.

      Isabel

      Me gusta

      1. Muy cierto Isabel. Claramente, a todos nos parece que ciertas actitudes no sean razonables, como se desprende de tu artículo y de los comentarios que se ven por aquí, a pesar de que a algunos directivos les parezca razonable. Y creo que es más fruto de la improvisación y de la falta de conocimientos acerca de lo que realmente produce resultados que de otra cosa.

        Me gusta

    2. Leñe, por fin alguien expone cláramente dónde está el problema de este pais……la clase de “empresaurios” sin estudios, o si los tienen, ya los olvidaron hace décadas, además de la ética y la profesionalidad……siguen anclados en el siglo XIX, confunden lo personal todavia con lo profesional. Me llevo genial con mi jefe, pero me niego a ir de copas por ahí con él….no, lo siento. y no por mi, si no por él…después confunden la amistad con el trabajo….No saben ver la linea que separa ambas cosas. Se siguen moviendo por el amiguismo, independientemente que la persona dé el perfil o la talla. Se mueven por favores…
      Luego está la otra parte, los nuevos empresarios con estudios, son jóvenes de mente abierta, que saben potenciar a la gente. Con 4 dedos de frente, y sobre todo SENTIDO COMÚN, no se dejan engañar con favores, no se van de cenas, no se llevan al cliente a sitios extraños con chicas ( por el amor de dios )… ésta gente, y siento decirlo, es gente competente….y están a años luz de los empresaurios que pertenecen a un pasado caduco y arcaico.
      Para desgracia de nuestro pais estos dirigentes jóvenes son una minoria total en nuestro pais…son cosa extraña, un grupo de incomprendidos bajo el yugo de los CEO ancianos, donde el mundo a cambiado demasiado deprisa para ellos, que ya ni entienden ni comprenden. ¿Ética e inteligencia emocional? Son los dos conceptos que desconocen.

      Me gusta

      1. Gracias por tu comentario.
        Es posible que todavía haya pocos empresarios de mente joven porque llevamos muchos años metido en una espiral donde tener ideas no estaba bien visto.
        De hecho, hay empresas donde claramente se dice que no se paga a la gente por pensar sino por trabajar, especialmente cuando tus ideas suelen ser mejores que las del empresario de toda la vida hecho a sí mismo.
        Es un tema de cultura empresarial y de empezar a desperezarnos para pensar por nosotros mismos.

        Isabel

        Me gusta

  11. Estou inteiramente de acordo consigo em muitos dos pontos marcados do seu texto!

    Mas o mais importante é quando refere: “Si como Profisinales que somos, no somos capaces de ponere en valor nuestro trabajo, no esperes que lo hagan los demas por ti” – está é a chave de todo problema !

    O que acontece é que um dia amassam-te um bocado , noutro dia amassam-te mais um bocado e ao fim de alguns anos já não tens coragem imediata para reagir!

    É preciso lutarmos todos os dias para que não nos tirem nem os nossos sonhos, nem a nossa coragem!

    Obrigado

    Me gusta

  12. Primero de todo, muchísimas gracias por el artículo Isabel, ¡cuantas verdades!

    Yo, como tantas personas, he tenido que vivir también en mis carnes el hecho de que no valoren ni mi talento, ni mi trabajo. Soy una persona que lo da todo cuanto estoy en una empresa, me esfuerzo al máximo por hacer bien mi trabajo, pero he sentido cómo se ha dejado a un lado el buen hacer, para tener en cuenta solo el aspecto económico.

    Recientemente, me he quedado en el paro, pero he de decir que he aprendido que debo valorarme más, y dejar de aceptar trabajos en los que no puedo desarrollarme profesionalmente, y en los que no me permiten aportar mis conocimientos para mejora de la empresa.

    He visto cómo se desperdicia talento dentro de una organización. En mi opinión, cualquier empresario que se precie, debe conocer muy bien el talento que tiene a su alrededor para sacarle partido en beneficio de todos, pero para eso has de conocer a la persona que hay detrás del “trabajador”, y muchos “jefes” no están dispuestos a ello.

    No quiero ser solo un número para la empresa, que produce “x”, quiero aportar valor a la organización, por eso, ahora más que nunca, me estoy centrando en encontrar la empresa (me da igual que sea más grande o más pequeña), en la que se valore a los trabajadores como personas, con sus ideas, conocimientos, talentos…

    Yo tampoco tengo de oferta mi talento. 😉

    Me gusta

    1. Gracias iarcealba por tu comentario.
      Me alegro que tú tampoco tengas tu talento de oferta. Para mi es una cuestión personal. No voy a criticar a quiénes no actúan así pero sí tengo claro que si uno no se valora no puede esperar que lo hagan los demás.
      El reconocimiento empieza por uno mismo.

      Isabel

      Le gusta a 1 persona

  13. En mi país pasa lo mismo. Aunque después de vivir años en España, comprobé que allí es bastante peor el tema que mencionaba Antonio en su juego inteligente de palabras: “En España las grandes empresas empleadoras hacen poco más que intentar no ser mucho más incompetentes que las otras”. La grandeza y éxito de un negocio, empresa o emprendimiento depende de la calidad y talento de sus empleados, y donde hay buenos líderes, existen salarios justos para estimular esos talentos. Es algo que todos sabemos. ¿Qué nos queda si no podemos “encajar” dentro de esta visión empresarial? Hacer valorar nuestro talento, no rebajarlo en oferta. Y también, considero que un buen empleador valora a un empleado que no oferta sus capacidades y su trabajo. Al menos hablo desde mi experiencia personal. Y por supuesto, reconozco que tengo la inmensa libertad de elegir.
    Un post fantástico Isabel !! Gracias por compartir 🙂

    Me gusta

  14. 1) La barrera salarial soporta una presión del +/- 20% en empresas normales.
    Esa simple cifra es el resultado de mi experiencia como empleador.
    _
    En salida significa, por ejemplo, que si un empleado que quiero conmigo cobra un 18% menos del mercado, pero está contento, mi ambiente laboral es bueno, el trabajo es atrayente, etc. lo más probable es que no se me marche. Pero si le llega una oferta superior, por ejemplo, del 25%, se marchará casi seguro. Incluso en los casos que él no quiere, las presiones familiares y sociales le terminan por empujar hacia esa oferta.
    _
    En entrada significa que para captar talento tengo que ofrecer al menos un 20% más que el mercado, ofreciendo lo mismo que el mercado o poquito más sólo entran empleados, pero no talento.
    _
    Siento ponerlo tan frío en números, pero es que soy muy cuantitativo. Además, a muchos profesionales esa cifra del 20% no le gusta, pero nunca me han sabido dar una mejor que la por mi estimada del 20%.
    _
    2) ¿Por qué empresas como Google pagan más y otras no?
    Es un puro problema de competencia por el talento.
    _
    Google es consciente que está en un mundo en el que, como cantaba Abba, “the winner takes it all”. Si se duerme, si no tiene a los mejores, si baja un poquito, aunque sólo sea un poquito, otras empresas de internet están a la zaga para comérselo y en internet cuando caes, caes al abismo.
    _
    Pero ¿se compite en el mercado español? la respuesta es en general no.
    _
    En España las grandes empresas empleadoras hacen poco más que intentar no ser mucho más incompetentes que las otras (permítaseme el juego de palabras entre competir e incompetencia).
    _
    Si para niveles de empleo estándar (no para los grandes directivos) nos hiciéramos preguntas del tipo
    ¿está contratando el BBVA a personas de mucho más talento que el Santander?,
    ¿Iberdrola capta mucho más talento que Gas Natural?,
    ¿Vodafone se lleva a los mejores sin que Telefónica pueda evitarlo?,
    La respuesta es que ni en un sentido ni en el otro, en la mayoría de los casos.
    _
    Ninguna se esfuerza en ganar al otro en el terreno del empleo, sólo intentan captar barato y si no entra el talento al competidor tampoco pues hace lo mismo.
    Su éxito en el mercado lo basan en otras estrategias, no en el empleo.
    Por tanto, no se esfuerzan en pagar más, salvo en los niveles muy, pero que muy superiores, es así.
    _
    Isabel, como siempre excelente, sólo escribo cuando algo me motiva, y tus posts suelen hacerlo.
    _
    Antonio Salmerón
    blason.es

    Me gusta

    1. Vaya Antonio, tus argumentos son tan contundentes y acertados que solo puedo darte las GRACIAS por haber apoyado con cifras lo que yo he expuesto.
      No puedo estar más de acuerdo. En España no se compite por el talento salvo a niveles muy, muy altos. Eso es una realidad.
      Sin embargo, pensar que el talento reside ahí resulta una visión un tanto ingenua o quizá ignorante de dónde está el talento.

      Gracias por tu comentario.

      Isabel

      Me gusta

  15. La verdad isabel, me ha gustado muchisimo lo que has escrito.
    Para mi tienes toda la razon y solo puedo decir que esto me ha pasado a mi.
    Felicidades y enhorabuena por el Blog

    Me gusta

  16. ¡Interesante reflexión!
    Continuamente escucho (y yo mismo lo comento) que se debe mostrar el potencial que tenemos y seremos retribuidos por ello. Pero es verdad, que si las empresas se aferran cada vez más a esta política de rebajas de salarios… se torna complicado.
    Estoy de acuerdo con que, como profesionales debemos poner en valor nuestro trabajo, normal! porque es ilógico esperar que lo hagan otros, pero tenemos que conseguir también que los otros lo vean con ese valor. Y a veces es muy complicado, porque hay quien no sabe valorar el talento.
    Como siempre, ¡enhorabuena por el artículo! Da gusto leerte, Isabel.
    Un saludo

    Me gusta

  17. Felicidades Isabel! Otro post…fantástico! Con un tema muy presente en todas nuestras organizaciones. Es ridículo ver la situación que atravesamos la mayoría de profesionales en las organizaciones y empresas de España.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s