Tu marca personal ¿es impersonal?

En una de las empresas para las que trabajé era habitual que los candidatos entregasen los CV en mano, ya que la empresa favorecía que existiese este tipo de comunicación entre la empresa y la gente que estaba en búsqueda activa de empleo.

No voy a negar que para RRHH suponía una “distracción” importante ya que se atendía a cualquier persona que viniese independientemente del perfil que tuviese y de la hora a la que viniese.

Reconozco que el sistema tenía ciertas ventajas: podíamos tener una breve primera impresión de los posibles candidatos que en un momento dado nos ayudase a la hora de decidir a quién llamar para una entrevista. Y además, nos permitía poder adelantarnos ya que si detectábamos un candidato que nos parecía interesante, lo citábamos a entrevista sin esperar a que surgiese una vacante.

A todas las personas que venían a dejar su CV les hacíamos la misma pregunta: ¿qué tipo de puesto te gustaría desempeñar o dónde te ves trabajando?

“Busco trabajo de lo que sea”

La mayor parte de la gente nos decía lo mismo. “Me da igual. De lo que sea”. Y los pocos que se atrevían a decirnos de lo que querían trabajar, apostillaban con “pero si no puede ser no pasa nada. Me adapto a lo que sea”.

Lo cierto es que ese tipo de respuestas no era la más adecuada porque si había algo que valorábamos era el hecho de que el candidato nos dijese dónde le gustaría trabajar o en qué tipo de puesto se veía. Lo que queríamos era ver si el candidato era capaz de apostar por sí mismo.

Los años de crisis económica han dado lugar a que auténticas legiones de personas en búsqueda activa de empleo se hayan convertido en buscadores de “lo que sea” con el objetivo de poder tener un contrato de trabajo y un salario a final de mes.

Con esto no quiero decir ni mucho menos que no sea un objetivo digno, que lo es, sino que más bien creo que se ha confundido una mal llamada “polivalencia” o “sirvo para cualquier cosa” con el hecho de que las personas que están en búsqueda activa de empleo definan de forma clara sus objetivos profesionales y que además sean capaces de expresarlo .

Marcas personales impersonales

manos con letrasDesde hace algún tiempo percibo como los candidatos tienen marcas personales grises e impersonales. Es tal la necesidad de poder trabajar que ha llegado un momento donde ni siquiera algunos de ellos mismos saben de qué quieren trabajar. Y algo que a priori puede parecer una ventaja, “trabajo de lo que sea”, se termina convirtiendo en una pesada losa que hace que los CV de los candidatos acaben con la etiqueta de “uno más”.

Trabajar de forma activa la marca personal no garantiza que se vaya a encontrar trabajo de forma rápida. De hecho no creo que exista una fórmula mágica para encontrar trabajo de forma rápida, pese a que han surgido en estos años muchas personas que predican con milagros para ello.

Ahora bien, si que estoy convencida de que aquellas personas que sean conscientes de su marca personal y lo trabajen de forma activa tendrán más posibilidades de poder encontrar un puesto de trabajo acorde con sus expectativas que los que no lo hayan hecho. Y por una simple razón: se diferencia y destacan respecto al resto de  candidatos.

La diferencia entre tener una marca personal bien gestionada y una que no lo sea puede ser la posibilidad de que ésta hable por ti y no encomendarse única y exclusivamente al CV o al humor que ese día tenga el reclutador.

¿Cómo conseguir tener una marca personal que hable por ti?

Una de las primeras cuestiones a la hora de lanzarse a hacer una gestión activa de la marca personal es conocer de qué elementos se compone:

  1. Diferenciación: Todos tenemos algo diferente que nos hace ser únicos y distintos al resto. Sólo necesitamos descubrirlo. Esta es la parte más difícil de todas ya que es habitual que pensemos que no tenemos un talento especial y que lo que podemos aportar lo puede hacer cualquier. A veces es casi más importante cómo lo hacemos que lo que hacemos. Este primer paso requiere de un nivel de autoconocimiento importante para detectar, no sólo aquello que nos apasiona, sino lo que se nos da bien y disfrutamos con ello.
  2. Comunicación: una vez que ya has descubierto que es lo que te hace diferenciarte de los demás llega el momento de contárselo al mundo. En esta parte es donde me encuentro el mayor número de reparos ya que no estamos acostumbrados a “vendernos”. Y es que la marca personal no deja de ser la venta de uno mismo como lo hacen las empresas. Para ello las redes sociales son un altavoz muy eficaz que nos permite poder darle visibilidad a nuestra marca personal en forma de contenidos, aportaciones en blogs, colaboraciones…..
  3. Coherencia entre lo que uno dice y lo que en realidad hace. La marca personal no es nada si no somos coherentes ya que el rastro que dejamos al hacerla visible nos delatará con facilidad. Las redes sociales están llenas de ejemplos de personas que han olvidado su coherencia o que piensan que la marca personal sólo es autobombo sin que haya nada más debajo que lo sustente. El contenido es tan importante como el envoltorio. De nada servirá un envoltorio brillante si lo que hay dentro no se corresponde con la imagen que hemos dado.
  4. Quien tiene una estrategia tiene un tesoro: Antes de lanzare a hace una gestión de la marca personal conviene decidir qué estrategia queremos seguir. Qué parte queremos hacer visible, cómo lo vamos a hacer, qué contenido vamos a compartir, qué tipo de contactos queremos hacer, con quién….. De lo que se trata, en definitiva, es de que seamos nosotros los que llevemos el timón de nuestra marca personal.

 

Tu marca personal, ¿es impersonal?

Isabel Iglesias

Sin título


14 thoughts on “Tu marca personal ¿es impersonal?

  1. Muy buen artículo Isabel, dando en el clavo, a mi entender, en dos aspectos: La diferenciación y la comunicación personal.

    Esta crisis está demostrando varias cosas:

    1. En este país somos todos iguales: todo el mundo estudia ADE, Económicas, Derecho, Relaciones laborales, psicología.

    Carreras para trabajar en empresa. Las orienta la Ley de la oferta. Y España es un país de servicios.

    Crisis = paro = miles de candidatos iguales

    2. La comunicación: Nos enseñan conocimientos técnicos, a sacar datos, aprobar pruebas, trabajos….

    Pero ni a pensar, ni a buscar soluciones ni a “hablar”, transmitir, “vender” (es más, esta palabra es “maldita”).

    Ahora toca vender (ofertas comerciales hay miles) y venderse.

    ¿Marca personal? Es imposible, porque para eso hace falta, como bien dices,ser diferente y saber comunicar, algo que ni nos enseñan ni para lo que nos educan.

    España es un país de baja productividad y jornadas largas. Algo falla.

    Marca personal = valgo para esto, se me da bien, soy diferente, aporto valor, te ayudo a…, me pueden pagar por ello, motivación, desarrollo personal y profesional.

    ¿Donde enseñan eso? Es más bien fruto de la experiencia, los golpes, satisfacciones…

    Soluciones posibles (pienso en voz alta):

    – Prácticas en las empresas durante la carrera obligatorias y gratuitas. Que el estudiante contacte con el mundo empresarial y adquiera mentalidad empresarial.

    – Flexibilidad universitaria: poder de cambiar de carrera sin obstáculos. Si tengo prácticas en empresa y veo que no me va lo que estudio…cambio

    – Primer año en la empresa de “búsqueda” y adaptación: en muchas empresas americanas el primer año de un trabajador es para “moverse” por los departamentos de la empresa.

    – Flexibilidad laboral: o en las empresas dan “voz” a los empleados o siempre es igual. Ahora, si entras en RRHH…..en RRHH siempre; comercial….pues comercial.

    ¿Y si no somos estudiantes?, y ¿si tenemos experiencia?:

    – Juntar toda nuestra experiencia en un papel: ver logros, que hemos hecho, que nos gustó.

    Y nuestra experiencia personal que? Cuenta igual porque hemos resuelto problemas, hemos tenido logros…que se pueden usar (la experiencia) en la empresa

    – Darle vueltas: que soy, que tengo, que me gusta. Mis habilidades.

    Hoy día, Internet permite facilidad para buscar, indagar, descubrir, formación gratuita…

    Y preguntar, que no nos atrevemos (en que soy bueno?)

    – Ofrecernos a la empresa nuestra experiencia: consejo, equipos de trabajo, asesores externos (o internos)

    – Atrevernos a dar: colaborar con ONGs, asistir a charlas, seminarios donde podamos hablar… esto nos irá descubriendo a “nosotros mismos”

    – Los blogs y las redes sociales nos permiten presentarnos y aportar

    – Candidaturas espontáneas tras un análisis detallado de que puedo aportar en función de la empresa.

    A veces pensamos que mi sector es el único a aportar, pero: podemos aportar visiones diferentes a otro sector.

    – Atreverse en la empresa a decir “me gustaría acceder a tal departamento o empresa”.

    – Especialización de detalle: dedicarse a algo muy muy concreto. Ejemplo: yo aporto valor redactando emails comerciales del sector “tal”, o seleccionando ingenieros para el sector cual, o planificando los días de formación, o gestión del tiempo en reuniones de empresa….

    Hay que pensar en nuestra experiencia en detalle.

    – Venta: no “mata” y nos obliga a esforzarnos (dura la calle) y descubrir cosas nuestras. Y adquirir el “arte” de venderse.

    La situación es complicada, si. Aprovechemos para formarnos, descubrirnos, análisis y probar e innovar (el “no” ya lo tenemos).

    Saludos y perdón por la extensión.

    Me gusta

    1. Gracias Eduardo por tu extenso comentario. Estoy muy de acuerdo con lo que comentas. Creo que n los últimos años los cambios han sido tan rápidos que no nos ha dado casi tiempo a poder adaptarnos. Encuentro con que hay bastante gente esperando a que la tormenta amaine un poco para ver si puede seguir funcionando de la misma manera que antes. Todavía no nos hemos enterado de que casi nada volverá a ser igual, afortunadamente. Eso implica que los que primero se adapten a la nueva situación tendrá una ventaja competitiva respecto al resto.
      Gracias por pasarte por el blog.

      Me gusta

  2. Estoy totalmente de acuerdo en todo el contenido, yo he vivido en primera persona este tipo de situación. He formado parte de ese grupo de trabajadores que dice “trabajo en lo que sea “, en mi caso ha sido por necesidad porque al fin y al cabo necesitamos de un sueldo para vivir. Pero, por otro lado, me di cuenta que aunque por naturaleza sea una persona metódica y polivalente en casi todo, nunca he llegado a sentir esa pasión laboral que te empuja a seguir evolucionando dentro de la propia organización hasta que realmente pude optar a un puesto en el que me sentía líder, en el que podía expandir esa marca personal que llevaba dentro. Por ello estoy convencido que hay que luchar por trabajar en aquello que te motiva y te apasiona y definir en qué puesto desempeñarías tú trabajo de forma eficiente, ya que desgraciadamente hay muchos empleados que no son felices en sus puestos y es debido a que no son capaces de luchar por aquello que les apasiona, ya sea por miedo al cambio o por comodidad.
    Muchas gracias Isabel por compartir con nosotros tus reflexiones, es todo un placer leerte.

    Me gusta

    1. Hola Carlos:
      Un placer leerte después de haberte tenido en la presentación de Fundesem de la guía “25 claves para buscar talento en la red”.
      Muchas gracias por contar tu experiencia y reflexiones. Estoy segura que ayudarán a otras personas que todavía dudan de si la marca personal sirve para algo.

      Isabel

      Me gusta

  3. Todo lo que se describe en el texto, está muy bien pero cuando no tienes ingresos, el dinero escasea y ves que dentro de un par de meses te van a echar de casa y vas a tener que volver a vivir en casa de tus padres (si puedes) o de amigos, creeme que sale el “lo que sea”.
    Yo estuve 5 meses parada, haciendo entrevistas. He tenido respuestas de tooodo tipo: estás muy cualificada, tenemos miedo a que dejes la empresa, etc, etc, etc. La seguridad es muy importante pero complicado de mantener cuando ves que todo en lo que has creído y te da estabilidad se desmorona por momentos.

    Me gusta

    1. Hola Carmen:
      Efectivamente en eso que comentas estoy de acuerdo contigo. Cuando hago referencia al “trabajo de lo que sea” es porque cuando estamos trabajando nos olvidamos de nuestra marca personal, de formarnos, de marcarnos unos objetivos… y cuando llega la situación de desempleo nos encontramos con que no estamos lo suficientemente preparados y resulta casi inevitable llegar al “trabajo de lo que sea”. Creo que en general somos bastante reactivos y nos cuesta bastante adelantarnos a esa posible situación. La marca personal lleva mucho tiempo para ver resultados. Yo llevo casi dos años trabajándola de forma activa y estoy empezando a ver resultados ahora.Lo que ocurre que lo he ido haciendo mientras trabajaba con lo que si me quedase en situación de desempleo llevo ya un camino recorrido importante. Para mí esa es la clave.
      Gracias por tu comentario y por pasarte por el blog.

      Me gusta

      1. Gracias por la aclaración.
        Yo siempre he trabajado y me he formado en otras cosas. De hecho, a día de hoy me estoy formando en marketing online. A mí ritmo y yendo a charlas.
        Poco a poco me voy creando mi marca personal. Es cierto que tengo una actitud más proactiva y de eso, como bien dices, escasea en las empresas.
        En la empresa en la que trabajo propongo nuevas acciones y, algunas, las desempeño yo. Aprendo cosas nuevas casi cada día, la empresa lo valora y yo me siento motivada 😀

        Me gusta

      2. Gracias por la aclaración.
        Yo siempre he trabajado y me he formado en otras cosas. De hecho, a día de hoy me estoy formando en marketing online. A mí ritmo y yendo a charlas.
        Poco a poco me voy creando mi marca personal. Es cierto que tengo una actitud más proactiva y de eso, como bien dices, escasea en las empresas.
        En la empresa en la que trabajo propongo nuevas acciones y, algunas, las desempeño yo. Aprendo cosas nuevas casi cada día, la empresa lo valora y yo me siento motivada.

        Me gusta

  4. Comparto ideas vertidas en el artículo.
    Tan sólo sigo echando de menos , como en muchas conversaciones sobre la tan “extendida” necesidad de nuestras marcas personales, la animación hacia soluciones que vayan “paliando” el desencadenante de esta situación de marcas impersonales.
    En mi caso animo a todo el mundo, tanto a la creación y desarrollo positivo de nuestras marcas personales, con las etapas indicadas y que me parecen muy necesarias, (si bien incidiendo en la dificultad de aprender y de hacer nuestra propia “autoventa”) como a la igualmente necesaria unión entre varias marcas personales (personas) que nos ayudemos mutuamente a avanzar y compartir en este mundo tan “apretado” que nos toca vivir día a día. ¿qué opináis sobre hacer “networking sano”?

    Me gusta

    1. Hola Angel:
      Muy de acuerdo contigo. Por eso en el post doy algunas pautas, las que a mí me han funcionado. Todo lo que pongo sobre marca personal está basado en mi propia experiencia gestionando mi marca personal. Lo único que he leído sobre este tema son los posts que escriben algunas personas pero no he llegado a leerme ninguno de los manuales al uso que se pueden encontrar en las librerías.
      Gracias por tu comentario y por pasarte por el blog.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s