Cuando las emociones traspasan la red: un caso real

Recientemente he tenido ocasión de “conocer” a través de la red a Martín Huete.

Martín ha sido, hasta hace muy poco, el Director de la Gestora de Caja España Duero. Y digo hasta hace poco porque, tal y como él escribió en su blog, un día se dio cuenta que ya no tenía miedo y que estaba cansado de la forma en que se hacían las cosas.

Visto así, no parece nada del otro mundo, ¿verdad?. Al fin y al cabo hay bastantes personas que están empezando a darse cuenta de que los modelos actuales de dirección empresarial están obsoletos y se están abriendo a nuevas ideas que poco a poco van empujando con fuerza.

¿Por qué hablo de Martín?

Por varias razones:

  • Por hablar de forma tan clara de la estrechez de miras y “la poca altura personal y profesional de algunos de los directivos” con los que ha colaborado en su última experiencia profesional.
  • Por decir de forma alta y clara que ya no tiene miedo. ¿Acaso alguien dudaba que incluso los directivos también tienen miedo?
  • Por lanzarse de lleno al mundo digital y, como el mismo dice, descubrir todo lo que le podía ofrecerle. En definitiva, por reinventarse tras muchos años en un sector que se encuentra en estos momentos agotado y asediado por malas prácticas y profesionales con escaso sentido de la más mínima ética profesional.
  • Y sobre todo, y esta es la parte que más me gusta de todas, por expresar de forma tan sencilla, humilde y emotiva sus emociones en su proceso. Su post, donde comunica su decisión de dejar su puesto de trabajo en la gestora destila emotividad y humanidad. Y no sólo eso, sino que Martín, como un magnífico ejemplo de algo que considero fundamental y que, desafortudamente escasea bastante, hace un ejercicio de coherencia con su actual viraje hacia el mundo digital, dejándose entrevistar por su hija mayor,donde,en unos pocos minutos, hablan como dos amigos sobre sus miedos, anhelos, ilusiones y expectativas en su nueva etapa profesional.

Emociones si o no: he ahí el dilema

Existe la idea, bastante generalizada, de que en las redes es fácil convertirse en alguien que uno no es, inventarse un personaje o incluso fingir emociones.

Nada más lejos de la realidad. Quien interactúa de forma constante en la red está constamente dejando traslucir sus emociones.

making friends

Una muestra de la importancia de las emociones está en el reciente descubrimiento sobre la manipulación que hizo Facebook en el 2012 ofreciendo publicaciones positivas o negativas a una serie de usuarios seleccionados para analizar el impacto que ello producía.

Incluso, muchas marcas están inmersas en una carrera por ser capaces de conectar con sus clientes a través de las emociones: es el Marketing emocional.

El objetivo es bien claro: crear conexiones emocionales con los clientes para poder influir en las decisiones de compra.

Visto este esfuerzo para tratar de activar los resortes emocionales de las personas, resulta más que evidente que las emociones juegan un papel fundamental también en la red.

Desde que me embarqué en el maravilloso mundo 2.0 he tenido ocasión de conocer y conectar con muchas personas. Con algunas he creado lazos que han sido tan estrechos que han llegado a ser amigos en el mundo 1.0.

¿Para qué podría servir crear conexiones emocionales en la red?

Uno de los principales objetivos de la red es poder generar una red de contactos con los que compartir objetivos, intereses personales o profesionales, hobbies, conocimientos, ideas…. La lista es infinita pero hay algo que es común a la hora de crear esos lazos invisibles: la conexión emocional.

Conectamos con personas en el mundo 2.0 de la misma manera que lo haríamos en el 1.0: porque sentimos que tenemos una conexión con esa persona o porque compartimos una emoción, que puede ser tanto positiva como negativa.

Las ventajas de crear conexiones emocionales a la hora de ampliar tu red de contactos son indudables:

  1. Si acumulas contactos como quien colecciona cromos sin que exista ningún tipo de conexión emocional, indudablemente ese contacto de poco va a servirte si en un futuro necesitas ayuda para un posible cambio de trabajo, una recomendación laboral, una propuesta de colaboración…Los contactos necesitan que haya una interacción de forma regular y no sólo de forma puntual cuando necesitamos algo. Eso implica tiempo, dedicación y ganas de querer implicarse en esa nueva relación. No es tan distinto del mundo 1.0, ¿o no?.
  2. Al crear conexiones emocionales con nuestra red de contacto estamos fomentando que nuestra comunidad crezca y, por lo tanto, las posibilidades de conocer y contactar gente diferente se incrementan de manera exponencial. El tener una comunidad de contactos nos permite poder acudir a ella en busca de información, oportunidades o cualquier otra cosa y que ésta “se mueva” para poder ayudarte.
  3. La conexión emocional con tu red de contactos genera lazos y vínculos invisibles tan potentes como pueden ser en el mundo 1.0. Existe una regla no escrita en el mundo 2.0 a la hora de generar nuevos contactos donde es necesario ofrecer algo de valor antes de pedir. La red es generosa siempre y cuando tu seas generoso con ella y con las personas que la conforman.

El caso de Martín es un claro ejemplo de cómo ha actuado la conexión emocional en la red: pese a que nos dedicamos a áreas profesionales muy diferentes encontramos nuestra propia conexión cuando descubrimos que el mundo digital había supuesto un giro de 180º en nuestra perspectiva profesional. Posiblemente y, teniendo en cuenta la forma tradicional de hacer contactos, jamás nos habríamos conocido ni sabríamos nada el uno del otro dado que nos movemos en ambientes muy distintos. En cambio las redes propiciaron que pudiesemos conectar, y lo más importante, compartir lo que hemos vivido gracias a ellas.

#LaMagiaDeLasRedes

¡Gracias Martín por inspirarme!

Isabel Iglesias

 

Anuncios

8 thoughts on “Cuando las emociones traspasan la red: un caso real

  1. Querida Isabel, es un placer y un orgullo tu mención a “mi caso” en tu blog. Eres de esas personas extraordinarias que de vez en cuando uno tiene la suerte de toparse en esta vida y que la revolución digital lo hace mas fácil. Un abrazo fuerte y ya sabes que tienes un nuevo fan tuyo 🙂

    Me gusta

    1. Gracias Martín por tus palabras. La lectura de tu post fue un soplo de aire fresco en un ambiente empresarial rancio y encorsetado. Tu valentía a la hora de, no sólo hacerlo, sino decirlo merece mis más sinceros elogios.
      Yo también he encontrado en tí un maravilloso colega de redes.
      Gracias por cruzarte en mi camino y nos seguiremos la pista.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s