El futuro del empleado, el empleado del futuro

Tras llevar más de 10 años en el mundo de los RRHH, he podido asistir a una verdadera revolución que se ha fraguado en estos últimos años en lo que al concepto del empleado se refiere.

De hecho, creo que la la parte más importante de esta revolución está todavía por llegar aunque ya se empiezan a atisbar ciertos indicios de por dónde van a discurrir estos cambios.

Que la crisis económica ha arrasado con el concepto de trabajo tal y como lo concebimos actualmente es una realidad.

Es por ello que pienso que el concepto de empleado tal y como lo hemos conocido hasta hace poco tiempo va a sufrir un cambio radical en los próximos años y que básicamente se van a centrar en los siguientes aspectos:

  • Bye bye empleado fijo, hola empleado por proyectos: los empleos fijos van a terminar siendo una especie en vías de extinción. Las empresas tienen la necesidad de ajustar sus estructuras a las necesidades organizativas, y éstas son cada vez más impredecibles y poco planificadas. Ese hecho va a hacer que empiecen a sugir empleados que se vinculen a las empresas por un tiempo determinado y por proyectos concretos, de tal manera que a la finalización de éstos dejarán de estar vincluados a la empresa. Y todo ello sin que suponga un drama no seguir vincluado a la empresa. Al final se normalizará el que los empleados entren y salgan de las empresas en función de los proyectos. Por supuesto eso significará un reto importante para los Departamentos de RRHH que necesitaremos gestionar de forma adecuada el compromiso y la vinculación de estas personas mientras dure el proyecto así como la colaboración con el resto de los empleados.
  • Empleado conectado versus empleado desconectado: las redes sociales se convertirán en algo habitual en las empresas hasta el punto de que las redes sociales corporativas sustituirán a los actuales medios de comunicación, como el email, ya que facilitarán el intercambio de conocimientos y la interacción entre todos los miembros de la organizaión. Las empresas empezarán a ser conscientes de las ventajas de las redes sociales, y buscarán empleados  que tengan  actividad en las mismas  para que puedan aportar aire fresco e ideas nuevas a la empresa.
  • El empleado y su marca personal: los empleados empezarán a ser cada vez más conscientes de la importancia de su propia marca personal y de una adecuada gestión de la misma. Eso implica que, tanto si los empleados están vincluados a una empresa por proyectos como si forman parte de la estructura de ésta,  realizarán una gestión proactiva de su marca personal,trabajando de forma activa en la difusión de la misma.

DSCF8231

  • Nuevos empleados para nuevos empleos: si tenemos en cuenta que hasta hace 5 años había empleos que ni siquiera sabíamos que podían existir, como desarrollador IOS o Android, es fácilmente entendible que dentro de unos pocos años aparecerán nuevos empleos que hoy por hoy no podemos ni imaginar.  Evidentemente es imposible prever qué tipo de empleos surgirán a 5 años vista pero sí podemos anticipar que tendrán que ver con la tecnología y las redes sociales. Es por ello que el manejo de las redes sociales resultará crucial.
  • Empleado polivalente y flexible: al empleado del futuro se le pedirá que sea polivalente, que domine varias áreas y no sólo las de su especialidad. Eso implica que muchos de nosotros necesitaremos ampliar nuestros conocimientos para poder conocer diferentes áreas de la empresa. Se acabaron los “reinos de taifas” y empezaremos a hablar de “comunidades” dentro de las empresas donde la palabra habitual será “compartir”. La flexibilidad será algo habitual y los empleados necesitaremos ser capaces de adaptarnos a las necesidades de las empresas.
  • La formación será responsabilidad de cada uno de nosotros: las empresas seguirán inviertiendo en formación pero eso no quita para que los empleados asumanos de forma directa la resposabilidad de estar actualizados en nuestra área de conocimiento. Dado el volumen de información existente en la red resultará impensable que los empleados no las utilicemos para actualizar y poner al día nuestros conocimientos. Es lo que se denomina EPA(entorno personal de aprendizaje).
  • Empleados Emocionalmente Inteligentes:  en estos entornos tan cambiantes y a la vez, poco predecibles, será necesario que los empleados tengamos altos niveles de inteligencia emocional que nos permitan responder de forma efectiva a los desafios laborales. A pesar de la importancia de las redes sociales y la tecnología, las personas serán el centro de las políticas de las empresas. “Ocúpate de tus empleados que ya se ocuparon ellos de tus resultados” podría ser el leit-motiv de las empresas  del futuro. Y eso implica atender a la parte emocional  de las personas. A los empleados se les pedirá que sean capaces de empatizar con clientes, proveedores, compañeros, colaboradores….. y además que realicen una adecuada gestión de sus emociones. 

¿Crees que es ciencia-ficción? quizás esté más próximo de lo que nos pensamos.

__________________________________________________________________________________________

promo_2014

Desde el 31 de Enero y hasta el 3 de Marzo puedes votar mi blog en los premios 20BLOGS en la categoría de blogosfera. Sólo necesitas pinchar en este enlace y votar.

Anuncios

47 thoughts on “El futuro del empleado, el empleado del futuro

  1. Hola Isabel;

    Felicitarte por el post y desear de corazón que pronto veamos y disfrutemos del entorno que en él comentas.

    Solo un comentario pues es un error habitual de quienes interpretan este nuevo escenario como una “moda pasajera”… te lo comento pues no es la primera ni será la última vez que se escuche en estos términos. Hay mucha resistencia a pensar “Openmind” o lo que es igual, en paramentros de este paradigma consistente en “evitar los paradigmas”, parece contradicción in termini pero bien sabeís que no lo es tanto por la ambivalencia del témino paradigma, parece como si el estar mucho tiempo entre limites autoimpuestos no nos dejara imaginar que seria de nosotros si eliminamos todos esos factores limitantes y empezamos a fluir con naturalidad, expresando lo que somos y del modo en que lo somos. Basandonos en razonamiento del antiguo paradigma, o lo que es lo mismo, utilizando una mente paradigmática, no conseguimos acercarnos, ni siquiera esbozar la silueta de lo que está llegando irremisiblemente. Las resistencias no serviran porque de resistencias y miedos está lleno el pasado, se está produciendo una brecha tal que solo quien la sepa salvar por convencimiento y acción decidida superará el pasado e incluso el presente para proyectarse al futuro con confianza en sus posibilidades que no estarám coartadas por nada ni nadie.

    Me gusta

  2. Buen post Isabel!!!

    Estoy de acuerdo, ya que yo estaba fijo en una asociación privada de empresas que viven de las subvenciones públicas vendiendo la falsa idea de que lo hacen por el bien común de las empresas para la investigación, desarrollo e innovación.
    Al final me despidieron con la excusa de que no tenían subvenciones para pagar mi sueldo aunque parte de mi trabajo lo cubría con creces y que como era polivalente (podía cubrir cualquier puesto) no sabían donde encajarme pues necesitan a personas centradas sólo en un tema.
    Al final se ve que hacía bien las cosas porque parecía más una amenaza a los que dirigen ese cotarro pues están demasiado obsoletos respecto a todo.

    Saludos!!

    Me gusta

    1. Hola knowmad(por ciero, me encanta el avatar que las elegido):
      Una de las cosas con las que más me estoy encontrando es el “miedo”. Miedo a los cambios, a que a uno le levanten de la silla, a no saber o a no querer… En definitiva miedo por no poder controlar algo que es incontrolable: el cambio.
      Y sí, pese a todo lo que me han criticado por ese post estoy convencida que es el futuro. Y no sólo eso, sino que creo que es un buen futuro. El problema lo tienen todos aquellos que siguen suspirando por vivir en la edad de piedra para poder postergar sus privilegios como si se tratasen de pequeños reyezuelos.
      Gracias por pasarte.

      Me gusta

  3. Esta muy bien lo que dices. Que las relaciones laborales van a cambiar, que se acabo el trabajo “fijo” y que ahora será por proyectos, que hay que ser flexibles y adaptables para subirse al nuevo carro, etc.

    Pero también estaría muy bien dejar claro que por mucho que sepas adaptarte y subirte a esta nueva realidad “inamovible” (habría mucho que discutir sobre si de verdad esto es algo que no se puede evitar), esto va a implicar, salvo casos excepcionales que siempre los hay, una degradación evidente en las condiciones laborales de los trabajadores y una precarización del empleo palmaria.

    Decir lo uno sin decir lo otro es no contar toda la verdad. Que esto no se trata de un simple cambio, sino de una degradación interesada, en la que se va a exigir mucho más al empleado a cambio de mucho menos por parte del empleador.

    Y esto no se trata de una pataleta, sino que también forma parte de la realidad y es algo que hay que decir. Al igual que es una realidad que difundir la idea de que una cosa no se puede cambiar ni mover es la mejor forma para que la gente no pelee por cambiarla ni moverla.

    Me gusta

    1. Hola aerolito:
      Gracias por tu comentario. Verás, entiendo el sentimiento que expresas. Yo durante mucho tiempo tamién lo viví así, como una realidad inamovible en la que era un espectador de piedra y no había mucho más que pudiese hacer. Sin embargo hace un año y medio, desde que aterricé en las redes sociales me dí cuenta que mi perspectiva estaba equivocada. Quizás esa idea de inamovilidad es lo que se nos quiere hacer creer. Resignate, agacha las orejas y asume que esto es lo que toca. Como te digo, hace algún tiempo decidí que yo, y sólo yo, sería la que decidiese sobre mi futuro. Por eso nació el proyecto de Talentia y otros tantos que verán la luz este año.
      No sé cuál será al final del futuro del empleado o el empleado del futuro. Pero sí se cuál será el mío.

      Me gusta

  4. Te deseo de todo corazón que esa realidad que tan prometedora te parece, sea la que rija tu vida profesional cuanto antes. A tí y a todos los que te aplauden, que seguro que cuando vean la cola del paro desde la perspectiva de los mayores de 45 años, no aplaudirán tanto. A mi no me pillará ningún tren ya que soy funcionario, os ahorro el argumento. Un saludo.

    Me gusta

  5. Me fascina, las ideas, con respecto a los trabajadores, muy importante el desarrollo de las personas en el ámbito laboral, que nos aportas en tu blog.
    Me encantaría que la empresa en la cual trabajo, me valorara.
    Como dices soy la chica rara, de la cual, ahora escucho a mis compañeros una idea que tuve, y cuando me escuchaban solo me decían que porque sufría tanto haciendo una pregunta, si es verdad que hay diferentes tipos de trabajadores, los conozco, como no sigo su juego, la paso fatal , pero yo soy feliz de mi forma de trabajar, pago las consecuencias, pero marco la diferencia con ellos.
    Claro que HAY empresas que cuando se cumplen con los objetivos, no se fijan en pequeños detalles que hacen tu marca personal, que lleva a ser mas eficiente. Como dices están las estadísticas, solo que pocos las observan para su beneficio.
    Un saludo cordial

    Me gusta

  6. Es muy cierto lo que aquí se plantea como expectativa de las empresas hacia sus empleados. Ahora bien, también estará en juego lo que el empleado tenga como expectativa de su empleo, de su empresa, que no es menor.
    Definitivamente es necesario abrir nuestras mentes, no pensar con las estructuras mentales que nos condicionan.
    El trabajo será distinto por ende las organizaciones y los empleados también.
    Abrazo

    Me gusta

    1. Hola Tomás:
      Efectivamente, todos necesitamos abrirnos a esta nueva realidad. No sólo se trata de un cambio a nivel empresarial sino que llega mucho más. Es un nuevo paradigma en el aspecto social.
      El cambio se va a producir. De hecho se está produciendo da. La diferencia está en si estás dispuesto a flexibilizar y adaptarte a esta nueva realidad. Los que no lo hagan, posiblemente perderán oportunidades y se quedarán atrás.
      No es algo que podamos elegir. sólo podermos elegir cómo queremos hacerlo pero el cambio se producirá.
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario

      Me gusta

  7. El empleado por proyecto si puede ser una revolución, el problema son las cientos de consultoras que se “apropian” de los procesos de selección evitando que los freelances tengan alguna oportunidad y sobre todo devaluando la marca personal de cada individuo. Sabemos que un empleado por obra y servicio cobra siempre la mitad o un tercio de lo que la empresa cliente paga por el y mientras esto siga siendo así, no habrá marca personal ni trabajo por proyectos que valga.

    Me gusta

    1. Hola José Luis:
      Creo que las consultoras llegará un momento que les interesará contactar también con empleados con una marca personal trabajada y bien posicionada. Es cuestión de tiempo pero estoy convencida que se producirá. Cada vez más las empresas buscan la diferenciación y en ese sentido los empelados por proyectos tienen un plus que dar que no lo dan las grandes consultoras: venden un producto adaptado al cliente y no algo enlatado que tratan de adaptar al cliente.
      Gracias por pasarte.

      Me gusta

  8. Desde México, concuerdo con tu enfoque Isabel, tal parece que el pago programado, mensual, quincenal, semanal, genera una cierta “seguridad”, cosa que no es cierto en lo mínimo. Hoy día si te vuelves flexible y adaptable además de socialmente inteligente, puedes lograr abrir puertas que antes no imaginabas; es cuestión de pensar y actuar fuera de la caja. Como dice Einstein “Loco es el que hace lo mismo y espera resultados diferentes”. El mundo cambió y uno con él si desea adecuarse rápidamente, de otra forma esta uno condenado. La decisión es de cada una de las personas que deciden lo que van a hacer con ellos mismos. Como sostengo: “O pones interés en lo que deseas hacer o bien, disfruta lo que la vida te otorga”.
    Otro aspecto fundamental hoy día es tu propia reputación personal, hay que cuidarla hasta el más mínimo detalle, ya que sostengo otro principio: “Eres tan bueno como el último de tus errores”.
    Gracias por compartir.
    Saludos.
    Miguel Merodio

    Me gusta

    1. Gracias Miguel por tu comentario. Hoy más que nunca pensar fuera de la caja es vital. Los que se quedan suspirando por un trabajo fijo y la certidumbre como algo necesario en sus vidas, se terminarán quedando estancados y poco evolucionados.
      Coincido contigo al 100%.
      Gracias por pasarte y ejar tu comentario.

      Me gusta

  9. Me ha encantado el resumen que haces sobre lo que será el futuro del “empleado”. Aunque según lo planteas, con tanta independencia y competencias, casi mejor llamarlo “colaborador”. Ya casi es una realidad, con lo cual, las preguntas serían ¿estaremos preparados para el cambio? ¿la educación será capaz de aportar las herramientas necesarias para conseguir esas cualidades? El cambio tiene que producirse en todas (o al menos, varias) esferas.
    Saludos

    Me gusta

    1. Hola consultor empresarial:
      No, no estamos preparados para ello. De hecho es una pregunta que me han planteado unas cuantas veces y todas las veces contesto lo mismo.
      Creo que la capacidad de adaptarnos no es uno de nuestros fuertes precisamente. En LinkedIn recibí unos cuantos mensajes de gente que me tildaba de pro empersaria y pro explotadora, por decirlo de una forma elegante.
      Podrás resistirte, patalear y ponerme todas las etiquetas del mundo que no va a hacerque cambie una realidad. Y esa realidad es que el mundo laboral y sus relaciones, tal y como las hemos concebido, están cambiando y difícilmente volverán a ser cómo las conocíamos. Ante eso, cada uno puede decicir lo que quieres hacer. A mí me parecen muy válidas todas las opciones, pero luego no te quejes de no haberte subido al tren a tiempo. Esto es una cuestión de saber leer jugadas.
      Ha llegado el momento de que dejemos de ponernos excusas con muchos aspectos y que cojamos las riendas de nuestra vida profesional. Y eso implica aprender las nuevas reglas del juego.
      Gracias por pasarte.

      Me gusta

  10. ¿Y qué tipo de implicación le vas a pedir a un trabajador que sabe acabada su relación de empleo y sueldo, al término del contrato? ¿La esperanza de que te vuelvan a llamar? Práctica muy habitual por cierto, para luego no llamarte una vez solventada la papeleta o el marrón.

    ¿Qué tipo de proyectos puedes tener sin unos mínimos de estabilidad? ¿Cómo le vas a pedir formaciones continuadas, mientras trabajas miles de horas, en materias que requieren su tiempo de asimilación?

    Y todo eso con una sonrisa de oreja a oreja claro, mucha inteligencia emocional ante todo, eso sí.

    De verdad, qué arte tenéis los de RRHH para pintar eso que estáis pensando, y que tiene color marrón, de color rosita happy.

    Me gusta

    1. Te puede gustar o no, pero estoy de acuerdo con lo que dice Isabel, pues ya esta ocurriendo hoy en dia en nuestro entorno, si te tapas la cabeza para no verlo, te pasara el tren por arriba y puedes ser carne de paro indefinido.

      Me gusta

    2. Hola cuentacuentos:
      No tengo respuestas a tus preguntas porque es una situación en la que no me he visto todavía pero estoy convencida de que no tardará en llegar.
      Tal y como he comentado en el post, es un gran reto para los Departamentos de RRHH hacer frente a estas nuevas situaciones.
      No creo que la situación sea tal y como la planteas en el sentido de que una vez solventada la papeleta, si te he visto no me acuerdo.
      Creo que ya va siendo hora de que abandonemos la idea de que un trabajo fijo nos va a dar estabilidad. ¿Estabilidad para qué? para comprarnos una casa, un coche…. ¿y a cambio de qué?
      Te puedo asegurar que conozco unas cuentas personas que han preferido sacrificar esa estabilidad por otras cosas y me dicen que no lo cambian por un trabajo fijo por nada del mundo.
      Hoy por hoy, aunque tengas un trabajo fijo nadie te va a asegurar nada. Y la única forma de estar seguro es confiar en las propias capacidades personales y profesionales.
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.

      Me gusta

  11. Estoy de acuerdo con lo que se espera del empleado en el futuro más inmediato. Espero que las empresas españolas estén a la altura y sepan adaptarse para no convertir “trabajo por proyecto” en “trabajo basura temporal”. Como muchas cosas en este país, el fondo, la idea no es mala, el problema está en cómo se aplica.

    Me gusta

  12. Gran post Isabel. Estoy totalmente de acuerdo. De hecho, esta tendencia ya es mi realidad.
    En mi opinión es una buena noticia para el trabajador competente y con ilusión por formarse. Los contratos por proyectos pueden relacionarse con trabajo precario, pero para aquellos que estén preparados va a ser la oportunidad de prestar sus servicios al mejor postor o lo que es más satisfactorio, poder elegir en qué proyectos participar y en cuáles no.
    Sospecho que muchas empresas van a resistirse al cambio hasta que sea demasiado tarde y sucumbirán bajo una competencia que ha sabido adaptarse. La “gran empresa”, cual dinosaurio, está ante su particular “meteorito” que le empuja a la extinción. Muchas desaparecerán.
    Coincido con Josue, en que la regulación laboral se debe adaptar para potenciar el nuevo modelo profesional. Hoy por hoy es muy complicado empezar. No te compensa hacerte autónomo si tienes un único proyecto. Y todos empezamos poco a poco.

    Me gusta

    1. Ahí está Gorka. Yo pienso como tu. Creo que es una muy buena oportunidad para elegir tus proyectos y hacer lo que de verdad quieres. En una empresa eso no sería posible. Haces lo que te dicen desde las altas esferas con pocas posibilidades de rechistar.
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.

      Me gusta

  13. Empiezo a estar de acuerdo con el artículo, se va terminando la era del trabajo fijo para el resto de tus días….. para cambiarlo por trabajos temporales a realizar determinados proyectos o tareas que una vez quedan cumplidas, se extingue la relación en la empresa. Aunque faltan políticas activas por parte del gobierno que potencien esa situación, bajadas de impuestos para que autónomos “freelances” puedan tener más facilidades para esta nueva etapa laboral que ya está presente. Saludos!

    Me gusta

    1. Hola Josué:
      Una cosa son empleados por proyectos y otra bien diferente emprendedores. Los empleados por proyectos no tienen por que ser necesariamente emprendedores. De hecho creo que son dos tipos diferentes de “empleados”. Y sí, coincido contigo en que es necesario que desde la Administración se facilite la aparición de estas nuevas figuaras laborales.
      Gracias por pasarte.

      Me gusta

  14. ¡¡Hola Isabel!! No hace tanto, mucho de lo que ahora vemos era ciencia ficción, así es que no tenemos más remedio que aceptar como una realidad lo que propones pero hay algo que me sigue preocupando ¿Se nos tendrá en cuenta a los veteranos como capaces de adaptarnos a estos cambios muy rápidamente o por lo contrario, se nos seguirá discriminando? Saludos y gracias.

    Me gusta

    1. Hola Gustavo: yo creo que la clave a esa pregunta está en la capacidad de adaptación que tengan las personas, independientemente de la edad. Como en cualquier evolución, sobreviven los que mejor se adapten al entorno y a los cambios. Este no es un cambio que tenga que ver con la edad. De hecho, y pese a la creencia habitual, creo que las generaciones que vienen por detrás, los llamados nativos digitales, tienen más dificultades para adaptarse que nosotros por diferentes razones.
      Saludos Gustavo. Me encanta tenerte por el blog.

      Me gusta

    2. A los 58 años me echaron de una empresa, a los tres meses me hice autonomo y me va muy bien, tanto en nivel economico como en satisfacion profesional. No empieces a reciclarte cuando estes en el paro, hazlo antes y de forma continua.

      Me gusta

      1. Gracias Isidoro por tus comentarios. Soy de la misma opinión. La responsabilidad de reciclarse y formarse es de cada uno de nosotros. No podemos delegarla en nadie ni dejarla en manos de otros.
        Somo nosotros los que decidimos cómo queremos dirigir nuestras carreras profesionales y para ello es fundamental que tomemos las riendas de nuestra actualización profesional.

        Me gusta

  15. Totalmente de acuerdo con lo que planteas. El empleado del futuro va a ser muy distinto al actual. Linda Gratton describe en su libro “Prepárate: el futuro del trabajo ya está aquí” los pros y contras de esos cambios. Algunos ya los estamos viviendo. El poder integrar estos cambios en nuestras vidas y trabajos, de una forma positiva, será uno de los retos de esta sociedad y de cada uno de nosotros. Y debemos prepararnos para ello.

    Os mando enlace a un breve comentario sobre el libro http://mercedesgigosos.blogspot.com.es/p/blog-page.html

    Mercedes Gigosos G.

    Me gusta

  16. ¡¡¡¡Genial¡¡¡. Llevo unos días pensando mucho en los empleos por proyecto. Creo que ahí vamos a asistir a una auténtica revolución. ¡¡¡Besos¡¡

    Me gusta

    1. Hola Myriam:
      Yo también creo que el empleado por proyecto va a ser una auténtica revolución. Cada vez más creo que va a ser una forma nueva y diferente de trabajar para las empresas y además creo que puede muchas cosas positivas ya que va a permitir a los empleados que marquen su trayectoría profesional, decidiendo qué proyectos quieres aceptar y cuales no. En una empresa no es posible elegirlo.
      Gracias guapísima!!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s