Nacho Cambralla en el Rincón del Blooger: ¿Nadie es profeta en su tierra?

Me pidió que participara en su blog, en este blog, con total libertad sabiendo cual es la temática de esta bitácora titulada “Descubriendo talento”. Mi primer pensamiento es que, en muchos foros de Recursos Humanos, el concepto talento va asociado a dos verbos: atraer y retener. Algo que siempre me ha chirriado bastante, primero porque el talento es algo muy subjetivo (te recomiendo descubrir la teoría de las inteligencias múltiples) y a la vez difícil de definir y concretar. Segundo porque lo de retener lo asocio a mantener a alguien en contra de su voluntad. Y eso no suena nada bien.

Así que me voy a centrar en la primera parte de la sentencia: Descubriendo”, pero con el foco puesto en las personas que ya están dentro de la organización, tratando de desmontar aquel viejo refrán de “nadie es profeta en su tierra”.

Yikes!

Y es que estoy convencido de que muchas empresas infrautilizan el potencial de sus empleados debido a la rigidez de las estructuras jerárquicas en las que encasillamos a las personas. Fulano o mengana ocupan una cajita en el organigrama dentro del departamento X en dependencia directa de tal o cual jefe. Sus funciones y tareas son estas y de ahí no te salgas. Ese modelo organizacional en el que tu jefe te dice: “¡Esto lo quiero así, porque aquí de toda la vida se ha hecho así y punto!”. Esa cajita (persona) es lo más parecido a un engranaje en la cadena de montaje de la fábrica basada en el command and control, en los métodos y tiempos y en aquella pregunta que se hacía Henry Ford, “¿Por qué cuando pido un par de brazos me vienen con un cerebro?”.

Pero en pleno siglo XXI, en la economía del conocimiento, estas estructuras, modelos y métodos de control son absolutamente anacrónicos. Precisamente ahora que nuestras empresas están más necesitadas de inteligencia, de aprendizaje y de innovación es cuando se hace más necesario desterrar esas rigideces para instaurar un nuevo paradigma de  modelo empresarial, una organización capaz de crear y potenciar unas condiciones de trabajo que permitan a todos sus trabajadores aportar lo mejor que tienen dentro, sabiendo que el mayor motor de las personas es su motivación intrínseca, tal y como nos cuenta Daniel Pink (ver TED Talk), fundamentada en tres elementos: autonomía, maestría y propósito.

Por eso creo que antes de llenarnos la boca con tanto descubrir, atraer y retener el talento, como si fuesen pepitas de oro sobre el lecho de un río en plena fiebre del oro, deberíamos mirar de puertas hacia dentro, en nuestra casa, entre nuestra gente. Empezar a diluir o suavizar la jerarquía existente, derribar las paredes de algunos despachos, permitir conocer lo que hacen el resto de personas, dejar que unos departamentos se mezclen con otros, compartir la información que manejamos y que pueda ser útil a los demás, formar equipos interdepartamentales para proyectos transversales, abrir puertas y ventanas al exterior de la empresa, participar en foros sectoriales o de otras áreas de interés, utilizar herramientas colaborativas para compartir conocimiento y fomentar la conversación, facilitar el uso de redes sociales que sean nuestro entorno personal de aprendizaje (PLE).

En definitiva, dar espacio y autonomía para que las personas desarrollen su capacidad de ser cada vez mejores (maestría), haciendo las cosas porque importan y porque convergen hacia un propósito compartido por todos sus compañeros, ese propósito que la empresa tiene como aportación de valor a la sociedad y que está por encima de nosotros mismos.

Entonces, y sólo entonces, no tendremos que buscar, atraer y retener el talento sino que este aflorará desde dentro de nuestras organizaciones y aumentaremos el nivel de compromiso y de iniciativa para hacer verdad esa frase que a veces resulta tan hueca en muchas empresas , aquella que dice el mayor activo de la empresa son sus personas”. Ha llegado el momento de hacerlo realidad.

Nacho Cambralla Nacho Cambralla es Ingeniero Informático por la Universidad de Valencia y ha realizado un MBA executive.

Ha trabajado en diferentes áreas de una compañía: TIC, Marketing y RRHH.

Actualmente dirige su propio proyecto, donde además escribe un blog dedicado a los RRHH y la gestión de personas, “Consultor artesano de personas y organizaciones” dedicado a ayudar y asesorar a pymes a mejorar desde dentro.

Ha sido orador en TEDx Valencia con la charla El empleo del futuro o el futuro del empleo” .

Puedes seguirle en twitter a través de @ncambralla.

Anuncios

6 thoughts on “Nacho Cambralla en el Rincón del Blooger: ¿Nadie es profeta en su tierra?

    1. Buen articulo.
      Quizás se piense que es más difícil para la empresa, mentes que no están preparadas para modificar lo que siempre ha sido así. Como a quién se le rompe algo que es útil pero, en lugar de repararlo o darle un nuevo uso, prefiere comprar uno nuevo.

      Me gusta

      1. Gracias Isabel Mª por tu comentario y por pasarte por el blog.
        Creo que hoy en día muchas empresas tienen la perceoción de que es más sencillo sustituir a alguien que le resulta incómodo que mantenerlo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s