¿Y a mí quién me contrata?

Hace varias semanas estuve orientando a una persona con respecto a un cambio profesional que quería hacer.

Tenía bastantes dudas de cómo reorientar su carrera profesional.

Se encontraba en una encrucijada entre dos opciones: seguir su carrerra profesional tal cual la había estado desarrollando hasta ahora, o por el contrario reorientarla hacia un camino diferente.

De las conversaciones que mantuvimos, me llamaron la atención varias cosas:

brujula

– Una de ellas era que, sin saberlo, él tenía ya la respuesta. Sólo necesitaba verbalizarla, decirlo en alto y empezar a creerselo. Liberarse del miedo que le suponía el cambio y empezar a aceptar que quería algo diferente.

– Su sensación de responsabilidad era tan alta, que sentía que “debía” seguir el camino que se había marcado desde hacía varios años. Poco importaba que hubiese descubierto una actividad que, como él mismo me dijo, “le apasionaba”.

Porque si hay una palabra que considero que debemos sentir en el trabajo, esa es pasión.

De hecho de entre todas las cosas que compartimos hubo una de ellas que se me quedó grabado:

Si decido cambiar de profesión y dedicarme a aquello que de verdad me apasiona, ¿quién me va a contratar después de haberme pasado tanto tiempo haciendo algo diferente?

Reconozco que es una de esas decisiones que dan “vértigo” por todas las implicaciones que tiene.

No sólo significa empezar a formarse en algo diferente, sino gestionar nuestra nueva marca personal en torno a una actividad en la que somos unos recién llegados.

Y sí, soy plenamente consciente que tal y como están las cosas no nos podemos poner muy puntillosos con el trabajo. ¿O acaso si?

¿Por qué habríamos de conformarnos con algo que no nos llena, que no nos gusta, que no nos motiva? y eso no quita para que tengamos que desarrollar un trabajo para poder pagar nuestras facturas.

Ahora bien, una cosa es tener un trabajo para poder pagar la hipoteca de casa y otra cosa bien distinta es que nos conformemos con ello si realmente no es lo que nos llena.

¿Te has parado a pensar qué sumamente tedioso es trabajar en algo que no te apasiona, que no te hace levantarte todas las mañanas deseando hacer esa actividad, que piensas en ello incluso cuando no estás trabajando porque tu cabeza no para de buscar nuevas formas de mejorar lo que ya haces?

Tomar las riendas de nuestra vida o no tomarlas: he ahí el dilema

Quizás ya ha llegado el momento de que cojamos las riendas de nuestras vidas y decidamos de forma consciente qué queremos.

Si hay algo que me encuentro con frecuencia en Coaching es que parece como si a las personas nos costase decir lo que queremos.

Tenemos muy claro lo que no queremos, pero cuando les suelo preguntar qué es lo que quieren suelen constestarme con vaguedades y excusas.

¿Ponemos excusas para lograr nuestros deseos? sinceramente creo que si porque estamos tan acostumbrados a no pedir, a no soñar, a no desear que para qué decirlo en voz alta.

Hace varios años, en uno de mis peores momentos personales y profesionales, la persona más importante de mi vida me hizo una sencilla pregunta.

“¿Y tu realmente qué quieres hacer profesionalmente?”.

Mi respuesta fue muy sencilla pero me costó mucho decirlo: “Quiero dedicarme a los RRHH”.

“Ah, vale. Que sólo es eso. Pues si lo quieres, ¿porque no vas a por ello?”, me respondió.

Aquella sencillez me hizo pensar que la me estaba poniendo pegas y obstáculos era yo misma.

No hacía falta que nadie me dijese que no me iba a contratar para trabajar en RRHH. Ya lo había hecho yo.

Con esto no quiero decir que hacer un cambio profesional sea fácil, ni mucho menos. Pero sí tengo claro que quedarnos lamentándonos de lo mal que esta todo y lo mal que lo está pasando todo el mundo, tampoco te va a ayudar a conseguirlo.

La próxima vez que te descubras a tí mismo rechazando la posibilidad de consequir lo que deseas, piensa si realmente lo quieres o simplemente es una excusa más para quedarte en el banquillo lamentándote de lo que podrías hacer.

Porque la simple posibilidad de alcanzar tus sueños es mucho más motivador que cualquier obstáculo que pueda existir.

Anuncios

10 thoughts on “¿Y a mí quién me contrata?

  1. Hola Isabel, yo también me encuentro en esa situación:
    Por una parte he trabajado muchos años en un sector que me gusta pero en el que encuentro dificultades para reincorporarme después de casi dos años desde el cierre de la empresa donde trabajé.
    Y por otra, me gusta mucho el sector de los RRHH, pero estoy indecisa porque no me veo trabajando en él desde el punto de vista docente (y tengo un curso de formador ocupacional hecho), sino que lo que me gusta son las tareas de selección de personal, o de tipo administrativo pero relacionadas con este departamento. Creo que podría hacer un curso sobre Gestión de RRHH, pero no se si después de tantos años trabajando como administrativa en el sector inmobiliario tendría opción de trabajar en ello. Bueno, supongo que yo misma me he contestado como la persona que entrevistaste 🙂 , si no lo hago no lo podré saber.
    Un saludo, encuentro muy interesante tu blog.

    Me gusta

    1. María José:
      Sólo puedo decirte una cosa en esto: si no lo intentas no sabrás si puedes hacerlo.
      Soy de la opinión que hay que insistir y ser muy “pesada”. Nadie va a regalarte nada hoy en día. Y nadie va a ir a la puerta de casa a ocrecerte ese trabajo con el qe sueñas. Sólo conozco una manera de conseguir tus metas, objetivos y sueños. Y esa es trabajar todos los días como si lo hubieses conseguido.
      Gracias María José por pasarte.

      Me gusta

  2. Isabel, te voy a contar algo que pensé ayer al ver una noticia en televisión, y tu me dices si ves relación con lo que me cuentas.
    Hablaban de cómo los jóvenes veían el panorama, y la gran mayoría estaba absolutamente convencido/a de que no iban a encontrar trabajo. Estamos hablando de estudiantes universitarios que antes de terminar sus estudios están diciendo, literalmente, “no voy a encontrar trabajo, así que mi intención es irme fuera”. Por otro lado, algunos de los que entrevistaron por la calle indicaban que “sólo encontraban sitios donde había que trabajar mucho por muy poco dinero”.
    Lo que pensé fueron 3 cosas:
    – Que estos chavales, quienes de verdad creen lo que están diciendo, tienen muy pocas opciones de encontrar un empleo, de que alguien cuente con sus servicios, porque por delante están aquell@s que creen en sí mism@s, en su auténtica pasión.
    – Que es fundamental que las universidades y en general los centros de enseñanza integren en su cultura formativa acciones orientadas a afrontar la situación actual. Gestión de la incertidumbre, marca personal, networking, emprendimiento, etc…
    – Que tratándose de personas que por lo general no tienen aún una responsabilidad equiparable a la de profesionales más senior (facturas, hipotecas, familia…), tal vez tengan más margen de maniobra para poder experimentar, probar, intentar, cambiar, etc… sin ese miedo que generalmente se tiene cuando hay ‘cargas’ de por medio.

    ¿Crees que tiene que ver con tu post?, ¿Qué opinas al respecto?

    Un saludo, y enhorabuena por el post!

    Me gusta

    1. Hola José Luis y bienvenido a mi blog!
      Por supuesto que todo eso que comentas tiene que ver.
      Creo que hoy en día los mensajes que se nos lanzan desde los medios de comunicación influyen y mucho. O mas bien nos manipulan para tratar de modificar nuestra voluntad en un sentido concreto.
      Creo que con veintipocos años hay pocas personas que sepan con certeza qué es lo les apasiona. Quizás unos pocos provilegiados que han podido desccubrir sus verdaderas capacidades pueden tener acceso a esa información.
      Evidentemente, las instituciones educativas, como las universidades, no están formando a los alumnos en competencias y habilidades básicas y necesarias. La brecha entre la universidad y el mundo laboral en España es abismal. Y creo que a raíz de la crisis económica se ha ampliado mucho mas. ¿Cuáles pueden ser los motivos? Pues si me remonto a mi época de estudiante universitaria, y ya ha llovido desde entonces, puedo decirte que la formación es puramente técnica y a veces ni siquiera es la necesaria para el mundo laboral.
      A los estudiantes no se les forma en cuestiones que hoy en día son fundamentales y básicas para trabajar como son habilidades sociales, redes sociales enfocadas al mundo laboral ya que a nivel de ocio ya hemos visto que muchos de ellos las saben usar, inteligencia emocional, autoestima…..
      Con estas carencias se hace dificil encarar la búsqueda de empleo y, si además tampoco tienes a tu alrededor un ambiente que te apoye y te empuje a luchar por lo que de verdad te apasiona, terminas por convercerte que no hay nada que hacer.
      Se que el panorama laboral español es complicado y para los jóvenes posiblemente mucho mas que para los que ya llevamos un tiempo trabajando.
      Lo que de verdad me entristece es ese derrotismo que cada vez percibo mas en las personas.
      Trabajar en lo que te apasaiona se antoja como un imposible, como algo reservado a los más privilegiados. Ahora es preferible conformarse con lo que haya.
      Gracias José Luis por tu magnífico comentario y por darme la oportunidad de abordar un tema que considero apasionante.
      Espero verte más por el blog.

      Me gusta

  3. ¡¡Hola Isabel!! Como bien dices provocar el cambio da miedo pero… He reflexionado mucho sobre el tema en estos últimos meses y desde mi modesta opino hay dos perfiles, seguro que los profesionales tenéis más, a ver: el primero es que si has encontrado lo que te apasiona y tiene futuro “eres un privilegiado” pero además, necesitas tener los recursos que para conseguirlo que te permitan “olvidarte” de las facturas, hipoteca, hijos, etc., porque si no los tienes, la ansiedad que eso provoca te va a impedir hacerlo como debes; el segundo en el que me incluyo, somos los que sabemos que nos apasiona pero es una opción a la que el mercado laboral está eliminando por las nuevas circunstancias y aunque, aún queda alguna opción y luchas por ella, siendo “optimalista”, debes ir mirando a otro sitio, solo que, buscando aquello que al menos no te aburra cuando imagines viéndote en esa tarea ¿Qué opinas, coincide con los casos que tratáis? Por cierto, me ha pasado de nuevo, ayer cuando intentaba dejar un comentario me quede sin conexión y no se colgó, quédate con este. Saludos y muchas gracias.

    Me gusta

    1. Hola Gustavo y encantada de tenerte de nuevo por aquí:
      Estoy de acuerdo contigo hasta cierto punto. Es cierto que el mercado laboral va eliminando ciertos puestos de trabajo. Esto es algo natural. Forma parte de los cicilos normales del trabajo. Hoy en día y dada las nuevas tecnologías es habitual que aparezcan puestos nuevos muy especializados y relacionados con la tecnología.
      Ahora bien, eso no significa que no puedas adpatar algunos puestos más “clásicos”, por decirlo así, a los nuevos tiempos.
      Desde hace cierto tiempo estoy leyendo casos de gente que ha sabido adaptar puestos de trabajo que podríamos pensar que están en decadencia y los han revitalizado.
      No se si es este tu caso concreto. Evidentemente si te dedicas a hacer, por exagerar un poco el ejemplo, ruedas para carros es dificil que puedas adaptarte a las nuevas necesidades y a la tecnología porque es un producto que se ha visto sustiuido y superado por otros.
      Pero eso no quiere decir que haya otros trabajos que si puedan ser readaptados y mejorados adprovechándose de las facilidades que ofrece la tecnología.
      A veces, es conveniente abrir un poco el campo de mira y ver si hay luz donde crees que sólo hay oscuridad.
      Gracias Gustazvo por tus siempre interesantes comentarios.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s