Carta abierta de una profesional de RRHH a Papá Noel

Querido Papá Noel:

Ya ha pasado un año desde mi última carta.

Desde entonces han pasado muchas cosas, no sólo en mi vida personal sino también en la profesional.

Este año, a diferencia de otros, he decidido no pedirte ningún regalo ( y ya sabes lo que me gustan los cachivaches electrónicos).

Este año, quiero pedirte algo diferente y muy especial, por eso he decido escribirte una carta algo distina de las que recibes por este época.

Quisiera contarte en qué consiste mi trabajo y por qué es tan importante para mí.

santa claus

Tengo uno de los mejores trabajos del mundo

Al igual que tu me gusta que las personas se sientan contentas y alegres. Sin embargo desde hace algún tiempo, veo que las personas se sienten enfadadas e irascibles con los que nos dedicamos a los RRHH.

Reconozco que muchos de ellos tienen razón. No hemos hecho las cosas de la forma más adecuada en estos últimos años.

Creo que nos hemos olvidado de cuál es la esencia y la razón de ser de nuestro trabajo: las personas.

Parece mentira lo que hacen, en ocasiones, algunos profesionales de RRHH, maltratando a los candidatos en los procesos de selección y ninguneando a sus propios colaboradores y resto de empleados.

Es curioso, porque son precisamente estos “profesionales” los que suelen decir que trabajan por y para las personas, aunque sus actos dicen todo lo contrario.

Es más, creo que hay algunos “profesionales” que consideran que la profesión de RRHH consiste justamente en eso: en hacerles sentir a los demás que ellos tienen el poder. El poder de decidir si son contratados o no en una empresa, si son despedidos o no, si este año van a recibir un curso de formación o no, si van a poder promocionar en su empresa o no. Y todo ello oculto bajo un manto de modernidad rancia y obsoleta.

¡Que no! Que no nos enteramos. Que los RRHH no consiste en eso ni por asomo. Seguimos anclados en ideas caducas y trasnochadas.

Las empresas, los empleados, la forma de trabajar y de comunicarse ha cambiado radicalmente en estos últimos años.

Nos quejamos de que en las empresas no se nos ha dado el sitio que deberíamos tener.

¿Acaso hemos demostrado poder ocupar ese sitio? honestamente pienso que no.

Reconozco que todavía hay empresas que consideran que tener un Departamento de RRHH queda muy “mono” en el organigrama de la empresa, pero la realidad del día es bien distinta. Se hace de todo menos RRHH.

Ahora bien, ¿qué hemos hecho con todo el capital que hemos ido ganando en los años buenos? desde mi punto de vista lo hemos ido dilapidando tratando de llevar a cabo programas y políticas de RRHH que estaban más cerca de los “mundos de yupi” que de otra cosa.

No nos engañemos, hemos creado nuestros departamentos mirando hacia otro lado, sin tener en cuenta ni al negocio ni a las personas.

La parte positiva de todo esto es que no todo está perdido.

Tenemos una oportunidad de oro para poder gritarle al mundo quiénes somos y lo que hacemos.

Para ello hace falta valentía y ganas de querer cambiar.

Sí, se que asusta, que produce vértigo, que es un camino donde no sabemos dónde nos va a llevar pero estoy segura que merce la pena.

Es por ello que este año mi petición es un tanto especial:

Me gustaría pedirte una oportunidad para demostrar(nos) que podemos hacer las cosas de manera diferente y que sí somos ese engranaje tan importante para las empresas.

Y me gustaría pedirte esa oportunidad para todos los que estén dispuestos a arriesgarse y dejar atrás lo que han sido para convertirse en alguien diferente.

Gracias.

P.D: te dejaré el vasito de leche y las galletas como todos los años debajo del árbol.


21 thoughts on “Carta abierta de una profesional de RRHH a Papá Noel

  1. Hola Isabel.
    Suerte que aún leo artículos como el tuyo. Ojalá se expandiera semejante visión al resto de profesionales, para hacer una sociedad más cooperadora y menos avariciosa. Saldríamos de esta crisis en un periquete. No te quepa la menor duda. Yo como profesional, siempre me ha gustado tratar a las personas bien indiferentemente si tienen un rango mayor o menor porque son eso. Personas con su historia y se merecen un respeto.

    Me gusta

    1. Gracias José Luis por tus palabras.
      Creo que hemos llegado a un punto de deterioro en las relaciones humanas que clama al cielo. Entre las muchas cosas que se ha llevado por delante la crisis ha sido la humanidad y la falta de consideración hacia las personas. Lo peor de todo es que algunos profesionales de RRHH se han erigido en expertos en este tipo de prácticas lo cual no ayuda mucho a nuestra imagen profesional.
      Considero que es más que necesario una reflexión acerca de cómo vamos a afrontar los próximos años y qué gestión vamos a hacer de todo esto.
      Gracias por pasarte y por tu comentario.

      Me gusta

    1. Gracias por pasarte y por tu comentario. Como te he comentado en LinkedIn, en mi caso es mi filosofía desde hace varios años. No puedo hablar por el resto de los profesionales pero sí puedo decirte que es un sentir que comparto con bastantes profesionales de RRHH.
      Felices Fiestas!!

      Me gusta

  2. ¡¡¡Fantástico¡¡¡. Menudo toque de atención para cerrar el año…. O mejor: para empezarlo con buen pie, haciendo examen de conciencia. Gracias amiga.

    Me gusta

  3. Hola Isabel! Todos deberiamos escribir estas cartas a Papa Noel e incluso a algunos ministros y presidentes de gobierno que se olvidan de lo esencial, ¡trabajan por y para personas!
    Muchas gracias por compartir tus reflexiones.

    Me gusta

  4. Hola Isabel,

    Supongo que no vendría mal “reaprender” a valorar a las personas por sus conocimientos y experiencia y dejar de descartar candidatos por tener más de 35 años.

    Me gusta

  5. Hola Isabel.

    Nos lo hemos ganado a pulso. Calificativos como el de Recursos Inhumanos y otros, popularizados en alguna empresa se debe a aquellos (pocos, eso sí, aunque sirven de amplificadores) que no han entendido de qué va esto, que las organizaciones se sustentan en personas, que no todo vale…y que cuidado que todos podemos estar en situaciones “complicadas” para las que la empatía no sería sólo moda sino una herramienta eficaz. Me uno a tu petición a Papá Noël.

    Gracias y que pases unas felices fiestas.

    Me gusta

    1. Hola Juan Luis: completamente de acuerdo contigo. Es algo que he comentado en muchas ocasiones con compañeros de RRHH. Somos los principales responsables de la decadencia y la mala imagen que tenemos. Después de la que hemos liado en alguna que otra, nos toca volver a recnstruir nuestra profesión y nuestra imagen.Gracias por sumarte a mi carta.
      Felices Fiestas!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s