El líder que susurraba al mundo

Hace varios años, realizando uno de los últimos años de mi formación en PNL, la formadora nos pidió que hiciésemos un ejercicio relacionado con el liderazgo.

El ejercicio consistía en ver la película “Invictus” y extraer, de algunos de los personajes principales, las características del modelo de líder que habíamos visto en la formación.
Fue mi “primer encuentro” con Mandela y con una forma de entender el liderazgo que no había visto antes.
Reconozco que para mí fue un descubrimiento maravilloso de la figura de un LIDER , en mayúsculas, como pocas veces he podido ver.

Uno de las características que, desde mi punto de vista, mejor caracteriza a un líder es su capacidad para liderarse a si mismo, algo que Mandela hizo magistralmente y puso en evidencia el verdadero contenido de la palabra liderazgo.

mandela
Photo credit by blogs “El país”

Dejando a un lado, lo que podemos aprender de diferentes libros y cursos que tratan el tema del liderazgo, encuentro que esa capacidad para liderarse a uno mismo suele brillar por su asuencia en muchos de los denominados “líderes” hoy en día.

Solo hay que echar un vistazo a las noticias del día a día para ver el continuo y constante (ab)uso que se hace de la palabra líder, especialemte si hablamos de dirigentes políticos, a los que se les ha colgado esa etiqueta sin que, muchos de ellos, hayan demostrado el más mínino conocimiento ni aptitudes sobre ello.

Y lo mismo ocurre en las empresas.

Decimos que necesitamos líderes en nuestras empresas, que necesitamos personas que sean capaces de llevarnos a donde jamán creíamos que fuesemos capaces de llegar, que nos hagan superar nuestros límites, nuestras creencias e incluso nuestros miedos para poder hacer las cosas de manera diferentes a como lo hacíamos.

Sin embargo, la realidad es bien distinta. Nuestro día a día nos muestras unas empresas huérfanas de líderes ni de esa capacidad de liderarse a sí mismo que mostró Mandela y que en su momento,asombró al mundo.

Su determinación y lucha en conseguir sus propios objetivos, teniendo en cuenta que él era el primero en ser el ejemplo, es un modelo a seguir para todos los aprendices de líderes.

¿Tan dificil es liderarse a uno mismo?

Mi experiencia propia me dice que si y por eso es tan raro de encontrar y, a la vez, tan apreciado  cuando se encuentra.

Porque liderarse a uno mismo significa conocerse hasta el punto que no nos de miedo reencontrarnos con esa sombra que habita en cada uno de nosotros.

Liderarse también significa respetarse a uno mismo y decirle al mundo que, pese a todos los inconvenientes y problemas, seguirás creyendo en tí mismo.

 Liderarse implica quererse como lo haríamos con nuestro mejor amig@, pareja o persona por la que sintamos algo especial, aceptando que no siempre podemos estar bien y que también necesitamos apoyo.

Perdonarse, cuando no conseguimos aquello por lo que estamos luchando. Y hacerlo desde el respeto y la aceptación, sin culpabilidades ni remordimientos.

Visto así no parece tan dificil liderarse a uno mismo, ¿verdad?.

Quizás las razones por las que encontramos a tan pocas personas con esta capacidad es que supone un cambio de paradigma en lo que a la propia gestión personal se refiere.

Después de pasarnos tanto tiempo manejándonos desde la excusa y la continua comparación con los demás, entiendo que es un esfuerzo poder llegar a esta nueva forma de gestionarnos.

Si has llegado hasta el final del post, sólo te pido que piensas en una cosa:

¿Qué diferencia hay entre Mandela y tu?

Posiblemente muy poca, casi nada.

Posiblemente el atreverse a alzar la voz y decir lo que todos pensaban y nadie decía.

Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma. William Hernest Henley

Anuncios

12 thoughts on “El líder que susurraba al mundo

  1. Hola Isabel!
    Es la primera vez que te escribo si bien he leído varios de tus post.
    Este en particular me dejó reflexionando.
    Sin dudas dejaste una semilla en mi y por eso te doy las gracias.
    Un abrazo desde Uruguay.

    Adriana Sánchez pólvora

    Me gusta

  2. ¡Qué maravilla de post! (Como nos tienes acostumbrados). Cuánto deberiamos aprender, personas y empresas, de la figura y los hechos de Mandela. El perdón….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s