Cuentos para reflexionar: el bambú japonés

bambu

Hace mucho tiempo, dos agricultores iban caminando por un mercado cuando se pararon ante el puesto de un vendedor de semillas, sorprendidos por unas semillas que nunca habían visto.

“Mercader, ¿qué semillas son estas?”, le preguntó uno de ellos.

“Son semillas de bambú. Vienen de Oriente y son unas semillas muy especiales”.

“¿Y por qué habrían sido de ser tan especiales?”, le espetó uno de los agricultores al mercader.

“Si os las lleváis y las plantáis, sabréis por qué. Sólo necesitan agua y abono”.

Así, los agricultores, movidos por la curiosidad, compraron varias semillas de esa extraña planta llamada bambú.

Tras la vuelta a sus tierras, los agricultores plantaron esas semillas y empezaron a regarlas y a abonarlas, tal y como les había dicho el mercader.

Pasado un tiempo, las plantas no germinaban mientras que el resto de los cultivos seguían creciendo y dando frutos.

Uno de los agricultores le dijo al otro: “Aquél viejo mercader nos engañó con las semillas. De estas semillas jamás saldrá nada”. Y decidió dejar de regar y abonarlas.

El otro decidió seguir cultivando las semillas con lo que no pasaba un día sin regarlas ni abonarlas cuando era necesario.

Seguía pasando el tiempo y las semillas no germinaban.

Hasta que un buen día, cuando el agricultor estaba a punto de dejar de cultivarlas, se sorprendió al encontrarse con que el bambú había crecido. Y no sólo eso, sino que las plantas alcanzaron una altura de 30 metros en tan solo 6 semanas.

¿Como era posible que el bambú hubiese tardado 7 años en germinar y en sólo seis semanas hubiese alcanzado tal tamaño?

Muy sencillo: durante esos 7 años de aparante inactividad, el bambú estaba generando un complejo sistemas de raices que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después la planta.

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes….Quizás sólo estés echando raices.

Cuento adaptado del publicado en Curso PNL de María Clavel

Anuncios

23 thoughts on “Cuentos para reflexionar: el bambú japonés

  1. me inspiré en tu cuento, es un regalo, espero que te guste.

    Hace un tiempo, el joven, caminaba por unas calles largas. Fue al detenerse en un descanso, que al costado de una piedra unas semillas requerían su atención. Un anciano que pasaba por el lugar, observó. Con un amor vibrante se acercó y en un murmuro dijo: son semillas de bambú, el viento las trajo desde un lejano oriente. El joven, sumido en el asombro, duplicó la intriga preguntándose que significaba todo aquello. Siete años repitió el anciano, parece que son pocas las personas que las han visto florecer, dicen, son muchos días de regarlas, de acariciar la tierra, de esperar y esperar, de contemplar la nada. De muchos abandonos justo en la antesala.

    El joven acampó aquella mañana, acarició la tierra, un largo rato, la humedeció, con algunas lágrimas que le quedaban, tomo las semillas, miró al gran padre, a la gran madre, rogó paciencia, amor, ternura, las hundió, y se quedó sentado.
    Hubo noches sonámbulas de círculos, algunas veces perdió la noción del tiempo, hasta hubo puntos de cierta locura, de una mezcla de tristeza y ansiedad, de ganas de cansar.

    El joven despertó aquella mañana, como de un letargo, observó que asomaba un pequeño tallo, verde, como la esperanza, se quedó sentado, llorando, las lágrimas se convirtieron en un río, el tallo comenzó a elevarse, algunas voces que pasaban, creyeron que se trataba de un cierto milagro, habían pasado siete vientos, siete largos inviernos

    Me gusta

  2. Muy buena reflexión Isabel, acerca de la perseverancia para no caer en el desánimo, cuando las cosas u oportunidades no ocurren cuando nosotros deseamos!
    Un saludo,
    Patricia

    Me gusta

  3. Hola Isabel
    A veces aprendemos sin ser conscientes de ello. Estamos echando raíces y un día nos percatamos de su existencia y de lo que nos han ayudado a conseguir nuestros logros.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s