Sin categoría

Cuentos para reflexionar: todos tenemos grietas

Por

cuerda rompiéndose
Un maestro acogió a un joven aprendíz bajo su tutela para transmitirle todo su conocimiento.
Una de las tareas que tenía que hace el joven aprendiz era traer dos vasijas de agua desde la fuente hasta la casa donde se impartían las lecciones.
Sin embargo, una de las vasijas tenía grietas y cuando llegaba el joven aprendiz con su carga, una de las vasijas estaba medio vacia.
Así fue haciéndolo durante más de un año pese a que sabía que no cumplia con las indicaciones de su maestro ya que no llegaba con la carga completa.
Un día, el joven aprendiz avergonzado de no poder cumplir la petición de su maestro, le dijo:
“Maestro”, “lamento mucho no poder cumplir con tu encargo de traer las dos vasijas de agua”. “Una de las vasijas tiene grietas y va perdiendo agua de camino de la fuente hasta la casa”
El maestro le respondió, “muchacho no te lamentes por ello “. ” Gracias a las grietas de tu vasija tenemos todos los días flores frescas que nos alegran la vista y nos endulzan con su olor”.
El muchacho sorprendido, le preguntó “¿Y como es eso posible?”
“Hace tiempo me dí cuenta que una de las vasijas tenía grietas así que decidí plantar semillas a lo largo del camino que recorres todos los días. Gracias a eso las semillas han florecido y puedo recoger maravillosas flores a diario”.
El muchacho en ese momento reconoció la gran lección que le estaba enseñando su maestro:
Todos somos vasijas agrietadas por alguna parte, pero siempre existe la posibilidad de aprovecharlas para obtener buenos resultados.

La perfección es una pulida colección de errores. Mario Benedetti.

Cuento adaptada del libro 26 cuentos de Jorge Bucay

También podría interesarte

Comentarios (8)
  1. Myriam Sánchez 5 años atrás

    Precioso cuento, del que tenemos mucho que aprender.

    Contestar
  2. Isabel 5 años atrás

    Está muy bien este blog, eres genial Isabel

    Contestar
  3. Andrés Carrillo Molinero 5 años atrás

    Una fábula preciosa, Isabel!!!.
    De nuestras imperfecciones arrancan, muchas veces, nuestras mejores virtudes.
    Saludos y feliz día.

    Contestar
  4. julioamique 5 años atrás

    Una preciosidad de post Isabel, todo en la vida tiene aprovechamiento, hasta las grietas de una vasija….
    Saludos.
    Julio.

    Contestar

Publica un comentario

Tu email no se publicará.